• Thursday, 09 de July de 2020
  • Bolívar, Martí y el árbol de la Fraternidad Americana

    2011.05.27 - 18:28:13 / web@radiorebelde.icrt.cu / Elsa María Cortés


    El árbol de la Fraternidad Americana

    La Habana, Cuba.- El 24 de febrero de 1928 fue plantada en el Parque de la Fraternidad Americana, en el mismo corazón de La Habana, la Ceiba que hasta hoy se alza como símbolo de la hermandad entre las naciones de nuestro continente.

    Por esa fecha, la capital de todos los cubanos era la sede de la Sexta Conferencia Panamericana y los presidentes de estas naciones decidieron dar una muestra de su “buena” voluntad para cumplir el sueño de Simón Bolívar y José Martí de ver a la América Unida.

    Se escogió la Ceiba, por su significación de árbol de vida, sagrado para muchos y por ser el más perdurable de los árboles de la mayor de las Antillas, también por su fortaleza y resistencia ante los rayos y tormentas que respetan lo imponente de su estampa.

    El ejemplar seleccionado tenía unos pocos años de germinado en las tierras del cercano poblado de San Antonio de los Baños, donde una humilde familia lo sembró para celebrar el nacimiento del primer hijo varón. Otros dicen que nació con la República, el 20 de mayo de 1902, en el barrio citadino de El Cerro.

    Se escogió la parcela central del Parque de la Fraternidad y se abonó con tierra y agua de los ríos de las más de 20 naciones americanas que participaban en la conferencia. Se mezcló la tierra de la casa natal de Bolívar con la del sitio panameño donde el Libertador convocó al Primer Congreso Panamericano, con la de las faldas del Pichincha, en Ecuador y la de la Villa Imperial del Potosí, en Bolivia.

    Tierra colombiana de los Jardines de San Carlos donde Bolívar residía como presidente de aquella república se unió a la de del lugar donde vivió y murió George Washington. Argentina aportó tierra de la Plaza de Mayo, Chile de los campos de Maipú, República Dominicana, de Baní, donde naciera Máximo Gómez, México, de Chapultepec.

    A estas y otras tierras americanas, Cuba sumó una muestra del ingenio La Demajagua, donde Carlos Manuel de Céspedes dio la libertad a sus esclavos para comenzar la guerra por la definitiva independencia.

    El árbol de la Fraternidad Americana fue rodeado por una reja monumental coronada con los escudos de los diferentes países. La base de la misma está conformada por bloques de mármol procedentes de la Isla de la Juventud y en unos de ellos hay un nicho que guarda el cofre con el acta de la ceremonia. En el borde superior de la verja se puede leer la frase martiana “Es la hora del recuento y de la marcha unida y hemos de andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes. Los pueblos no se unen sino con lazos de amistad, de fraternidad y de amor”.

    En el corazón de la Habana

    La Fuente de la Noble Habana


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

       leonel mazon      Angola

    15.06.2011 - 12:03 pm

    Muy interesante e instructiva esa informacion


    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020