Andar a Cuba, para quererla más

2012.02.14 - 07:04:58 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

Esquina de 23 y 12. Foto Aroldo García Fombellida.

La casualidad puso la mejor marca de inicio a este recorrido, real, sobre ruedas, a través de diez provincias cubanas, durante una jornada que comienza un rato antes del amanecer, y termina cuando el sol se va despidiendo.

A las seis de la mañana, de un sábado de este amoroso febrero, en la zona oriental de Cuba ya es de día, sin embargo en La Habana aun las sombras de esta madrugada fría están presentes. El “campamento” de ocasión, casi en la intersección de la conocida calle Línea, con la no menos “12” en el Vedado, me indica tomar esa vía, recta y priorizada hasta Zapata, de ahí a la Plaza de la Revolución, Boyeros, Vía Blanca, “ocho vías”… y hacia Oriente.

Lugar donde el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, proclamara el carácter socialista de la Revolución Cubana. Foto Aroldo García Fombellida.Aunque hay poco tránsito de vehículos a esta hora, hecho que se subraya por ser “sábado corto”, agradezco realmente la luz roja que me sorprende al llegar a 12 y 23. Es el inicio de este largo recorrido por Cuba, y se produce nada menos que este sitio verdaderamente emblemático para varias generaciones de cubanos. Casi sin percatarme mi mente se traslada hasta aquel histórico día de hace más de cincuenta años, en la despedida a los mártires de los bombardeos mercenarios, preludio de Girón, justo momento para que el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, proclamara el carácter socialista de la Revolución Cubana. Pero mis pensamientos también me hacen recordar mi adolescencia y juventud estudiantil, en aquella especie de “segunda rampa capitalina” con “La pelota”, la cinemateca, el ICAIC, el entorno todo, que varias generaciones de cubanos también traerían al presente, tanto como, sin percatarme apenas lo voy haciendo esta madrugada fría de febrero.

Muy pocos minutos pasaron desde aquel instante de nostalgias y meditación, como para subrayar compromisos de identidad, y ya transito por la no menos histórica Plaza José Martí, la Avenida Boyeros, la Fuente Luminosa, por cierto, a la que alguien alguna vez bautizara con otro apelativo, y ya vamos por la Vía Blanca, otros minutos para “verme” correteando por los terrenos de la Ciudad Deportiva, mi entrañable “Fajardo”, y el entorno que tanto como las personas ha ido cambiando con los años.

La noche, dicho por la diferencia entre claridad y oscuridad, nos sigue acompañando, aunque el reloj indica que son más de las seis y media de la mañana. Así la suerte nos sigue acompañando. Ya en las inmensas llanuras que rodean a la capital cubana, y que ahora grandes vallas indican posesión para la nueva provincia de “Mayabeque”, un espectáculo, de esos que únicamente regala la naturaleza, esta frente a nuestro andar; como una gigantesca esfera de fuego va apareciendo el astro Rey, tanto es de maravilloso lo visto, que hasta nos hace detener la marcha para disfrutarlo en toda su real magnitud, porque, momentos como este, no se ven todos los días.

Las ocho vías, autopista nacional, Cuba. Foto Aroldo García Fombellida

Una señal metálica, cuadrada y de un azul intenso, ubicada en el separador central de la autopista nacional, por donde ya transitamos, nos indica que solamente vamos por apenas unos kilómetros de los más de setecientos cincuenta que nos esperan. Aquí, y es justo señalarlo, la más importante carretera de Cuba, deteriorada y sin posibilidad de mantenimientos durante varios años por falta de sostén económico, va transformándose, y para bien. Serán varios los momentos, en tramos, y provincias, donde se comprueben los trabajos de rehabilitación vial. Hoy las “ocho vías”, van recuperándose, un hecho que se subraya con otros elementos dignos de apuntar, como son, entre otros, servicios, tanto estatales como “por cuenta propia”, donde no faltan ofrecimientos típicos, desde sombreros, hasta fiambres, verduras, comidas elaboradas, hortalizas, dulces, pero también aseguramientos técnicos, y hasta un riguroso servicio de seguridad institucional con vehículos y dotaciones de autoridades que recorren constantemente los tramos asignados para atender cualquier contingencia.

Aguada de Pasajeros, Cuba. Foto Aroldo García Fombellida.Dejamos atrás los “conejitos” del kilómetro 80, y el de Aguada de Pasajeros, pasamos por la bifurcación que separa las vías hacia Santa Clara y Sancti Spíritus. A nuestro paso, place contemplar, cortes de caña, labranza de fértiles tierras, pintorescos pobladitos campesinos, algunos recientes, otros añejos, fábricas, sitios históricos que se perpetúan, “en vivo” o con alguna alegoría especial, vallas, imágenes, señales de tránsito.

Sobre las once de la mañana, ya dejamos atrás varias provincias… La Habana, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus… Se acaba la “A1” como dicen los mapas turísticos, y se retoma la “central” a la altura del “Maja”, antes, se habrá de pasar por Taguasco, el sitio donde más ofrecimientos de la gastronomía por cuenta propia se pueden apreciar en todo el trayecto. Es en este lugar donde ocurre un traslado de norte a sur en la ruta de oeste a este.

Es la misma Cuba, pero cada pedacito con su rasgo distintivo, la gente, la vida, las cosas.

A las doce del mediodía pasamos el puente sobre el Rio Jatibonico, nos detenemos unos minutos en el acogedor centro urbano, y enfilamos hacia una de las ciudades cubanas de mayores y mejores transformaciones “a la vista” durante los años más recientes; Ciego de Ávila, donde no se pierde ni un día en el trabajo, ese ingrediente que les hizo ganar su “26” el pasado año.

A decir verdad, no nos faltan deseos para estar “un poco más” en tierra avileña. Humildes, laboriosos, con sentido de pertenencia, sus moradores logran incorporar otra reina a la que simboliza a la región. La piña es reina entre las frutas cubanas, y Ciego de Ávila afianza su hermoso y humilde reinado, ante la vista y el sentimiento de quienes la visitan.

Camagüey. Foto Aroldo García Fombellida.

Con un calor, como de verano, a la una y treinta transitamos por tierras agramontinas… La Vallita, Céspedes, Florida, con su olor a meladura hirviente desde los cercanos ingenios en plena faena, dulce de guayaba en barras como en ningún otro lugar con tanta calidad, queso blanco fresco y atrayente, pregones que colman el paisaje. En Florida y sus cercanías están las únicas líneas ferroviarias, junto a las de Taguasco, que cruzan el itinerario de occidente a oriente. A la salida de Florida se “echa de menos” a los frondosos y vetustos árboles que imprimieron distinción al lugar durante décadas y que de una pasada los hizo leña, literalmente dicho, un huracán reciente. Los treinta y tantos kilómetros siguientes pasan raudos, de pobladito en pobladito, y ya se llega a la Ciudad cubana de los Tinajones de Barro; Camagüey… Necesaria parada de más extensión para divertir en caliente al estómago, y para saciar la vista y la mente hasta lo infinito, sus callecitas, sus construcciones, donde armonizan en hermosa conjunción las añejas y las de ahora mismo, la historia, los nombres… En Camagüey se respira hondo y fuerte, como para llenarlo todo, y que se quede.

Cremitas de leche. Foto aroldo García Fombellida.De nuevo a la carretera, llegan los pequeños momentos de tránsito por Martí, Sibanicú, y Cascorro, tres poblados pintorescos casi uno detrás del otro, y luego el histórico Guáimaro, por cierto, siempre me he preguntado por qué las siempre bienvenidas y típicas “cremitas de leche” que se elaboran en el cercano Cascorro, siempre se encuentran solamente en Guáimaro, pero bueno… todo queda en familia. Aunque desde 1976 se incorpora en Cuba una nueva división político administrativa, en la que el antiguo Oriente se multiplica en cinco provincias, lo cierto es que el Río Jobabo, sigue siendo la puerta de entrada a la zona más oriental de Cuba, y pasar por el siempre es significativo. Después, a unos cuarenta kilómetros, Las Tunas, la Ciudad de Las Esculturas, y de Las Puertas Abiertas, ha de ocupar unos minutos de tránsito, que no pueden apartar, al menos una frugal visita, a su Parque Principal Vicente García, y muy cerca, el impresionante “Reloj de Sol” homenaje al maestro de todos los cubanos José Martí.

Holguín, Cuba. Foto Aroldo García Fombellida.Languidece la tarde cuando Majibacoa, Las Parras, y Calixto despiden al viajero en nombre de Las Tunas, y ya presta esta Holguín para recibirnos en la meta final, por ahora.

Atrás quedaron horas y kilómetros recorridos, más de setecientos setenta en total. Paisajes que nos llenan de orgullo, gente buena, y la obra de todos.

Ni se imaginaba Cristóbal Colón cuántas veces, hasta el infinito mismo, habría de multiplicarse su histórica frase, verdadera hasta el último rinconcito nuestro, y hasta el último detalle.

Y si en apenas unas líneas finales tuviera que simplificar estas horas vividas, estos paisajes, estas obras, esta gente nuestra, que llenan horas y dejan huellas serian suficientes, seguro que suficientes, las estrofas de aquella antológica página musical que se convierte en real, todos los días, y a todas horas… desde la esquina de 12 y 23 en el Vedado, hasta cualquier sitio de nuestra tierra… “Cuba, que linda es Cuba, quien la defiende, la quiere más”… (Fotos del autor)



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Ildelisa Fombellida      ildelisa1963@gmail      USA
   29.09.2012 - 10:08 pm
Gracias por tan buen reportaje. Buen trabajo.

   Ildelisa Fombellida      ildelisa1963@gmail      USA
   29.09.2012 - 10:04 pm
Primo me encanto la cronica, gracias por llevarme en ese hermoso viaje atravez de nuestra bella isla...

   LUIS ROJAS      chiguanairis1@yahoo.com      VENEZUELA
   23.04.2012 - 2:07 pm
LEÍ ESA CRÓNICA Y TAMBIEN LA DE HOLGUÍN... MUY BUENAS... TODAS NOS LLEVAN A CONOCER MÁS A LOS PUEBLOS DE CUBA. CONOZCO SANTIAGO Y LA HABANA. AHORA ASPIRO IR A HOLGUÍN Y CAMAGUEY. Y SUGIERO QUE ESTAS CRONICAS SE LE HAGAN A OTRAS REGIONES... CUBA QUE LINDA ES CUBA...

   elio torres      etorre2@tampabay.rr.com      usa
   22.02.2012 - 7:51 pm
me la goze completa solo esperaba leer mas de la ciudad de los parques....que paso/


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015