El narcotráfico: quitarse la careta

2011.11.16 - 07:32:36 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

Narcotráfico. Foto tomada de Cubasí
En las esferas del poder en Estados Unidos, fundamentalmente aquellas que tienen que ver con la lucha contra el consumo y tráfico de drogas, existe una extraña filosofía que se resume en la concepción errada, que puede ya haber calado en la opinión pública y que impregna el quehacer de las autoridades oficiales.

Es la idea subyacente en la política de ese país de que Estados Unidos no es responsable de los hechos que ocurren más allá de sus fronteras respecto al flagelo del narcotráfico.

Así, el primer consumidor de drogas en el mundo, cuya moneda es hoy la divisa universal, el dólar, se lava las manos sobre que los cárteles de la droga, más al sur de sus fronteras, fundamentalmente, hayan anarquizado países, destruido sociedades y liquidado la gobernabilidad en las pequeñas naciones centroamericanas.

Y es que las grandes masas de dinero en dólares que después de lavadas, blanqueadas y legalizadas en los bancos de los  paraísos fiscales, también controlados por los poderes financieros de occidente, pasan al flujo de capitales para adquirir, ya limpios y puros, su cuota de ganancia a través de nuevas inversiones.

El gobierno estadounidense y la Casa Blanca se rasgan sus vestiduras y acusan a muchos países, realmente víctimas de los narcotraficantes y sus ansias de ingentes masas de dinero, de no cooperar en la lucha contra el tráfico de estupefacientes, cuando de lo que se trata es que Washington debe dejar de auto-engañarse y considerar a su país, Estados Unidos, el país capitalista más rico y poderoso del mundo en lo que es: un estado narcoreceptor o narcoconsumidor.

De esta forma podría implementar verdaderas políticas para tratar de reducir el consumo de drogas fronteras adentro de Estados Unidos y consecuentemente, desestimular la producción y el tráfico de estupefacientes en el exterior.

En realidad efectuar una lucha incesante en un lógico proceso de saneamiento y liquidación del consumo de drogas en las ciudades y barrios de la primera potencia capitalista, en función de la salud de los norteamericanos, sería lo mejor que pudiera suceder en este complejo y altamente delicado problema.

Sin embargo, se reconoce por especialistas que esa lucha tiene las limitaciones infranqueables de toda transnacional capitalista, que es en realidad lo que constituye el imperio de los cárteles de la droga, una transnacional del consumo y del vicio de sustancias psicotrópicas enajenantes.

En primer lugar esa lucha detendría u obstaculizaría el flujo de ingentes cantidades de dinero ilegal a las fuentes de lavado para entregarlas al capital financiero internacional en su ruta hacia las finanzas mundiales.

También limitaría una gran porción del dinero que ingresan los fabricantes de armas por la venta y el tráfico de armamentos de múltiples tipos, en oportunidades con un poder de fuego superior al de las autoridades oficiales que puedan oponérsele.

Finalmente, una consecuencia importante de la liquidación del tráfico de drogas, sería el fortalecimiento de los gobiernos del Sur víctimas y martirizados por los narcotraficantes, llamados productores, y por tanto subvertir su debilidad institucional, lo que se ha señalado por estudiosos de estos problemas, no es del interés de la potencia imperial.  



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015