Che Guevara: en el corazón de los pueblos (+Audio, Fotos y Video)

2017-10-08 10:03:41 / web@radiorebelde.icrt.cu / Víctor Pérez Galdós

Che Guevara: en el corazón de los pueblos

José Martí, Héroe Nacional de Cuba, destacó que la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida; “truécase en polvo el cráneo pensador, pero viven perpetuamente y fructifican los pensamientos que en él se elaboraron.”

Este concepto expuesto por Martí el cinco de marzo de 1876 en un trabajo publicado en El Federalista, en México, sirve para ilustrar la trascendencia y vigencia de la existencia y el legado del Comandante Ernesto Che Guevara a 50 años de haberse producido su caída en Bolivia.


José Martí, Héroe Nacional de  Cuba,  destacó que la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida
José Martí, Héroe Nacional de Cuba, destacó que la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.


Precisamente tanto en Cuba, como en diferentes partes del mundo, y de modo especial en la propia Bolivia donde tienen lugar eventos significativos sobre el Che en los que participan hombres y mujeres de diferentes países, se hace patente como su vida y obra siguen constituyendo fuente de motivación y enseñanza.

Acerca de ello el máximo dirigente de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro, ya había planteado el 18 de octubre de 1967, en la velada solemne en homenaje al Che Guevara efectuada en la Plaza de la Revolución “José Martí”, en La Habana: “Che no cayó defendiendo otro interés, defendiendo otra causa que la causa de los explotados y los oprimidos en este continente; Che no cayó defendiendo otra causa que la causa de los pobres y de los humildes de esta Tierra. Y la forma ejemplar y el desinterés con que defendió esa causa no osan siquiera discutirlo sus más encarnizados enemigos. Y ante la historia, los hombres que actúan como él, los hombres que lo hacen todo y lo dan todo por la causa de los humildes, cada día que pasa se agigantan, cada día que pasa se adentran más profundamente en el corazón de los pueblos.”


"Ante la historia, los hombres que actúan como él, los hombres que lo hacen todo y lo dan todo por la causa de los humildes, cada día que pasa se agigantan"


Nacido en Argentina el 14 de junio de 1928 Ernesto Guevara de la Serna desde muy joven se interesó por realizar recorridos para conocer la realidad de los pueblos que conformaban lo que el propio Martí, en el siglo XIX había calificado como “Nuestra América.”


,Ernesto Guevara de la Serna, nacido en Argentina el 14 de junio de 1928.Primero, en 1950 viaja en una bicicleta a la que adaptó un motor por la zona norte de Argentina.

En las anotaciones que haría acerca de ese viaje expresa que no se había nutrido con las mismas formas que los turistas, y por eso había visitado hospitales y otros lugares. Y también al establecer un contraste entre lo que se refleja en las postales turísticas y la realidad aquilatada por él, precisó: “No, no se conoce así un pueblo, una forma y una interpretación de la vida, aquello es una lujosa cubierta, pero su alma está reflejada en los enfermos en los hospitales, los asilados en la comisaria o el peatón ansioso con quien se intima, mientras el Río Grande muestra su crecido cauce turbulento por debajo.”

Posteriormente, entre finales de diciembre de 1951 y julio de 1952, el joven Ernesto Guevara, quién todavía era estudiante de la carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires, junto a su amigo Alberto Granado transita por territorios de Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela.

Ese recorrido lo iniciaron con una moto a la que bautizaron como “Poderosa segunda” y después ante su rotura en el territorio chileno tuvieron que seguir su largo viaje con el empleo de diversos medios de transporte, entre ellos una balsa.

Visitaron disímiles sitios, así como leprosorios y entraron en contacto con mineros y otros sectores de la población de los respectivos países.

Incluso en ocasión de cumplir 24 años cuando se hallaba en el leprosorio de San Pablo en Perú, los enfermos, médicos y otros trabajadores del centro le organizaron una actividad festiva, en la que él en breves pero emotivas palabras ratificó su vocación latinoamericanista, ya que afirmó: “Quiero recalcar algo más, un poco al margen del tema de este brindiSu recorrido por América Latina lo inició con una moto a la que bautizaron como “Poderosa segunda”s, aunque lo exiguo de

nuestras responsabilidades nos impide ser voceros de su causa; creemos, y después de este viaje más firmemente que antes, que la división de América en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente ficticia. Constituimos una sola raza mestiza que desde México hasta el estrecho de Magallanes presenta notables similitudes etnográficas. Por eso, tratando de quitarme toda carga de provincionalismo exiguo, brindo por Perú y por toda América unida.”


Tras concluir este gran recorrido por tierras de América Latina el joven Ernesto Guevara retornó a la capital argentina para concluir sus estudios universitarios. Y en julio de 1953 decidió salir nuevamente de su país natal para dirigirse a Venezuela.

Pero en su nuevo transitar decidió en Guayaquil, Ecuador, dirigirse hacia Guatemala, interesado en apreciar la realidad de esa nación centroamericana donde había un gobierno progresista.

En 1954 en Guatemala vive una singular experiencia cuando fue testigo de cómo a través de una agresión de elementos reaccionarios, apoyados por los Estados Unidos, se produjo el derrocamiento del presidente de Jacobo Arbenz. Él incluso patentizó su disposición de con las armas en la mano luchar contra los agresores.

En el mes de septiembre ante la crítica situación en Guatemala, y atendiendo a su condición de extranjero, Ernesto tuvo que trasladarse hacia México, país donde se reencuentra en forma casual con uno de los cubanos, que había conocido en Guatemala, Antonio, Ñico, López, quién había participado en las acciones realizadas en Cuba cuando al mando de Fidel jóvenes revolucionarios realizaron el asalto a los cuarteles “Moncada” y “Carlos Manuel de Céspedes”, en Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente.

Fue a través de Ñico López que Ernesto Guevara conoce a Fidel Castro, quién a mediados de 1955 había llegado a México, tras haber salido del presidio en Cuba.

Fue a través de Ñico López que Ernesto Guevara conoce a Fidel Castro
Fue a través de Ñico López que Ernesto Guevara conoce a Fidel Castro.

En un encuentro inicial de varias horas Fidel y Ernesto Guevara se identifican plenamente.

Acerca de ello el Che detalló posteriormente: “Lo conocí en una de esas frías noches de México, y recuerdo que nuestra primera discusión versó sobre política internacional. A las pocas horas de la misma noche –en la madrugada- era yo uno de los futuros expedicionarios.”
A partir de ese instante el que después fuera conocido como Che Guevara, por su procedencia argentina, formaría parte del grupo de revolucionarios cubanos que se prepararían en México para finalmente participar, a partir de la madrugada del 25 de noviembre de 1956, en la expedición del yate “Granma”.

Fue casi al amanecer del dos de diciembre de ese año, que el Che, tras haber encarado una travesía de alrededor de 7 días con ataques de asma y sin contar con los medicamentos que lo aliviaran, que entró en contacto con Cuba, al producirse el desembarco de los expedicionarios del yate Granma por la zona cercana a la Playa Las Coloradas en el sur de la provincia de Oriente.


A partir de la madrugada del 25 de noviembre de 1956, zarpó en la expedición del yate “Granma”
A partir de la madrugada del 25 de noviembre de 1956, zarpó en la expedición del yate “Granma”.


El 5 de diciembre recibe su bautismo de fuego en Alegría de Pio cuando los expedicionarios fueron atacados en forma sorpresiva por los soldados de la dictadura batistiana.

En el transcurso de los siguientes días es uno de los pocos combatientes que logra eludir la persecución de las tropas de la tiranía y finalmente se reencuentra con Fidel.

Inicialmente concebido como médico por su profesión el Che Guevara muy pronto demuestra sus condiciones como combatiente y llegó a ser el primero que Fidel primero le otorgó el grado de Comandante y le encomendó, en el transcurso de la guerra, misiones complejas que cumplió a cabalidad, como la de dirigir una columna rebelde que se trasladó desde la Sierra Maestra hasta la provincia de Las Villas, donde desarrolló igualmente una activa labor política y combativa.

Tras la victoria revolucionaria el Che Guevara también pone de manifiesto sus cualidades y sensibilidad como dirigente revolucionario.

Además de sus funciones como Comandante, atiende otras responsabilidades, tales como Jefe del Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria, Presidente del Banco Nacional de Cuba y Ministro de Industrias, así como miembro de la dirección nacional, primero de las Organizaciones Revolucionarias Integradas y después del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba.

En representación de Cuba el Che llegó incluso participó y habló en varios eventos internacionales, incluida un periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, ONU.



El 11 de diciembre de 1964, vestido con su habitual y sencillo traje verde olivo, el Che con la fuerza de su palabra combatió en defensa de Cuba y su Revolución y de los pueblos del mundo que habían padecido y o seguían sufriendo las consecuencias del colonialismo, el neocolonialismo y la explotación capitalista.

Concluida su participación en la reunión de las Naciones Unidas inició un extenso recorrido por varios países árabes y africanos.

El 24 de febrero de 1965 habló en el Segundo Seminario Económico de Solidaridad Afroasiática.

Calificó a dicha reunión como una asamblea de los pueblos que luchan y también resaltó: “No hay fronteras en esta lucha a muerte, no podemos permanecer indiferentes frente a lo que ocurre en cualquier parte del mundo; una victoria de cualquier país sobre el imperialismo es una victoria nuestra, así como la derrota de una nación cualquiera es una derrota para todos. El ejercicio del internacionalismo proletario es no solo un deber de los pueblos que luchan por asegurar un futuro mejor, además, es una necesidad insoslayable.”

Consecuente con sus convicciones sobre la trascendencia del internacionalismo, el Che decidió en ese año 1965 salir de Cuba para dar su contribución a la lucha revolucionaria de otros pueblos.

Consecuente con sus convicciones  sobre la trascendencia del internacionalismo, el Che decidió en ese año 1965 salir de Cuba para dar su contribución a la lucha revolucionaria de otros pueblos
Consecuente con sus convicciones sobre la trascendencia del internacionalismo, el Che decidió en ese año 1965 salir de Cuba para dar su contribución a la lucha revolucionaria de otros pueblos.

Primero estuvo durante varios meses en el territorio del Congo Leopoldville y a partir de noviembre de 1966 llegó a Bolivia.

Con respecto a la posibilidad de morir en las nuevas misiones internacionalistas el Che haría referencia en la carta de despedida que le escribió a Fidel y que se difundió el tres de octubre de 1965 cuando Fidel dio lectura a dicha misiva al explicar por qué el Che, teniendo todos los méritos, no figuraba en la relación de los miembros del Comité Central del Partido Comunista de Cuba que habían sido elegidos en esa fecha.

En esa carta él Che manifestó: “Que si me llega la hora definitiva bajo otros cielos mi último pensamiento será para este pueblo y especialmente para ti. Que te doy las gracias por tus enseñanzas y tu ejemplo, al que trataré de ser fiel hasta las últimas consecuencias de mis actos…”

Si desea escuchar y descargar aquí la propuesta radial directamente desde nuestro canal en Ivoox:



Igualmente el Che expresó en un Mensaje a los Pueblos del Mundo, enviado a través de la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina, y difundido por la revista Tricontinental el 16 de abril de 1967: “Si a nosotros, los que en un pequeño punto del mapa del mundo cumplimos el deber que preconizamos y ponemos a disposición de la lucha este poco que nos es permitido dar: nuestras vidas, nuestro sacrificio, nos toca alguno de estos días lanzar el último suspiro sobre cualquier tierra, ya nuestra, regada con nuestra sangre, sépase que hemos medido el alcance de nuestros actos y que no nos consideramos nada más que elementos en el gran ejército del proletariado, pero nos sentimos orgullosos de haber aprendido de la revolución cubana y de su gran dirigente máximo la gran lección que emana de su actitud en esta parte del mundo: qué importan los peligros o sacrificios de un hombre o de un pueblo, cuando está en juego el destino de la humanidad.”

 



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015