• Monday, 03 de August de 2020
  • Gracias a mi cautela salvé a los que amo (+Audio)

    2020-04-07 16:47:47 / web@radiorebelde.icrt.cu / Isel Quintana Freyre


    Gracias a mi cautela salvé a los que amo

    Por un desajuste en la fuente de información, llamo a su casa. Me contesta su abuelita y le comento mis intenciones periodísticas con su nieto. De momento oigo sollozos… La abuela pasa la comunicación telefónica a su madre, quien al escuchar mis deseos rompe a llorar. Para nada esta reportera hizo de manera intencional la llamada, sino solo por cuestiones de información. Después de minutos de llanto, la madre me responde conteniendo la voz:

    Nosotros estamos muy agradecidos con Salud Pública, todo ha sido muy bueno, incluso yo trabajo en el sector en el Policlínico Especialidades y la atención ha sido maravillosa. Y sobre todo del médico del consultorio de aquí, del consultorio 30 del Policlínico Especialidades, ha sido maravillosa la atención de él hacia nosotros.

    La madre emocionada me da su número de celular y me comunico con este joven. Aun hospitalizado, optimista, dispuesto y con esa ecuanimidad que nos llega a través de voz, accedió a responder las preguntas de esta reportera.

    Escuche y descargue a través de nuestro Canal Ivoox la versión radial de esta entrevista.

    Henry Tavier Sánchez se desempeña como guía turístico internacional de las excursiones en los cruceros, a sus 32 años ha vivido experiencias maravillosas en sus viajes por el mundo, pero sin dudas la más importante comenzó al aterrizar en su país natal, Cuba.

    Le dije a mi madre… “mira, ya estoy regresando pero quiero permanecer en aislamiento. No me vayan a besar ni a tocar cuando lleguen al aeropuerto”. Fue muy duro tener que decirle eso a mi mamá después de tantos meses que no la veía, pero bueno, ella lo entendió. Independientemente de que yo estaba en aislamiento, les comenté que lo más prudente era presentarme ante los servicios de salud y así salimos de la duda de que pudiera estar contagiado.

    "Te digo que me aterraba la historia, el hecho de pensar de que en algún momento yo pudiera ser portador y pudiera contagiar a mi gente. Nos presentamos a los servicios de salud, comento de donde venía y ellos deciden remitirme hasta el Hospital Militar General Dr. Luis Díaz Soto, más conocido como Naval".

    Gracias a la prudencia de tomar sus propias medidas de aislamiento salvó la vida de las personas que más ama, su madre y su abuela.

    Yo me entero del resultado de mi positividad por Serrano en el Noticiero Nacional de Televisión. Yo veo que el locutor da la nota informativa y era muy evidente: Paciente de 32 años, proveniente de Francia, del municipio de Guanabacoa… Entonces digo: “Están hablando de mí, ese soy yo, ¿pero como así si a mí no me han dicho todavía que soy positivo?” Lo que pasa es que cuando se detecta un caso positivo del laboratorio mandan directamente la información para informar al pueblo mediante los medios de comunicación. Entonces parece que coincidió en algún momento que era muy próximo al Noticiero, pues la nota ya estaba redactada y en ese instante el médico viene y me dice que sí, que había resultado positivo al Coronavirus.

    Gracias a mi cautela salvé a los que amo

    "Podrás imaginar que en ese momento, como decimos nosotros los cubanos, se me unió la tierra y el cielo. Y el momento más duro fue tener que llamar a mi mamá, llamar a mi casa y decirle que la persona que habían anunciado definitivamente era yo. Mi mamá comenzó a llorar y le dije: “No pero no te preocupes, que todo va a estar bien, estamos en Cuba”. Y te lo confieso, estaba aterrado".

    Como Henry calificara: Una transparencia aplastante, el equipo de médicos del Hospital Militar General Dr. Luis Díaz Soto le explicó con detalles las consecuencias de contraer la enfermedad y el tratamiento para combatirlo.

    ¿En algún momento el miedo te invadió?

    Te confieso que sí. Yo solamente reporté tres contactos, fueron esas tres personas las que estuvieron conmigo. Y me reconforta saber que ninguno de ellos se infectó. Yo temía por eso, pues uno de los contactos era mi abuela, sabes que es una enfermedad especialmente vulnerable a las personas de la tercera edad y eso me ponía muy nervioso. También en algún momento temí por mi salud, como pudiera evolucionar, qué pudiera pasar conmigo y eso me sobrecogía un poco y me puse, te lo confieso, bastante nervioso.

    Cuando estás solo, tienes muchísimo tiempo y piensas hasta boberías; pero nada, me dije “Tranquilo, todo va a estar bien, te sientes bien y asumes que vas a estar bien".

    ¿Qué opinas del trabajo de los médicos que te atendieron?

    Ellos son nuestros héroes. Yo pienso que deben merecer el respeto de la Humanidad toda por la tremendísima labor sobre todo humana que están haciendo. Me imagino que en algún momento ellos hayan sentido miedo, pero lo afrontan con una ecuanimidad, con un alto grado de compromiso, con un alto grado humanista como estamos acostumbrados nosotros los cubanos.

    La mayoría del personal que labora aquí son jóvenes, la jefa de la sala de enfermería tiene solo 22 años, eso es algo que solo podemos ver en Cuba. Yo no tengo palabras para expresar mi respeto, mi consideración hacia todos los médicos de los hospitales del país, los de las brigadas médicas en el mundo, ellos son y van a quedar como los verdaderos héroes de esta historia.

    Por eso me sumo cada día al escuchar el cañonazo de las nueve de la noche a darles su merecido aplauso.

    Gracias a mi cautela salvé a los que amo

    Parafraseando la canción: Quien dijo que todo está perdido, Henry ofrece su corazón con su mensaje a los que lo escuchan.

    Hermanos míos, vamos a respetar lo que está establecido por favor. Les habla un paciente que fue víctima del coronavirus. Yo creo que todos hemos sido víctimas del coronavirus por el estrés que ha generado en todos, que nos ha traído por el temor. Vamos a cuidarnos, vamos a cuidar a nuestra Cuba.

    Nosotros somos un país grande y siempre lo hemos demostrado. Son momentos para hacer otras cosas, son momentos para quedarnos en familia, para leer un libro, para compartir y jugar un dominó. Llamar a esos amigos que hacía muchísimo tiempo no hablábamos con ellos. Escuchar esos discos de música que tenemos por algún lado. Podemos hacer muchísimas cosas en casa. La cuarentena puede ser también un momento de familia.

    En la segunda historia de mi Bitácora de una Muerte Arrebatada, este joven habanero nos demuestra que en la prudencia está la clave para la conservación de nuestros seres queridos. Sea prudente y quédense en casa por amor a los suyos.
     


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020