Lecciones que hay que sacar

2011.03.23 - 09:02:35 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

Estados Unidos había lanzado hasta el amanecer del domingo en Libia 110 misiles Tomahawk.Autor: AFP

La Habana, Cuba.- Es importante para los países del Sur, sacar enseñanzas de la guerra y de los eventos que están acaeciendo en el Norte de África, el Golfo Pérsico y otras áreas del medio oriente.

La agresión de los países occidentales, a Libia, que enarbolan un supuesto mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, hay que analizarlo desde diferentes puntos de vista en consonancia con la geopolítica de la nación hegemónica que está detrás de esa nueva guerra, Estados Unidos y su presidente el Premio Nobel de la Paz, Barack Obama.

En realidad no importa el presidente que ocupe la Casa Blanca, las líneas directrices que marcan el accionar del imperialismo se concretan a grandes rasgos en sus proyecciones hacia el futuro y ellas están plenamente definidas en su historia.

La línea fundamental, aunque está concatenada con las demás, es el hecho de los que los analistas llaman la política de Seguridad Nacional, que Estados Unidos, que considera que casi todos los eventos que suceden en el mundo de trascendencia tienen que ver con el criterio de que afecta Washington, su estabilidad como nación y su influencia en el mundo.

Esa concepción de la seguridad nacional tiene que ver con sus aliados con los cuales debe interactuar, el apoyo que debe darles ante amenazas posibles o reales, y del desarrollo de la propia hegemonía.

Para llevar a cabo esa política Washington se basa en los aspectos fundamentales que han sido elaborados desde el surgimiento mismo de la nación norteamericana y que se han ido perfeccionando con el devenir histórico.

Así el complejo militar industrial es uno los ejes esenciales para llevar a cabo los designios trazados por la clase política norteamericana, que repito, no tiene que ver con el partido que está en el poder, demócrata o republicano, sino que es un elemento básico de la hegemonía imperial.

Este complejo militar industrial sirve de apoyo a las contingencias en las que participa Estados Unidos fuera de sus fronteras, y que aparte de sus flotas, diseminadas por todos los mares del mundo, que exponen que Washington es la única potencia naval de orden mundial, y que también tiene los soportes de las centenares de bases militares en los todos los puntos estratégicos del planeta.

Sustentado en el poderío militar la potencia hegemónica pretende apoderarse de los combustibles y materias primas necesarias para el desarrollo del capitalismo desarrollado, de ahí su nombre de depredador, y que tienen en Estados Unidos el vértice de su penetración.

De esta forma, y teniendo como celestinas el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y otras organizaciones supranacionales, el imperialismo puede hacer y deshacer en este mundo, tomar un camino u otro, sin basarse en los principios repitiendo palabras vacías que a pesar de estar gastadas, todavía confunde a mucha gente.

Otras de las enseñanzas que se puede sacar es que los medios de información, acondicionados desde hace mucho tiempo por los servicios de inteligencia de los países occidentales, tienen la facultad de mentir e influir en grandes masas de la población e incluso en sus intelectuales para crear estados de opinión favorables a las intenciones imperiales.

Y lo que es también importante, los países imperialistas pueden crear focos de tensión a lo interno de los países objetivos de sus intenciones depredatorias, o gobiernos que quieren liquidar, armarlas, darle un viso de aceptación legal fuera de sus fronteras y lanzarlas contra el orden estatuido.

Libia hoy es la cabeza de turco de estas maniobras occidentales, por sus recursos petroleros y de sus inmensas reservas de agua, llamada el oro azul, también constituye un polígono de tiro donde se están utilizando el material gastable del complejo militar industrial, que ya está construyendo nuevas armas para nuevas víctimas del Sur.



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015