Filas de honor para Fidel Castro (+Fotos)

2016-12-03 17:15:51 / web@radiorebelde.icrt.cu / Laura Barrera Jerez

Homenaje a Fidel en la Plaza de la Revolución José Martí. Foto: Abel Rojas
Homenaje a Fidel en la Plaza de la Revolución José Martí. Foto: Abel Rojas

La fila es un silencio colectivo. Nadie dijo que había que estar allí, nadie ordenó que las fotos de Fidel debían apretarse contra el pecho, nadie pidió flores, nadie mandó a callarse, pero el agradecimiento y el dolor no tienen palabras. La gente camina lento, pero van convencidas, enérgicas. Queda fuerza para permanecer allí más de tres horas y seguir pa`lante.

Imagino a Fidel en aquella peregrinación, junto a nosotros, caminando por la Plaza como tantas veces. Lo imagino y pienso mil consignas. Su sola presencia hubiese impulsado voces sinceras por la Patria, siempre, siempre, hasta la victoria. Pero se escuchan pocas palabras, es estremecedor tanto silencio, tanta gente, los rostros de angustia… Nadie dijo que debíamos estar tristes y Cuba está de luto.

Entonces los gritos de Fabiola irrumpen en mis pensamientos. Sus tres años no le permiten entender por qué está allí, pero va con sus padres, que un día le explicarán, orgullosos, que ella también le rindió tributo al cubano más grande del siglo XX.

Fabiola grita y yo lloro por primera vez. No había podido hacerlo, pero ahora todo se me antoja más carnal. Volví a la Plaza de la Revolución de La Habana que tantas veces anduve de la mano de mi familia. Y ahora ha caído la noche, la estatua de Martí parece más solemne que nunca y la bandera a media asta conmociona. Ha llegado la hora de crecer.

El pueblo cubano le rinde tributo póstumo a Fidel Castro. Foto: Abel Rojas
El pueblo cubano le rinde tributo póstumo al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro. Foto: Abel Rojas

Nadie dijo que yo debía estar allí, nadie ordenó que llevara la foto de Fidel apretada contra el pecho, nadie obligó a mi hermana a que comprara una rosa para depositarla entre tantas flores…

De pronto, descubrí un hombre en la fila que nos miraba como sorprendido. Nunca supe su nombre, pero por su acento enseguida inferí que era extranjero. “Soy puertorriqueño, estaba en Nueva York cuando supe la noticia y tomé el primer avión a Cuba”. Solo dijo eso, el silencio era tan sepulcral que parecía indigno entablar cualquier conversación. Habrá muchos como él, millones en el mundo están de luto.

Pasamos por el libro de condolencias y me pareció escueto poner solo mi nombre y mi firma. Hubiese querido decir mucho más. Habrá que dejar buzones, años enteros, para que después del estremecimiento la gente diga su dolor, su compromiso. Los cubanos tenemos mucho que decir y mucho que hacer.

Fidel discurso

En los últimos tiempos he sentido la persistencia de mis maestros por impregnar legados, he visto a la generación de mis padres contar anécdotas, he leído libros...

Los jóvenes de hoy no estuvimos en la clandestinidad, no vivimos las injusticias antes de 1959, no alfabetizamos en 1961, no fuimos a Girón, no conocimos la pobreza y el hambre, nadie nos cobró la escuela ni los hospitales… Los que somos jóvenes hoy siempre lo tuvimos todo. Fidel se encargó de eso. Nacimos y ya él estaba.

Y justo cuando me atormentaba la idea de que algunos de mis contemporáneos fueran indiferentes a esa historia, justo cuando parecía un día más, llega la noche del 25 de noviembre de 2016, muere Fidel, y me siento y nos siento protagonistas. ¿Cuál es la Revolución que me toca hacer?

Caminamos todos, cuesta arriba, como si fuera sierra, como si fuera monte. El Memorial José Martí parece empeñado en permanecer en la cima y hay que llegar a él. Al pie de la estatua del Apóstol ya el aire se siente más denso. Adentro, tres salas, la foto de Fidel guerrillero, las rosas blancas, el concepto de Revolución, la alfombra roja que señala el camino, la gente que pasa y que intenta creerse esto…

Siempre hay un olor característico en las flores que se ofrecen a los muertos. Me molestó sentir ese aroma allí: aquel no era el funeral de Fidel Castro. El futuro sabe eso.

Los jóvenes defienden el legado de Fidel
Los jóvenes defienden el legado de Fidel. Foto: Abel Rojas

                                                                                                  ***
Cuba amaneció muy temprano el 29 de noviembre o quizás no durmió. Las filas inundaron la Plaza antes de las nueve de la mañana, hora planificada para comenzar el segundo día de homenaje. No alcanza el tiempo para rendirle todos los honores que merece Fidel Castro.

Ese martes vi las cenizas por primera vez, en fotos. Desde la sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas, una caja de cedro parecía insignificante para resguardar tanto hombre.

Al filo del mediodía, en el Memorial José Martí, Raúl, el hermano, el Presidente, el General de Ejército, le rendía la última guardia de honor al Comandante en Jefe.

Acto de masas en honor a Fidel. Foto: Raúl Pupo
Acto de masas en honor a Fidel. Foto: Raúl Pupo

Y cuando cayó la noche, volvimos a la Plaza. Fue más que un acto de masas. Otra vez se me antojaba todo carnal. Nadie dijo que debíamos estar allí, nadie ordenó que las fotos de Fidel debían apretarse contra el pecho, nadie pidió flores, banderas, silencios. Nadie pudo contener su emoción al ver las avenidas desbordadas de pueblo. La gente siente a Fidel y lo llora. El Himno Nacional se cantó a gritos.

Desde horas antes de comenzar el homenaje todas las voces tenían un mismo sentimiento. La Patria estaba allí y no había otra respuesta: Yo soy Fidel.

                                                                                               ***

A las 7:16 minutos del 30 de noviembre de 2016 el Comandante en Jefe volvió a la Caravana de la Libertad. El pueblo, hecho mar, despide aquella caja de cedro donde van sus cenizas, hasta la victoria siempre.

Entre tanta gente que lloraba, se persignaba y agitaba banderas, una señora cerca de mí llevaba una camisa rosada. Demasiado colorida para estos días, pensé. La miré con desdén, la imaginé insensible. Me concentré entonces en el malecón, vi el mar tendido sobre sí mismo, como si no tuviera fuerzas para hacer olas. Era el último día de Fidel en La Habana.

Cortejo fúnebre de Fidel recorre el malecón habanero. Foto: Infobae
Cortejo fúnebre de Fidel recorre el malecón habanero. Foto: Infobae

La señora me lanzaba miradas exigentes, tenía furia en sus ojos. Y cuando ya se veía el cortejo fúnebre, sentí nervios. Nunca tuve la oportunidad de estar tan cerca de él y me dolía que ahora fuera cenizas.

Contuve la emoción y justo cuando pasó frente a mí, un peso infinito se albergó en mis hombros. El futuro sabe que este no es el funeral de Fidel Castro.

Yo estaba petrificada, mucha gente gritaba su nombre como si siguiera vivo, a 200 metros de altura el helicóptero acompañaba la caravana de carros y la señora de la camisa rosada sacudía su cuerpo y gritaba:

-Pero mira, ahí se nos va Fidel. Es Fidel. Se nos va Fidel. No… No… ¡Qué viva Fidel, coño!

                                                                                               ***

Filas de honor por Fidel. Fotos: Kaloian Santos
Filas de honor por Fidel. Fotos: Kaloian Santos

Con lágrimas y conmoción sincera, filas de honor lo acompañan por toda Cuba. Casi a la entrada de Cienfuegos ya el cortejo fúnebre había recorrido más de 240 km.

En Villa Clara una niña se bebe las lágrimas cuando la caravana pasa frente a ella, intenta cantar el Himno, pero el llanto no la deja, quizás no entiende la muerte, pero siente a Fidel.

Los restos de Fidel descansan en la Plaza de la Revolución de Santa Clara
Los restos de Fidel descansan en la Plaza de la Revolución de Santa Clara

En la noche del 30 de noviembre Fidel acompaña al Che y al amanecer continúa el recorrido. Siempre amanece a las 7:00 am. Todos los días a la misma hora, el mismo tributo, la misma Cuba que custodia la Carretera Central con carteles, niños, ancianos, jóvenes, banderas, emociones…

El cortejo fúnebre recorre Sancti Spíritus, a la entrada de Ciego de Ávila lo recibe una fina llovizna y al llegar a Camagüey llueve torrencialmente. Pero siempre está el pueblo.

Ya en el Oriente, muchas palomas vuelan por Fidel. El Himno Nacional se entona con valentía en las calles, donde han estado los cubanos durante toda la semana.

En la noche del 2 de diciembre, la Plaza de la Patria, en Bayamo, estrena públicamente la canción más tarareada por estos días:

                                                                ...Vuelven las heridas que no sanan
                                                                  de los hombres y mujeres que,
                                                                           no te dejaremos ir.

                                                                  Hoy el corazón nos late afuera,
                                                                  y tu pueblo, aunque le duela,
                                                                        no te quiere despedir...

Urna de cedro con las cenizas del Comandante en Jefe, Fidel Castro
Urna de cedro con las cenizas del Comandante en Jefe, Fidel Castro

                                                                                            ***
Cual si fuera otro triunfo, sus cenizas han recorrido toda la Isla hasta llegar a Santiago de Cuba, donde descansarán sus restos en el Cementerio Santa Ifigenia.

Cuba se ha convertido en una fila de honor para honrar al Comandante. Y nadie dijo que debíamos estar allí, nadie dijo que las fotos de Fidel debían apretarse contra el pecho, nadie ordenó gritos de compromiso con la Patria. Los agradecidos lo acompañamos, ese es el ritmo de las voces por estos días. Fidel es Cuba. Y todos somos Fidel.

Frase de Fidel

En esas filas de honor van los revolucionarios de verdad, los que no actuamos a medias. Cuba está de luto, pero renació la semilla del Moncada, de la Sierra, de Girón… Los que somos jóvenes hoy no estuvimos en aquellos años, pero durante esta semana hemos vivido el Moncada, la Sierra, Girón… Y juramos que habrá muchos triunfos más.

¡Hasta con tu muerte ha sembrado pueblo, Fidel! Sigues haciendo Patria.

Concepto de Revolución

Homenaje a Fidel



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015