Francisco, el rápido de los caramelos en Holguín

2010.05.12 - 11:55:30 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

Francisco, el rápido de los caramelos en HolguínHolguín. Cuba. - Aunque, a no dudarlo, sus caramelos fueron los más rápidos y veloces conocidos, para alcanzar el éxtasis de consumirlos, no era necesario subir a avión alguno. Más bien, todo lo contrario. Por eso estas merecidas líneas a un holguinero convertido en símbolo de la localidad...y mucho más.

Ágil, sencilla, transmitida de voz en voz por los amplios corredores de la ciudad cubana de los Parques, así, sin protocolo, idéntico a quien se ganó el derecho de ser para siempre, un indiscutible símbolo holguinero, nos llegó la feliz noticia... “El rápido está vivito y coleando”.

Instintivamente traje al presente aquella primera vez que logré detenerlo unos minutos y conversar, digamos “profesionalmente” con él. Fue allá por los ahora lejanos años 80 del pasado siglo. Recuerdo muy bien, y aquello resultaba una prueba inequívoca de sus andares, que ese día me aseguró, que por mucha calidad que presentaran, sus zapatos preferidos, los llamados tenis, nunca le resistieron...”más de un mes”...

Claro, si solamente decimos así, su nombre de pila y sus apellidos, la mayoría de los lectores de Radio Rebelde Digital, principalmente holguineros de menos de cien años, se quedarán todavía en ascuas esperando más detalles.

Pero si simplemente se dice...”El Rápido de los caramelos”, no hace falta nada más, y se tendrá delante la imagen de este querido coterráneo, conocido, y siempre agradablemente recordado,  por varias generaciones de los nacidos entre los ríos Jigüe y Marañón.

Su arraigo se sustenta en dos vertientes básicas. La calidad de sus caramelos  y la forma peculiar de proponer su venta, apareciendo siempre, más veloz que el sonido mismo, en los corredores, en los parques, en los barrios, en fin, hasta en los  más inimaginables sitios, solo antecedido por el sonido, familiar y esperado, de su inseparable campanita metálica..Francisco aprendió con su padre, español de nacimiento,  el humilde oficio del caramelero.

La necesidad económica y su apego “al viejo”, llevaron a Francisco a emprender un viaje, aún hoy sin concluir, para suerte de todos los millones de clientes que alguna vez, seguramente más de una, se deleitaron, con los caramelos “puyas” del rápido. De eso si se estaba seguro siempre, si el caramelo escogido era de coco, era de coco, y así inalterablemente de otras frutas o aceites esenciales. Nada de adulteraciones o fraudes para ganar más o esquilmar al comprador, casi siempre, y en mayoría, niños.

Para Francisco, el caramelero más rápido conocido, siempre fue esa precisamente su máxima ética.  Junto a su intachable proceder social, y su intrínseca humildad, era, y son, sus avales mayores.

Por razones de tal magnitud  tantos seguidores para “El Rápido”¨, siempre dispuesto a entregar,  a coterráneos y visitantes de ocasión, algo tan sencillo, pero tan trascendente, como sus  deliciosos y pequeños manjares azucarados.

Otra nota singular que lo convierte en símbolo es el modo de  transportar el producto. Una enorme  armazón de madera, tal farola de carnaval, con decenas de coloridas ramificaciones, se veían desde mucho antes de llegar. En aquella entrevista, hecha en plena calle, frente al Parque Calixto García, me aseguró que pesaba más de sesenta libras. Este periodista, en esa época tan delgado como el caramelero, no pudo ni mover literalmente aquella suerte de andamio dulce ambulante, con el cual, sin embargo, el “El Rápido” justamente jugaba. Tal era su entrenamiento y preparación física.

Pero el célebre Rápido no incrustó su nobleza y su azucarada leyenda solamente en predios holguineros. Entre los años cuarenta y cincuenta  camina casi Cuba entera. Un día aparece lo mismo en Camagüey y por la noche ya se le veía en Ciego de Ávila. Su ruta habitual fue casi siempre entre Las Tunas, Puerto Padre, Velasco, Gibara, Fray Benito, Bayamo y otras localidades cercanas, siempre a pie y en gestión de venta, siempre fresquito, como recién salido de un apacible remanso, aunque hubiera acabado de recorrer decenas de kilómetros.

Durante los años más recientes, se le recuerda  en los desfiles obreros del Primero de Mayo, junto a su sindicato, poniendo una nota de color especial, también en los carnavales, y en cuanto jolgorio popular sonara  en Holguín, y conste que aquí son varios.

Nacido el 9 de Junio de 1924, y hoy a sus ochenta y cinco años de vida, aunque jubilado laboralmente, Francisco “el Rápido” se mantiene, y se mantendrá siempre en el corazón de los holguineros, como uno más, de entre  sus símbolos vivos más preciados. El dulce arraigo dejado como huella por este humilde hombre de pueblo no se borra tan fácil. Es quizás el mismo fijador que Francisco impregnó siempre a sus caramelos de Puya.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015