El vuelo final de Mercurio

2018-10-19 10:45:05 / web@radiorebelde.icrt.cu / Heydi González Cabrera

El vuelo final de Mercurio

De nada sirvieron a la gigantesca figura de Mercurio, sus tobillos y cascos alados para detener la caída vertiginosa, desde lo más alto del edificio de la Lonja del Comercio, en el Centro Histórico de La Habana.

En octubre de 1944, la fuerza del huracán caribeño Irene, arrancó al dios mitológico de su sitial habanero para hacerlo pedazos contra la base de la cúpula. Todavía sorprendidos con el descalabro, ya una brigada de trabajadores comenzaba las tareas de rescate. Primero, bajando los distintos fragmentos de la obra hasta el nivel de la calle, y a partir de ahí, estudiando el proceso de restauración.

No era la primera vez que esta escultura hueca, realizada con chapas muy delgadas de cobre, era abatida por la furia de la naturaleza. Otras violentas rachas ciclónicas lo habían arrancado de su base en distintas ocasiones.

El vuelo final de Mercurio

Por eso, en esta ocasión, el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, propuso, que una vez repuesto en su sitial, Mercurio pudiese girar, disminuyendo así la resistencia que ejercía un soporte fijo a la fuerza del viento.

A partir de ahí, un grupo de ingenieros, presidido por el doctor en Arquitectura, Orestes del Castillo, comenzaron a diseñar un soporte rotatorio, que garantizara el giro de la estatua. Mientras ese equipo dedicaba horas a la solución, el escultor Héctor Martínez Calá y un grupo de colaboradores, sometían a la escultura a un largo y minucioso proceso de reconstrucción.

Pero, antes de seguir en este relato, queremos volver un poco atrás y hablarles del origen de este Mercurio, que no es más que una réplica de cuatro metros de talla, de la obra original del escultor flamenco Juan de Bolonia, que se encuentra en el Museo del Louvre.

Y quizás, muchos se pregunten ¿Y porque se escogió, precisamente, a este dios de la mitología?

El vuelo final de Mercurio

Vamos a explicarles: Mercurio, para los romanos, era el mensajero de los dioses, pero no solo eso, también de los mercaderes y del comercio. De ahí que, desde su inauguración, el 28 de marzo de 1909, remate la cúpula de la Lonja del Comercio, un edificio concebido en Cuba para esa actividad mercantil.

Esta pieza de escala monumental, sintetiza las alegorías que caracterizan el diseño arquitectónico de la edificación, sobre todo por la variada profusión en sus fachadas de motivos decorativos relacionados con la actividad comercial: caduceos, cuernos de la abundancia, figuras humanas en actitud de concentración, etc. El inmueble era considerado en su tiempo una obra de gran relevancia por su ubicación y adelantos tecnológicos empleados en su construcción, a cargo de una influyente firma norteamericana.

Con su fachada principal frente a la Plaza de San Francisco, el edificio organiza sus plantas alrededor de un atrio central, cerrado en su parte superior por la ya mencionada cúpula, a través de cuya base entra la luz y el aire. Se logra así iluminación y ventilación para los diversos establecimientos que albergaba el inmueble, que tenía una función esencial: confluencia de los comerciantes.

El vuelo final de Mercurio

La Lonja tuvo numerosas transformaciones. En 1939, le adicionaron la sexta planta. En 1952, incorporaron un entresuelo para dividir el puntal de 10 metros del salón de actos. En 1995, la Oficina del Historiador de la Ciudad asumió la primera rehabilitación capital del edificio y el acondicionamiento de su espacio para modernas oficinas y salones rentables.

Finalmente, sobre la sexta planta, insertaron un ático retirado de la fachada, con paredes de doble acristalamiento que atenúa los efectos del sol y disminuye los ruidos ambientales.

Pero, volvamos al proceso de restauración del Mercurio. Tras concebir un sistema mecánico que, ante la acción del viento, permitiera su giro, de forma lenta, sin la intención de convertirlo en una veleta, se llevó a cabo el izaje de la escultura.

El 13 de marzo del 2001, Mercurio volvió a coronar el edificio de la Lonja del Comercio. Para tranquilidad de los habaneros, que estaban orgullosos de esta figura en constante equilibrio, y que ahora, en su lenta rotación, se puede ver desde los distintos ángulos de esta histórica Habana nuestra.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015