El mejor de los mundos posibles

2012.09.21 - 11:18:04 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

El efecto de una película sacrílega para los musulmanes sobre el profeta Mahoma, “La Inocencia de los musulmanes”, desencadenó nuevos desgarrones en ese mundo ideal panglosiano que Estados Unidos ha concebido y diseñado para sí.

A Estados Unidos le gustaría estar en un mundo "panglosiano", o dicho en otras palabras: “el mejor de los mundos posibles”.

Para eso han trabajado los gobiernos de la nación norteamericana, desde que los Padres Fundadores de la Unión intuyeron, según ellos, que tenían una misión divina.

Para el cumplimiento de ese mandato mesiánico, según creen dada por el Supremo Hacedor, de llevar a los más oscuros rincones del mundo la democracia occidental, la libertad, el libre mercado, el liberalismo y todos los principios concebidos en sus documentos constitutivos, no se conciben obstáculos terrenales que puedan impedir el supremo cometido.

Con la filosofía pragmática que caracteriza la idiosincrasia estadounidense, tras ese afán de entronizar esos principios éticos y morales, deben ir sus empresas capitalistas para reforzar el dominio del discurso democrático y además, para lograr los recursos materiales que mantengan el status del sistema de vida norteamericano.

Pero esos objetivos de llevar al mundo la libertad y la democracia, no se alcanzan sólo con la repetición de la alta misión que tienen los Estados Unidos o el discurso democrático tan querido por los políticos norteamericanos en su desandar internacional.

La misión debe estar respaldada por una poderosa propaganda, una fuerte economía, una gran fuerza militar disuasoria y una influencia, basada en las condiciones anteriores, que les permita, entronizar su ideología en otras naciones consideradas inferiores.

Están, como dicen algunos analistas, situados en lo que a ellos les parece el pináculo de la gloria, cuando su inconmensurable poder económico y militar no puede ser retado por ningún adversario terrícola.

Esto sería lo ideal, pero en oportunidades surgen desgarrones en lo que debía ser una sábana blanca e impoluta, como consecuencia del trabajo de la primera y única potencia actual, Estados Unidos, después de liquidada la comunista Unión Soviética y los países del llamado socialismo real.

Fuera de las fronteras de Estados Unidos hay países que no aceptan esa concepción mesiánica, porque consideran que la misión de llevar la supuesta democracia, la libertad y los altos principios occidentales es sólo el mascarón de proa, que esconde el objetivo final y real del dominio imperial, la explotación y la reconquista de territorios ricos en materias primas, combustibles y materiales.

También en ese supuesto mundo panglosiano, el mejor de los mundos posibles para Estados Unidos, a lo interno existen personas e instituciones que están convencidos ellos son portadores de las mejores tradiciones, las únicas admisibles, y que en la tierra no hay espacio para otras doctrinas ni éticas ni religiosas.

En consecuencia, queman libros sagrados del Corán, y mancillan sacras costumbres y pilares de otras creencias, como el Islam o el hiduismo.

El efecto de una película sacrílega para los musulmanes sobre el profeta Mahoma, “La Inocencia de los musulmanes”, desencadenó nuevos desgarrones en ese mundo ideal panglosiano que Estados Unidos ha concebido y diseñado para sí.

Entonces, se ha visto obligado a enviar soldados, armamentos y naves de guerra, a varios lugares del mundo islámico para sofocar los levantamientos religiosos actuales y los futuros posibles.

Esa ejecutoria, en definitiva, costará nuevas vidas, pero el orden, o más bien: “La Paz Americana”, no podrá ser restituida definitivamente.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015