Fuster intercambia con Voces del futuro (+ Fotos)

2015.05.18 - 08:52:34 / web@radiorebelde.icrt.cu / Yirian García de la Torre

Fuster intercambia con Voces del Futuro.

¿De dónde eres?, de Bayamo, le contesto. - Ah!, yo conocí a Oriente antes que tú, con 14 años, durante la alfabetización. – Por eso le llamo, le contesté. Quedamos en vernos y que llevaría a niños/as y adolescentes del proyecto de locución Voces del Futuro*.

Llegué temprano. Entrar en el mundo de Fuster, es conocer los colores de Cuba, su gente, su alegría. Su halo creativo se despliega por la comunidad, pues junto a su arte, son virtudes, en ese orden, de este cubano, con mucho que decir y hacer por el prójimo.

Fuster intercambia entre naturaleza y su mundo con Voces del Futuro. Foto Yirian García de la Torre.

Coincidí con un grupo de norteamericanos, cada vez más asiduos, escuchaba callada, mientras esperaba por los integrantes de Voces del futuro.

Alex Fuster, hijo mayor de Fuster, su representante y productor, presentaba en inglés: José Antonio Rodríguez Fuster es ceramista, dibujante, pintor y grabador. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC), nacido el 6 de agosto de 1946 en Caibarién, Villa Clara, Cuba. Realizó estudios en la Escuela para Instructores de Artes (1963 – 1965), se inicia en el taller de cerámica de Cubanacán.

El mundo de Fuster desde la imaginación al recuerdo de sus días de la Sierra Maestra, de Cuba por dentro, de sus colores. Foto Yirian García de la Torre.

Poco a poco fue llegando mi tropa, y Alex, explica que en el 2016 se cumplirán 50 años de vida artística, del creador de ese mundo que encabeza el proyecto comunitario “La alegría de vivir”.

Nos hace un espacio en su tarea diaria y nos conduce hasta Fuster, quien nos concede un espacio en su taller, un privilegio único. Ya hecha las presentaciones, se dispone a respondernos.

Formas, colores, homenaje a Los cinco, a otrosartistas de Cuba y el mundo, de otras artes, contra la guerra. Foto Yirian García de la Torre.

Sabemos que fue alfabetizador. Cuéntenos de esa etapa de su vida. De su infancia y adolescencia.


Yo era un niño vivaracho que supe pronto de la necesidad de ganarme la vida para vivir y ayudar a la familia. Conocí la época antes de la revolución. Limpié zapatos, cuidé una chiva, llamada azucena, hice muchos trabajos. Nací en Caibarién y soy como digo en el documental de Roberto Chile, “un guajiro de costa”.

Fui un niño rebelde y tuve el privilegio de ver con mis ojos a Fidel, al Che, a Vilma, a Celia Sánchez. Vi a los héroes de esta revolución, jovencitos y me quedé impactado hasta hoy. (Así de impactados lo miran atentísimos los integrantes del proyecto de Locución Voces del Futuro.)

El arco de la naturaleza, en Fuster, nacer y dormir con el día en el trabajo, el trabajo diario, la alfabetización compartida con niños, niñas y adolescentes de Voces del Futuro.

Aquel momento – continúa el interpelado – por la secundaria, ahorcaron al brigadista Conrado Benítez y la respuesta fue con más de 100 mil alfabetizadores para ir al campo y correr el riesgo ante los mismos terroristas que le mataron, en abril de 1961.

Pasé un curso en Varadero, sin decirles nada a mis padres, y partimos para la Sierra Maestra. Tenía 14 años, pero me quedaron para siempre esos guajiros, esos gallos y esos colores que yo pinto, que están en mi obra, son aquellos que conocí.

Imagínense, yo estaba para que me enseñaran, pero los que me rodeaban no sabían ni leer, ni escribir, ni siquiera coger el lápiz, algo que para ustedes – le explica a los muchachos – es normal y cotidiano. Ellos aprendían aunque sus manos estaban acostumbradas al hacha, al trabajo rudo, debían adaptarse.

Donde nace lo cubano, Fuster y la comunidad tienen un espacio que crece en Jaimanitas. Foto Yirian García de la Torre.

Antes del triunfo de la Revolución marcaban con sus dedos, con sus huellas digitales. Se emocionaron mucho, imagínense que uno aprendió a hacer la A y comenzó a llorar.

Eran hombres batallaban todos los días ante los peligros, ante la vida y sin embargo lloraban cuando aprendían una letra.

¿Cómo comienza a ser artista?

Cuando terminamos con la alfabetización, teníamos la oportunidad de incorporarnos a diferentes becas. Yo mismo vi que tenía ideas para las artes plásticas, también enseñaba a los campesinos manualidades que se me ocurrían o les decía coge el cuchillo y aprende a hacer otras cosas.

Los enemigos de la cultura, de la alfabetización podían cazarnos y matarnos, igual pasó con la intervención mercenaria en Playa Girón, pero así, a pesar de la intervención, alfabetizamos y luego pudimos optar por becas. Se me ocurrió, entonces darle curso a los colores, las experiencias en la Sierra Maestra, a esas emociones y opté por la Escuela de Instructores de Arte.

Hoy los alfabetizados también son parte de la potencia médica que es Cuba, son ingenieros, deportistas, científicos.

El sol ya pide entrar para inundar los días y colores de Fuster. Foto Yirian García de la Torre.

¿Qué le atrajo del arte?


Son, como dije, consecuencias de la Sierra Maestra, porque todo tiene su consecuencia, lo que vi me llenó de colores. Era un guajiro de mar rodeado de verde, de montañas, de caballos, vacas, gallinas, gallos y hoy todo eso me rodea en cerámica, son los ecos de la Sierra que llevo dentro.

¿Cómo apareció el amor por la cerámica?

La cerámica vino con la Escuela de Arte. Allí conocí el arte, la pintura, la escultura, pero la cerámica la veía muy lejos. Un día fuimos con Sosabravo, que era el profesor, a un taller, y nos embullamos porque vimos las cosas maravillosas que podían hacerse y hasta hoy porque tanto hicimos junto a otros, que somos fundadores del Movimiento de Cerámica en las artes cubanas.

Las casas nacen con diferentes nombres en Jaimanita en la idea de Fuster y las opiniones. Foto Yirian García de la Torre.

¿Cómo se le ocurrió la idea de compartirlo con la comunidad?


El gran consejo a la juventud – a ustedes- es que se cuiden, que traten de verse lindos, saludables para el futuro. Yo fui austero y llegué a viajar, a conocer, así vi la obra representada en el MOMA, de Francuri, de Rumanía, a 600 kilómetros de Bucarest y me dije, si algún día puedo, voy a hacer esto.

En 1994 me decidí a hacerlo en la comunidad, quise poner toda mi obra, mis premios, para disfrute de la comunidad. Hice la puerta y decían, esa es la puerta de Fuster.

Luego la vecina me dijo, claro usted puede hacer esa puerta, tiene dinero. Yo le pregunté y cómo quieres la tuya, bueno que diga mi nombre. ¿Y cuál es tu nombre? ¿Iris? Y le hice la puerta que decía Doña Iris; la otra vecina, que la mía se llame como mi hija Diana, pero ella es una princesa, pues Princesa Diana, le puse.

Como quisieraamanecer aquí, en el mundo de fuster, dice una de las niñas de Voces del Futuro. Foto Yirian García de la Torre.

Un vecino quiso homenajear a su esposa, para él era muy bonita, así que le llamé a su casa Niña Bonita; otro vecino me dijo, - pero solo haces gallos, entonces me inspiré en Guernica, de Picasso, e hice un homenaje contra la guerra.

Comencé en el 94 porque creo en el optimismo de la vida, el periodo especial nos puso a prueba y me parecía bueno demostrar que los cubanos sí podemos.

No queremos ser ricos, sino enriquecer la vida de los demás. Aquí trabajamos en familia. Mi hijo mayor Alex, aprendió idiomas, estudió y hoy es mi representante, habla muy bien el inglés; pero también trabaja conmigo mi hijo más pequeño, mi nieto y muchas personas más.

Trabajamos mucho. Hemingway decía “si la inspiración existe debe sorprenderme trabajando”. El hombre tiene que vivir a tono con la naturaleza. No hay nada más lindo que levantarse con el sol, acompañarlo cuando sale, trabajar junto a él y acostarse justo cuando él se acuesta.

Paredes, sinuosidades como las ondas hertzianas, concreto, hierro, mallas, azulejos forman parte de la vida de Fuster que compartimos. foto Yirian García de la Torre.

¿Por qué dice en el documental que le hizo Roberto Chile – Soy muy parecido a mi tío Gaudí?


Hablaba del plano espiritual y digo, me parezco a mi padre espiritual Picasso, como dicen muchos, pero me siento más cercano a mi tío Gaudí, arquitecto catalán que desarrolla su obra en Barcelona y muchas partes del mundo.

¿Con qué se echa a perder el azulejo?


Sólo con los golpes y el frío, pero en Cuba no corre ese riesgo.

La mujer, el gallo, el lagarto, los animales del zoológico, el sincretismo, el mundo en construcción,  todo en una mirada si quieres con el sueño de Fuster. Foto Yirian García de la Torre.

¿Cómo pone los azulejitos?


La idea es mía, pero yo no pongo lo azulejitos, como tú dices, solo. Te cuento el secreto, es un colectivo. Le digo al arquitecto la idea, lo que quiero hacer y él me condiciona la figura que está formada por hierro, otros materiales más dóciles, luego una malla de pollo, ¿sabes cuál es?, luego la mezcla del cemento y al final un cemento que se le llama cemento cola, porque pega igual.

Conmigo trabaja un grupo, sobre todo de jóvenes, que voy adiestrando y ya son numerosísimas las obras y las exposiciones, estamos en el parque Nené Traviesa, estuvimos en la Casa del ALBA Cultural, hemos estado en la Bienal de La Habana, exponemos en Cuba y el mundo. Además rendimos homenaje en los murales y con losas especiales a otros artistas de la plástica, de otras artes, de la literatura, de Cuba y del mundo.

Respeto mucho a los maestros, de Caibarién salieron muchos buenos artistas y respeto a Gelabert, quien hizo el cangrejo de la entrada. Yo, a pedido de las personas del municipio, hice uno en colores que está en el malecón.

Entre formas y colores, alegría y creatividad; un mundo en el Fuster ha multiplicado su Caibarién natal, la Sierra Maestra y Jaimanitas, Cuba por todas partes. Foto Yirian Garcia de la Torre.

Soy y seré un guajiro de costa, ese que un día se echó a nadar en Caibarién y llegó a Jaimanitas para crear su propio mundo.

Así pasamos el día con Fuster, en Fusterlandi, en el privilegio de entrar a su mundo, compartir las preguntas de los niños, niñas y adolescentes de Voces del Futuro, del encuentro generacional, de las experiencias de adolescentes, de responder a las preguntas mías y de Marlon, Marian, Martha Laura, Gabriela, a quien le prometió escuchar todas las mañanas Solecito mañanero donde ella hace la niña. Preguntó por sus edades, todos de 7 a 14 años de edad.

También Lucía, además de preguntas le regaló una linda canción, optimista como él, de fe y amor. Y dejó abierta la invitación para que fuéramos cuando su grupo de teatro estrenara El Decamerón con adolescentes, para que la viéramos actuar y por supuesto, le avisaría a  Fuster. Y nos vamos quedándonos con la colorida imagen de las picasianas casas-mosaico de José Fuster sintiendo lo que dijo una de las niñas - Como me gustaría despertarme por la mañana aquí.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015