Si la justicia fuera justa

2011.04.04 - 09:06:10 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

La Habana, Cuba.- Muchos piensan y no les falta razón para pensar así, que en la realidad del mundo actual, de guerras absurdas y de agresiones neocoloniales hay dos víctimas que sólo el tiempo y la buena voluntad de los hombres podrían recuperar.

La primera víctima, y se ha dicho desde hace mucho tiempo, es la verdad, ya que esta es la que transmiten los que tienen los medios masivos para tergiversarla, manipularla o acallarla. Es una indiscutible verdad demostrada.

La otra víctima de esta modernidad de guerras de depredación, llamadas del petróleo o del agua, es la justicia, habida cuenta de que los poderosos de hoy, que han sido los de siempre, a través de la historia, han creado una estructura de la aplicación de la justicia que responde a la hegemonía, los poderes y a los intereses de las clases dominantes y por ende de los países capitalistas poderosos.

Así, todo el mundo está consciente de que los asesinos que llevaron a los países del Cono Sur a aquella tenebrosa historia del Plan Cóndor, que no fue nada más que la estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos extendida al Sur del continente, de lucha contra la izquierda, deban recibir su justa condena por sus crímenes de lesa humanidad.

Sin embargo, a los gestores de aquella anti política contra nuestros pueblos, aquellos que en el Departamento de Estado de Estados Unidos, en las oficinas de los asesores de seguridad nacional y en la propia oficina oval de la Casa Blanca en Washington, disfrutan de la tranquilidad de la tercera edad, dictando eruditas conferencias a sus grupos de tanques pensantes, sin haberse enfrentado nunca a un tribunal, o a una corte internacional, que haga públicos sus crímenes contra la humanidad.

Ellos morirían en sus camas y no purgando en las prisiones sus violaciones masivas de los derechos humanos.

El filosofo, politólogo y lingüista Noam Chomsky apunta que, mientras en un país rico en petróleo, a un dictador de confianza se le garantiza una libertad de acción casi total. Por ejemplo, no ha habido reacción alguna cuando la dictadura de Arabia Saudita utilizó la fuerza masiva para aplastar cualquier signo de protesta.

Otro tanto sucedió  en Kuwait, donde unas pequeñas manifestaciones fueron aplastadas al instante.

En Bahrein, cuando las fuerzas armadas dirigidas por Arabia Saudita intervinieron para proteger al monarca de la minoría sunita de las demandas de reformas por parte de la población chií reprimida. Bahrein es un caso particular, ya que alberga la Sexta Flota de EE.UU. la fuerza militar más poderosa de la región.

Tanta ha sido la manipulación de la verdad y de la justicia en el mundo, como es el caso del Servio, Milovan Mirosevic o de Sadam Hussein, que la opinión pública se muestra desconfiada, e incluso gobiernos progresistas se muestran temerosos de opinar abiertamente, como en Libia, sobre algunos procesos que se están llevando a hechos en los países árabes.

Dennis Kucinich, congresista norteamericano por Ohio, ha manifestado que el presidente de Estados Unidos, Barak Obama no tenía derecho a entrar y comenzar a suministrar cobertura aérea a los rebeldes.

Quiero decir, agrega el congresista Kucinich, Obama ha rebasado de un salto la “intervención humanitaria”, e inevitablemente está tomando partido por los rebeldes, de modo que estamos ayudando a detonar una guerra civil, una operación militar hecha y derecha que, ya sabe, parece haber sido la verdadera intención todo el tiempo.

En síntesis un presidente de la potencia hegemónica Barak Obama quien tiene toda la libertad para emprender aventuras en su propio nombre, y no en nombre del país.

¿Algún tribunal va a juzgarlo como criminal de guerra?



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015