Un año de angustias en el Golfo

2011.04.20 - 09:12:04 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ariel Larramendi

Derrame del pozo petrolero de la British Petroleum en el Golfo de México
La Habana, Cuba.-
Al cumplirse un año del derrame del pozo petrolero de la British Petroleum en el Golfo de México, y en la actualidad con la tragedia nuclear en la planta atómica de Fukushima en Japón, la humanidad se está planteando si el futuro de la energía debe buscarse por otros derroteros.

Entre el 20 de abril y el 15 de julio de 2010 casi cinco millones de barriles de crudo se escaparon del yacimiento de BP en aguas estadounidenses del Golfo, según la medición de agencias federales de Estados Unidos.

Fue el peor accidente de este tipo en la historia de la industria petrolera. De los cinco millones de barriles del derrame sólo se recogieron 800 mil.

El derrame de petróleo en el Golfo de México destapó todo un sinnúmero de opiniones sobre las actividades depredatorias de las compañías y la posibilidad de que, en su afán de obtener ganancias, no se detengan ante los riesgos y la falta de seguridad de sus acciones sobre la naturaleza.

Esta idea se ha actualizado con el accidente nuclear en el Japón, como consecuencia de terremoto y el posterior maremoto o tsunami.

El vertimiento de la torre de extracción de petróleo Deep Water, en el Golfo, fue llamado el Chernóbil del presidente Obama, comparando este accidente con la terrible catástrofe de la planta atómica  ucraniana en las postrimerías de la extinción  de la Unión Soviética.

Todo el mundo sabe que ni Obama ni Gorbachov, ni el gobierno de Japón son culpables de tales catástrofes tecnológicas, pero señalan sociólogos que  esos eventos inician una serie de reflexiones que desencadenan indagaciones sobre lo que es bueno para el desarrollo humano y la técnica que aún no tiene  perspectivas de completa seguridad para el entorno.

Sin embargo, las informaciones sobre ambos desastres, el derrame y Fukushima, y la manipulación a que se han visto sometidos todos los reportes hacen dudar a la opinión pública mundial sobre si se les está diciendo la verdad.

Muchos politólogos han apuntado que Obama trató de mostrar severidad con la British Petroleum, ante el hecho de que las autoridades norteamericanas consintieron en autorizar la perforación y  búsqueda de petróleo en aguas profundas, sin las debidas previsiones tecnológicas o, en todo caso, sin aseguramientos técnicos requeridos para ahorrarle a la transnacional British Petroleum grandes cantidades de dinero.

Por su parte, muchos en el mundo, se cuestionan el hecho de que las plantas nucleares no tienen la seguridad que demandan los ciudadanos de los países que las albergan, lo que ha hecho cuestionar el futuro de este tipo de energía.

Un aspecto que preocupa a los científicos ahora en el Golfo, son las bolas de crudo depositadas en el lecho marino, que se formaron al aplicar sustancias químicas tóxicas para diluir el hidrocarburo. Algunas especies podrían ingerirlas, ingresándolas a la cadena alimenticia.

En Fukushima el peligro puede estar en la radioactividad en el agua de refrigeración que se ha escapado al mar.

Por el momento, bolas de petróleo y alquitrán continúan llegando a las costas de Louisiana, Mississippi y Alabama, junto con cadáveres de delfines y tortugas marinas.

"Los especialistas calculan que habrá que esperar décadas para conocer las consecuencias reales del vertido de petróleo”.

"En los casos de desastres naturales, como el huracán Katrina, la gente lo soportó, terminaron construyendo una comunidad más fuerte, las personas se dan cuenta de que tienen que confiar en los demás", explicó un especialista.

"Pero con los desastres tecnológicos, eso no ocurre: Es una espiral muy diferente hacia un malestar, hacia la ansiedad, hacia un sentimiento cuyo final no se vislumbra.

No se sabe cuándo cesará la angustia.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015