Fabré llegó, y no se va: mucho más que un estribillo

2012.09.07 - 08:47:36 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

Cándido Fabré en Holguín
Holguín, Cuba.- A Cándido Fabré le debo estas líneas. Aunque nació en el histórico San Luís, un septiembre de hace 53 años, y allí mismo comenzó su indetenible carrera artística incorporándose a un par de agrupaciones locales, para luego saltar hacia Manzanillo, donde fijó casa, familia, y profesión hasta el sol de hoy, Cándido es, desde el 20 del agosto reciente, "Hijo Ilustre" de Holguín, condición, pergamino y placa dorada que hace tiempo merecía por su noble y bien ganado arraigo popular en todos los sitios de esta provincia.

Es "el hijo de Sixta", autor de más de 2 000 melodías, improvisador sin émulo que ni siquiera se le acerque en Cuba, humilde hasta la médula de sus huesos, y más que todo lo dicho, avalado por una condición a la que no todos logran llegar, la de patriota, y conste, en toda la real dimensión de ese término tan sagrado.

Su voz ronca y altamente melodiosa lo distingue, para cantar, siempre idéntico, horas y más horas, lo mismo en ampulosos escenarios internacionales, que en humildísimas tarimas de localidades rurales cubanas, amenizando "los bailes" de ocasión, y en los que, por cierto, como receta irrestricta, siempre amanece, sitios donde además, siempre unas horas antes de la actuación artística dedica tiempo a celebrar un juego de pelota, con todo lo de la ley, entre integrantes de su Banda y una representación de la localidad.

Repasar su extenso cancionero es acercarse a un hermoso álbum de crónicas, fieles retratos de identidad y cubanía.

De la talentosa pluma de Cándido salen constantemente hacia el pentagrama, como fieles y coloridas imágenes, los temas que plasman hechos, personajes, sentimientos, tristezas y alegrías, costumbres, estampas de lugares, campañas populares, y hasta oportunas críticas, en forma de sones, pregones, boleros o congas.

Lo dicho en estos párrafos podía ser una justa carta de presentación, pero en Cándido Fabré hay más, y a manera de ejemplo, como botón de muestra más reciente, están bien latentes aún, en los holguineros y holguineras, las pocas horas, que bajo el pretexto de la celebración carnavalesca, otra vez lo trajeron a la bien llamada Ciudad Cubana de los Parques.
Concierto de Cándido Fabré en Holguín.
En San Andrés, Los Álamos y Pueblo Nuevo se consumían las oportunidades de sus actuaciones, siempre desde la media noche hasta el amanecer casi, por cierto, es hora de dedicarle unas líneas a esas historias, que relacionan al querido artista con las madrugadas.

Cuando Fabré llegaba con su “desconocida” agrupación a los lugares de fiestas populares, carnavales, y otros acontecimientos, donde coincidían con varias “figuras”, los organizadores siempre hacían aparecer al hijo de Sixta “en la última posición” y en los sitios menos llamativos. Entonces Cándido ideó una muy válida receta. Convirtió esas madrugadas de última posición en acontecimientos trascendentales, “poniéndole el corazón” sencillamente, y contando, sobre todo, con un elemento decisivo, y que el cantor de San Luís, tiene como pocos otros: la población que lo siga. Lo demás es conocido y comprobado dondequiera que se presente.

Cándido Fabré y su banda por tierras holguineras
Pero bien, la estancia veraniega de Cándido Fabré y su banda por tierras holguineras se estaba cerrando. Se completaba con entrevistas en la Televisión local, y una comparecencia, desde el Estudio de Radio Rebelde en Holguín a través del estelar Haciendo Radio, durante veinte minutos la mañana sabatina.

Hospedado en el céntrico Hotel Santiago, Cándido alboroza las calles, se encuentra con gente humilde que lo detiene a cada paso, y mitiga el calor con el conocido y criollo granizado. Con la madrugada del lunes, luego de su presentación en Pueblo Nuevo, llegaría el momento de recoger los instrumentos en aquella última tarima programada como cierre del carnaval.

Pero un fortuito encuentro con amigos de años entrañables, hace cambiar de pronto los planes. Fabré va a conocer personalmente un área, especie de enorme explanada, recién estrenada en el Reparto Pedro Díaz Coello, la recorre y queda prendido de ella… amplia, extraordinariamente amplia, y sobre todo acogedora en medio de edificios multifamiliares y coloridos balcones. Su propuesta fue contundente…

”Si las autoridades holguineras me lo permiten estaré aquí, desde temprano, la noche de este mismo lunes, para que puedan asistir los niños, las ancianas, y todo el que lo desee, y conste, será un concierto sin costo para las autoridades de esta provincia, y estaremos hasta que la gente quiera”.

Cándido Fabré disfruta de un refrescante granizado

Antes de marcharse de este barrio, donde espontáneamente se han congregado cientos de personas para saludarlo, visita a la familia de un viejo amigo, y deja instantáneas fotográficas en unas cuantas cámaras.

En pocas horas corrió la voz, y llovieron aseguramientos mínimos necesarios. Los integrantes de hacer funcionar un potente equipo de audio, procedente de Guantánamo, que habían trabajado en los carnavales, decidieron asegurar el espectáculo sin cobro alguno, se volvieron a aprovisionar los kioscos y se revisaron los detalles técnicos indispensables.

Este lunes “será histórico”, aseguraba ya más de un holguinero. Las horas siguientes se encargarían de ponerle el cuño a tal afirmación, y con creces.

A las ocho de la noche en punto, un ómnibus se detiene exactamente detrás de la tarima, pegada a la acera de la calle 10, en el populoso reparto Pedro Díaz Coello, todos sus pasajeros, vestidos de color blanco y con una bandera cubana cubriéndole la espalda, descienden presurosos y sonrientes. La gente abre una especie de “trillo” para que puedan avanzar. Todo transcurre en apenas minutos, los imprescindibles para que el artista salude a las autoridades holguineras que lo esperaban, y a decenas de niños, de ancianitas en sillas de ruedas, de gente de pueblo que lo aclama. Parece que el concierto va a comenzar, sube al escenario, y enseguida la bien acoplada banda regala sus primeros acordes… “Fabré llegó y no se va…”

Al concluir esa primera interpretación, que además les sirve de portada en todas sus presentaciones, la Banda está lista para arrancar en grande, pero sucede algo, que junto al concierto mismo, marcará para siempre la memorable velada.

En pocos minutos se desarrolla una ceremonia preparada con esmerado y detallista amor… así, el mejor barrendero del barrio, seleccionado por sus propios compañeros de humilde labor, sube con un hermoso ramo de flores y se lo entrega a Cándido Fabré, un diploma enorme con fondo de color ladrillo, letras doradas, y una gran foto en colores realizada al cantante la noche anterior, es el regalo del pueblo congregado ya por miles, le entregan además, un sombrero de yarey y una guayabera, y un diploma en nombre de los periodistas, que entrega el Presidente del gremio en la provincia.

Cándido Fabré con Leuris Pupo
No hay sitio apenas para más emociones, y la plaza va resultando pequeña cuando irrumpe en el escenario nada menos que el primer medallista de oro de Cuba en las aún recientes Olimpiadas de Londres; Leuris Pupo en persona, hasta con la medalla dorada en su pecho, llega, con la humildad que le caracteriza, ovacionado por todos los presentes, para agradecerle a Cándido su perenne faceta de deportista, y para que la siga cultivando, le entrega una pelota autografiada por el propio campeón olímpico, y un bate color caoba, listo para entrar en juego.

Faltaba solamente el momento clímax, y lo utiliza el Presidente del Poder Popular en Holguín, para poner en manos de este querido artista, cronista y cantor de su pueblo, una placa que hace tiempo merecía: Cándido Fabré es ahora “Hijo ilustre de Holguín”.

Visiblemente emocionado, a Fabré le corren lágrimas de extraordinaria alegría por su rostro noble, evoca a su madre Sixta, y agradece tantas muestras de infinito cariño y respeto. Y ese agradecimiento lo hace tangible con lo mejor de su entrega… desde ese justo momento, y hasta 6 horas y 35 minutos después, de manera totalmente ininterrumpida, desgrana un concierto, de tan altos quilates, que puede ser comparado, para ganar, con cualquier otra memorable actuación en su historia artística, cercana a 35 años de trabajo creador.

Esta noche de un 20 de agosto inolvidable, ante 70 000 compatriotas, que se mantienen hasta el final, bien entrada la madrugada, Cándido Fabré demuestra su valía integral, recibe el premio mayor que sueña todo artista, y para siempre graba en cada uno de los presentes, aquel estribillo pegajoso que varias horas antes su Banda, de geniales músicos, a la altura de su líder, ofrecía como carta de presentación: “Fabré llegó… y no se va”. (Fotos del autor y Juan Carlos Roque)

Cándido Fabré en Holguín
 



 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   LUIS DARIEL      indyval@infomed.sld.cu      CUBA
   11.09.2012 - 3:11 pm
HOLA,,,,TENGO 18 AÑOS Y CON LA EDAD Q TENGO ME ENCANTA OIR ACANDIDO,,,LA VERDAD QUE ES UN TREMENDO IMPROVISADOR Y SIN DUDA EL MEJOR SONERO DEL MUNDO DICHO POR GILBERTO SANTA ROSA. SALUDOS A TODOS Y MUCHA SUERTE PARA USTED FABRÉ

   Alien Estrada Tornés      alfernandez10@graduados.uci.cu      CUBA
   10.09.2012 - 1:19 pm
CREO QUE FABRE LLEGO PERO PARA QUEDARSE PARA SIEMPRE ESE ES EL MEJOR SONERO DE CUBA Y DEL MUNDO, CREO QUE DEBE DE SEGUIR CULTIVANDO ESA MUSICA PEGAJOSA Y EMBLEMATICA, SIGUE ASI FABRE QUE TU SI ERES UN GENIO DE LA IMPROVISACIÓN SALUD Y ACHE PARA TI MAESTRO.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015