Guardianes de la Universidad de La Habana

2014.08.07 - 11:18:42 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela García

perros guardianes de la Universidad de La Habana. Foto: Teresa Valenzuela
Nadie se asombraría si al llegar a cualquier centro laboral viera a sus trabajadores con solapines o tarjetas que los identifican y autorizan a permanecer o desplazarse por una u otra área. Sin embargo, si usted ve a algunos perros que también los portan: ¿Qué diría?

Recientemente me encontraba sentada en uno de los bancos de la Plaza Ignacio Agramonte, de la Universidad de La Habana, y me pasó por delante un canino con uno que colgaba de su cuello; por supuesto me dio risa a la vez que me asombré.

Luego supe que eran ocho los que los usaban y se nombraban China, Negrita, Canelo, Tita, Blanco, Sucio, Chucha, y Capitán, el más antiguo.

La curiosidad me llevó a conocer más sobre el suceso y fue así que conversé con José García Anido, diseñador de la dirección de información científica, quien labora en la colina universitaria desde hace 44 años, quien comentó para Radio Rebelde:

“Siempre tuvimos perros en la Universidad, aunque no permanecían todo el tiempo ya que deambulaban por las calles aledañas, lo que dio lugar a que el carrito de Zoonosis se los llevaba, y nosotros íbamos hasta allá y los traíamos de vuelta”.

“Se me ocurrió diseñar un solapín para los perros, que llevara el nombre de cada uno, a lo que se añadí que pertenecían a la Universidad de La Habana, y el cuño de la Asociación Nacional de Protección de Animales y Plantas-ANIPLANT-, que los reconoció; con recursos propios se los plasticamos para que les duraran más”.

A los que tienen identificación-dijo-, los atendemos con la ayuda de ANIPLANT; se desparasitan y vacunan contra la rabia, y les suministramos medicamos en el caso que presenten alguna afección de piel o de otro tipo. Además, cada cierto tiempo traemos a los veterinarios.

Dijo que al principio no fue fácil que los aceptaran en ANIPLANT, e inclusive los querían sacar de la Universidad, pero se habló con el Doctor Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad, quien dio a su apoyo a la acción humanitaria; el clamor de muchos amantes de los perros logró la permanencia de los canes hasta los tiempos actuales”.

No oculta el amor que siente por estos y prosigue con el relato del cual él es uno de los protagonistas junto a otros trabajadores de la Casa de Altos Estudios, entre los que sobresale Luz María Gordon Cruz promotora de su cuidado, quien trabaja en el departamento de encuadernación de la dirección de información del Centro de Altos Estudios, además, de los compañeros del Departamento de Protección Física del Centro, quienes tienen un vínculo más estrecho con los canes que los acompañan en sus guardias en el recinto.

Jorge Daniel Benereo Rodríguez, pertenece al Departamento de Protección Física de la Universidad y siente un gran cariño por estos animales que tanta fidelidad y amor le demuestran a diario. De lo anterior dan fe las historias que cuenta: “a Canelo se le trabó un hueso en la boca una vez, y fue hasta donde yo estaba para que se lo sacara pues soy el único a quien le permite esa confianza”.

Recordó también a otro nombrado Sucio que era de la Universidad hasta el día que se enamoró de una perrita en el cercano Hospital Calixto García, y aunque cambió de hogar, mantiene el solapín en el cuello, y va de vez en cuando a verlos.

“También en una ocasión no me percaté de que Canelo se subía conmigo en el ómnibus P-11 que va para el reparto Alamar, y luego de transitar cierta distancia me doy cuenta y regresé con él para dejarlo de nuevo en la Universidad, donde todos se sienten protegidos de los peligros de la calle y encontraron un refugio de paz”.

Canelo, Blanco y Capitán son los más apegados a él. “Un sábado en pleno día Capitán impidió que un ladrón se llevara de una de las facultades un aire acondicionado: interceptó al delincuente, le mordió un pie y se quedó con una de sus botas entre los dientes, mientras el bandido corría sin lograr su objetivo”.

Para los custodios estos amistosos perros son de gran apoyo a la hora de defender el área en su turno de trabajo, cuidan de sus vidas, y enfrentan con valentía a cualquier malhechor que los ataque. En sentido general son de mucho valor para la institución; ellos son los guardianes de la Universidad de La Habana y así será siempre.

Perros guardianes en la Universidad de La Habana. Foto: Teresa Valenzuela



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015