Libia, un lodazal

2011.04.25 - 08:38:42 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

Libia
La Habana, Cuba.-
Haciendo un análisis minucioso de las informaciones procedentes del escenario de la guerra en Libia, muchos analistas llegan a la conclusión de que no saben nada, que no pueden proyectarse y que son muchos los despachos contradictorios sobre avances y retiradas, logros y fracasos, en fin un lodazal.

Como sucede con las noticias, las agencias de prensa controladas la potencias agresoras, fundamentalmente Francia, Italia y Estados Unidos, tratan de arrimar la brasa a su sartén, para crear en la opinión pública internacional un impresión favorable que justifique la decisión tomada con la resolución 1973 de Naciones Unidas, que se ha convertido en objeto de múltiples discusiones de acuerdo a quien la interprete.

Así, el gobierno ruso, en alianza con la Unión Africana, desean interceder para darle una solución diplomática a la guerra.

El gobierno chino señala que esta Resolución de Naciones Unidas no da manos abiertas a la Organización del Tratado del Atlántico Norte para colocar en tierra combatientes que luchen por una de las partes, solamente se circunscribe a crear una zona de exclusión para que la aviación de Gadhafi supuestamente no bombardeara a la población civil, argumento a estas alturas que ya se pone en duda.

Hasta el Papa Benedicto XVI, en su proclama Urbi et Orbi, reclama una solución diplomática a la guerra.

Por su parte Alemania se muestra cautelosa y Brasil y Turquía buscan caminos para tratar de resolver el conflicto por vía pacífica, pero las grandes potencias acallan sus voces.

Muchos gobiernos, de Asia, África y América Latina, que no gozan de la simpatía de Washington, dicho sea de paso, están elucubrando el hecho de que un mecanismo como el aplicado en Libia, de una intervención humanitaria, podría ser utilizado en cualquier momento contra sus propios países, habida cuenta de cuando a un gobierno se le acusa de violación de los derechos humanos, según el listado arbitrario del departamento de Estado se desencadena un reacción en cadena propagandística, que aun sin base se hace prosperar internacionalmente y puede conllevar sanciones.

Numerosos analistas coinciden en que es sorprendente que la posibilidad de complicaciones en el terreno y no de una guerra rápida y de toma de pozos petroleros, al parecer, no estaba prevista, aunque cualquier observador medianamente informado la hubiera considerado más que posible, probable.

Manifiestan esos analistas que quizás lo que ocurre es que se tiende a sobrevalorar la capacidad de control de quienes pretenden dirigir la marcha del mundo y a olvidar que la realidad rara vez se ajusta a los esquemas que pretenden no sólo explicarla sino dirigirla.

En fin que lo que se presentó como una operación quirúrgica, rápida e indolora está a punto de convertirse en una guerra de desgaste de resultado incierto o al menos no demasiado satisfactorio.

Según las informaciones que llegan, tales como que el gobierno de Gadhafi va a repartir armas ligeras entre la población civil, que tiene un cierto sabor a guerra popular, y que puede convertirse en un pantanal de las fuerzas extranjeras que pretendan sentar sus botas en territorio libio.

De la misma forma, la autorización del gobierno de Obama, de que podrían ser utilizados aviones sin piloto, drones, llamados predators para atacar a las tropas de Gadhafi, nos retrotrae a lo que está sucediendo en Pakistán y Afganistán, donde muchos civiles y no combatientes son atacados por esos aparatos operados por control remoto desde bases en quién sabe dónde.

El caso es que ahora surgen nuevas tramas: Londres y París quieren una nueva resolución de la ONU que permita tropas terrestres en Libia. Otra: el Gobierno de Londres dice que el objetivo de la intervención es derrocar a Gadhafi. Francia lo suscribe. Estados Unidos lo desmiente. En fin un fanguero.



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015