A la sombra del Capitolio

2010.11.05 - 13:15:30 / web@radiorebelde.icrt.cu / Elsa María Cortés

Capitolio de La Habana

La Habana, Cuba.- Durante muchos años era un rito obligado para los que llegaban a la capital cubana, del “interior” del país, posar para una foto delante del Capitolio de La Habana. Era la prueba fehaciente de que los guajiros habían paseado Dragones arriba y Prado abajo esta pintoresca ciudad, disfrutando de un refrescante granizado a la sombra de un árbol del Parque Central, de la Fuente de la India o el Parque de la Fraternidad.

Puede que hoy no todos lleguen a la capital y busquen la constancia gráfica de su estancia a la sombra del Capitolio pero sigue siendo un símbolo de La Habana, aunque el paso de los años le esté mordiendo su estructura que para suerte nuestra comienza a recibir la atención que merece.

Señalando el punto cero de las carreteras del país esta imponente edificación se ubica en la intersección de las calles Prado, Dragones, Industria y San José, en el mismo corazón de la Habana. Hurgando en su historia, encontré que el lugar ocupado hoy por el Capitolio fue utilizado como basurero hasta que en 1817 se construye un jardín botánico, trasladado después hacia la Quinta de los Molinos.
 
Innumerables planes y proyectos se trazaron y ejecutaron alrededor de estos terrenos destinados desde 1910 a albergar el Palacio Presidencial, pero no es hasta el año 1925, durante el primer período presidencial del dictador Gerardo Machado, que se decide iniciar la construcción definitiva del Capitolio con el propósito de celebrar en sus salones la Sexta Conferencia Internacional Panamericana.

La firma de arquitectos Govantes y Cabarrocas recibió el encargo de realizar el proyecto definitivo, al que se sumó el prestigioso urbanista y paisajista francés Forestier; el arquitecto Eugenio Raynieri Piedra fungiría como Director Técnico a cargo de la ejecución y el presupuesto. Con posterioridad, Raynieri asumiría también la parte artística del trabajo hasta su culminación.

El proyecto respetó la estructura de la ciudad colonial, proyectando en sus alrededores un conjunto de espacios públicos integrados por los  parques de la Plaza de la Fraternidad Americana, los jardines del Capitolio, el Parque Central, el Paseo del Prado y el conjunto de parques de la plaza del Palacio Presidencial y los de la Avenida del Puerto.

La construcción del Capitolio abarcó más de 300 mil metros cuadrados y se calcula que el costo por metro cuadrado fue entre 180 y 230 pesos, para un costo total de casi diecisiete millones, incluyendo todos los trabajos de decoración.

Sobresalen también las muchas obras de arte que adornan los salones de este majestuoso edificio, desde su misma  escalinata donde se emplazan dos grupos escultóricos hechos en bronce por el artista italiano Angelo Zanelli, hasta la reconocida estatua de La República, que ocupa el tercer lugar en el mundo entre las más altas bajo techo.

Valiosos resultan además los materiales que se emplearon en la construcción del Capitolio que incluyó más de 50 variedades de mármol de diversas partes del mundo y una considerable cantidad de maderas y metales preciosos.

Súmese a esto el elevado número de obras artísticas incorporadas en las fachadas del edificio y en algunos espacios interiores, realizadas por notables artistas como Leopoldo Romañach, Armando Menocal, Enrique García Cabrera y Manuel Vega entre otros.

Luego de más de 3 años de trabajo, el 20 de mayo de 1929, se inauguró por fin el Capitolio de La Habana diseñado para que en él funcionaran las dos cámaras del cuerpo legislativo de la República, que sesionaron hasta finales de la década del cincuenta.

Más tarde, al triunfo de la Revolución cubana en 1959, el majestuoso edificio se convirtió en la sede de la Academia de Ciencias de Cuba y varias entidades del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Este añejo edificio cuenta ya con más de 70 años en su estructura, sus pisos atesoran las huellas de miles de visitantes nacionales y extranjeros que han disfrutado en sus salones de exposiciones, actos solemnes, o eventos empresariales.

Sus jardines perdieron el esplendor de antaño al convertirse en improvisada pista de patinaje, estadio de pelota o hasta baños públicos olvidando que estos espacios fueron concebidos como complemento de la arquitectura del edificio.
 
Hoy, el Capitolio recibe los beneficios de una necesaria reparación que le devolverá su esplendor. Quizás no vuelvan los guajiros a retratarse frente a la cámara de trípode para probar que visitaron la capital pero sí seguirá elevando su cúpula hacia el cielo habanero como uno de los símbolos más enraizados de la Ciudad de la Habana.

Salón de los Pasos Perdidos en el Capitolio de La Habana



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Juan Carlos Arrastia Sarria      jcarrastia@infomed.sld.cu      Cuba
   11.06.2011 - 9:28 am
Majestuosa construccion, es una pena que en la actualida no se construyan obras de este tipo en Cuba y en el tiempo record de 3 años. El Capitolio es un orgullo de todos los capitalinos

   Elsa      elsa@clubplaneta.zzn.com      cuba
   10.11.2010 - 9:28 am
Tienes razón Pedro, hay un error en la fecha. El capitolio fue inaugurado el 20 de mayo de 1929.En 1925 se decidió iniciar la construcción que comenzó en marzo del 26. Las obras duraron 3 años y dos meses.

   Danay      dmeneses@elecgrm.une.cu      Cuba
   09.11.2010 - 2:04 pm
Es realmente hermoso, lo he visitado, gracias a un amigo. Ciertamente muchos visitantes reposan en la sombra sobre la escalinata. Desde ahí hay una vista maravillosa; como para quedarse el día entero. Vistas preciosas para fotografías y recuerdos. Sin duda uno de los mejores lugares de la Ciudad de La Habana que todos los cubanos deberían apreciar.

   Pedro Valdés      pvaldes_acosta@yahoo.es      España
   07.11.2010 - 1:45 pm
Muy interesante, pues no sabía que los terrenos fueran ocupados por un basurero. Se dice en el artículo que " pero no es hasta el año 1925" que comienza su construcción. Luego se dice "Luego de más de 3 años de trabajo, el 20 de mayo de 1920,se inaugura la instalación" Al parecer hay un error en la fecha, evidentemente, pero sólo duró tres años la construcción de esa obra monumental?? Gracias


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015