La historia se repite

2011.04.08 - 08:24:01 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

Soldados franceses recorren Abiyán. Foto: AP
La Habana, Cuba.-
Muy por detrás de las explosiones y de las grandes humaredas en Libia, hay otros conflictos que muestran los desmanes de las antiguas metrópolis coloniales en el rejuego por la posesión, incluso violenta, de las fuentes de materias primas.

Tal es el caso de Costa de Marfil, “considerado hace algunos años como la «Suiza africana», un modelo de desarrollo, de integración comunitaria y de cooperación con Francia”.

La crisis en Costa de Marfil se presentó como resultado de la depauperación de la economía y de la acentuación de las diferencias regionales impulsada por las élites del Sur.

Así las elecciones en Costa de Marfil del pasado diciembre han creado un escenario  de luchas y enfrentamientos que han ocasionado hasta la fecha cientos de muertos y miles de desplazados, colocando al país en una situación de guerra abierta.

En la actualidad los desencuentros y las pugnas que acontecen a lo interno en muchos países africanos, tienen el sabor de estar influidos por intereses que están más allá de sus fronteras, que en oportunidades es un reflejo de un conflicto económico entre sus antiguas metrópolis y otros estados que buscan establecer su influencia en ese país.

Sobre la complejidad del conflicto en Costa de Marfil, que toma su nombre al comercio o más bien de la matanza y el saqueo indiscriminado del colmillo del elefante desde hace siglos, el resultado de las elecciones y la negativa del presidente Gbagbo de ceder el poder al supuesto ganador Ouatara, agudizó el conflicto.

Algunos análisis caen en la simpleza a la hora de afrontar lo que acontece en ese país, ubicado en el Golfo de Guinea en el centro de África, presentando la situación como un enfrentamiento entre el norte musulmán y el sur cristiano.

Es así  que podemos encontrar un país relativamente estable durante un período y en otro surge la amenaza de guerra civil o luchas internas.

Y es que el colonialismo europeo, que sólo hace 50 años abandonó nominalmente la mayoría de sus colonias en África, dejó tras esa supuesta concesión de la independencia, naciones separadas por fronteras trazadas arbitrariamente; etnias a caballo entre dos países; creencias religiosas que polarizaron pueblos dentro de un mismo país, en fin elementos disociadores y secesionistas de la sociedad y del estado que emerge.

Dichas diferencias se comprueban en la composición étnico–confesional del país: los principales grupos étnicos de Costa de Marfil son los dioulas y los senoufos, de religión islámica y ubicados fundamentalmente en la región norte, más pobre y desértica, mientras las etnias cristianizadas del sur están integradas por los baulé y los beté.

Si vamos a la historia de esas naciones cuyos conflictos están ocupando los titulares de los periódicos en el mundo nos percatamos que las empresas transnacionales en algunos de esos países son aliadas y en otras luchan por buscar la supremacía o para no permitir que entren otras entidades.

En Costa de Marfil, avocada a una guerra civil, Francia, con grandes intereses económicos, sobre todo en transporte, agua, electricidad y comunicaciones, se vio afectada por los intentos del presidente, que perdió las alecciones, Lurent Gbagbo, quien buscaba disminuir el monopolio francés y ceder algunas prerrogativas, dinero mediante, a las compañías norteamericanas en el sector del cacao y del café.

El impacto de la crisis económica, la liberalización del comercio y la privatización de empresas estatales han reducido “drásticamente la esfera de influencia económica del gobierno”, dejando en manos de las multinacionales el control de los sectores “más lucrativos de la economía”, como el cacao.

La lucha por África continua, sus habitantes, los siempre desheredados caminan sobre una tierra que nos les pertenece.
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015