El acueducto de Albear

2011.02.17 - 11:55:04 / web@radiorebelde.icrt.cu / Elsa María Cortés

Acueducto de Albear. Depósito de Palatino
La Habana, Cuba
.- El centenario Acueducto de Albear es una de las siete maravillas de la Ingeniería Civil Cubana. Sus orígenes se remontan a 1858, cuando se aprueba en el Cabildo de la ciudad el Proyecto de conducción a La Habana de las aguas de los manantiales de Vento, presentado por el ingeniero Francisco de Albear y Lara.

Hasta ese momento las soluciones para el abastecimiento de agua no satisfacían las necesidades de una ciudad en pleno crecimiento. Ni la denominada Zanja Real, concluida en 1575, considerada el primer acueducto de la Villa de San Cristóbal de la Habana, ni su sucesor en 1827, el Acueducto de Fernando VII, reunían las condiciones para dar agua a la ciudad en la cantidad deseada y con la pureza necesaria.

En 1858 comienza la construcción del Acueducto de Albear, cuyas obras se extendieron hasta 1893, año en que se inauguraron los depósitos, aunque ya el Acueducto se utilizaba desde antes. Desde entonces y hasta la fecha, el acueducto de Albear, entrega sus aguas exclusivamente por gravedad, y sólo requiere de cloro para el saneamiento del vital líquido.

Esta monumental construcción de gran precisión técnica está integrada por las obras de captación en los manantiales de Vento, el túnel en el río Almendares, el Canal de Vento, los depósitos de Palatino y el sistema de distribución.

El proceso comienza cuando el agua de unos 400 manantiales de Vento, se recoge en una gran taza de cantería, conocida como Taza de Vento. Uno de los lados de esta taza colectora sirve de muro de contención frente a las aguas del Río Almendares durante sus crecidas.

Por debajo del lecho del río se encuentra un túnel con dos conductoras que conectan la taza con el canal, hasta los tanques de distribución de Palatino.

Más de 20 torres cilíndricas sirven para el registro e inspección de la obra y la circulación del aire en el conducto, por medio de rejas ventiladoras.

Después de su viaje, el agua llega a los tanques de Palatino construidos con el propósito de depositar la cantidad de agua necesaria para el consumo de un día, sin interrupción del servicio. Cada lado tiene su aliviadero a la zanja de desagüe y todas esas operaciones se efectúan por medio de compuertas.

A más de 100 años de su construcción, el Acueducto de Albear continúa prestando un invaluable servicio a la población de la capital cubana al aportar casi el 20 por ciento del consumo de agua de La Habana.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   wilmar ceballos gomez      wil6307@hotmail.com      colombia
   28.11.2011 - 10:02 am
coordial saludo, tengo una inquietud con la planta de tratamiento de mi ciudad, como hago para reducir la turviedad del agua en la planta de tratamiemto, esto se presenta con frecuencia por ser una ciudad donde llueve mucho


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015