En el Urbano Noris: las centrífugas son de Dayán

2014.05.27 - 13:06:35 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

Dayan Cuba, trabajador azucarero cubano en el central Urbano Noris. Foto Aroldo GArcía
Dayan Cuba, trabajador azucarero cubano en el central Urbano Noris. Foto Aroldo García

Holguín, Cuba. -
Para ser sincero, cuando vi por primera vez a aquel muchachito, conversaba con dos o tres trabajadores a la entrada de la “casa de calderas” del ingenio, y lo vi tan “ligerito” que instintivamente lo asocié con un miembro de algún círculo de interés de alguna escuela cercana, o hasta quizás con un hijo de alguno de aquellos curtidos obreros. Ni remotamente pudiera pensar que un rato después sería centro y protagonista de mi interés periodístico.

Habíamos llegado temprano al “Urbano Noris”, bien conocido como el “Coloso azucarero de Holguín”, con el objetivo de acercarnos al quehacer de sus trabajadores, quienes, luego de varios meses de zafra, y ya con el lógico agotamiento físico consecuente del duro bregar diario, entre las grandes máquinas, el vapor, el ruido, y los turnos de trabajo, lo mismo de día, que de madrugada; acababan de recibir un urgente llamado.
En el central Urbano Noris: las centrífugas son de Dayán Cuba. Foto Aroldo García
Ahora se necesitaba un “extra”, porque precisamente en el emblemático ingenio de San Germán, se está decidiendo la aspiración final productiva de azúcar de este año en la provincia holguinera.

Nos acompaña en el recorrido por las áreas industriales, el Director general de la fábrica. De pronto, al pasar por una de los llamados “puestos claves y decisivos” señala precisamente hacia aquel muchachito, visto un rato antes, y suelta una frase contundente…” aquí no tenemos ningún problema, en el Urbano Noris, las centrífugas son de Dayán, que es lo mismo que decir seguridad y cumplimiento”

-Pero… ¿y quién es él? - indago.

El principal directivo del ingenio nos responde con datos que fluyen como si hubiera estado esperando esa pregunta.

“Se llama Dayán Cuba, tiene diecinueve años, hace tres se graduó aquí mismo, en el politécnico del municipio en la especialidad de electrónica, y así entró en nuestra plantilla. Pero el día que vio las centrífugas por primera vez se enamoró de ellas, y es lo mejor que nos ha podido pasar”…y con las últimas palabras me sugiere que siga conversando con “el muchachito”, quien ya está junto a nosotros.

A Dayán la nobleza, el respeto, y el sentido de disciplina le salen por los poros, lo percibo con el primer apretón de manos. Y su asustadiza mirada hacia nuestros equipo de trabajo, grabadora y cámara fotográfica, que enseguida, comienzan a recoger el sonido de sus palabras, y las imágenes
de su labor.

“Sí señor, como le dijo el Director, me gradué de técnico medio en electrónica, y así entré aquí, en una plaza de ayudante de electricista, pero casi enseguida empecé a meterme completo en esto de las centrífugas.
Me ayudó mucho desde el primer día mi amigo Wilmer Pupo, a quien había conocido cuando hice las prácticas del politécnico, y lo otro es que me gusta mucho esto de purgar el azúcar para extraerle la miel, una operación en la que hay que estar atento siempre, el turno completo…hasta cuando tienen algún problema yo mismo las arreglo”

Dayán Cuba no tiene otros familiares vinculados a la rama azucarera, y no son pocos los amigos que le critican su apego al ingenio, la meladura, el azúcar y las centrífugas.Central Urbano Noris en Holguín. Foto Aroldo García

“A cada rato me dicen que yo estoy perdiendo mi juventud aquí metido en el central, pero tranquilo, porque si de una cosa estoy convencido es de que, mientras ellos andan “guanajeando” por ahí, “mataperreando”, yo estoy aquí, trabajando, y contento con lo que hago.” “ya uno cuando está fuera de esto, le echa de menos”

Entonces, se me ocurre preguntarle si piensa mantenerse en las centrífugas del Urbano Noris. Su respuesta no deja margen a las dudas:

“De las centrífugas del Urbano no pienso moverme jamás. Estoy totalmente convencido de que quiero este trabajo, por difícil que sea. Y yo no soy un salta perico”

Un pitico agudo y constante nos interrumpe. Es un aviso. Dayán da un salto y ya está al lado de la batería de centrífugas. Otra vez la meladura colma el vientre metálico de los equipos, y no puede perderse ni un segundo.

Ahora la despedida tiene que ser “por señas”. Dayán no puede separarse de su agobiante labor, esa, que sin embargo, disfruta plenamente.

Salgo del ingenio, complacido y feliz, por el encuentro con aquel muchachito “ligerito” de cuerpo, pero grande en ejemplo y consagración laboral.

No albergo ninguna duda de que, como la tierra, los Politécnicos aledaños a los ingenios azucareros valen, lo que valen quienes estudian y se forman en ellos. Dayán Cuba, es un ejemplo. La frase del director general es más que elocuente: “En el Urbano Noris, las centrífugas son de Dayán, que es lo mismo que decir seguridad y cumplimiento”



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015