Jorge Rivera: un actor en todo momento

2018-10-02 15:59:33 / web@radiorebelde.icrt.cu / Alejandro Rojas

Jorge Rivera: un actor en todo momento
Fotos: Archivo de la Agencia ACTUAR

Jorge Rivera es un actor que ha paseado por todos los medios. Conoce la televisión y su voz lo distingue en la radio. Este avileño, desde sus comienzos estuvo muy vinculado al proceso revolucionario y aunque comenzó en las artes como aficionado, pronto sus dotes como orador y su entrega en el escenario lo llevaron a los más altos niveles de la interpretación en nuestro país.

Ahora vive en el Reparto Guiteras de La Habana del Este, junto a su esposa y sus logros convertidos en estatuillas. Me recibió bien temprano en la mañana, y conversamos hasta entrado el medio día.

Usted estuvo muy vinculado al proceso revolucionario, siendo protagonista de algunos momentos que son historia, cuénteme de eso.

Yo tengo en estos momentos 71 años, cuando triunfó la revolución yo tenía acabados de cumplir 14,entonces me vinculé rápidamente a las patrullas juveniles que fueron la primera agrupación que había, después me agrupéen la Asociación Nacional de Jóvenes Rebeldes.

Como parte de esa organización, me mandaron para la Sierra Maestra a subir el Pico Turquino cinco veces, y a hacer el recorrido que hicieron los rebeldes, todo eso mientras estaba en el campamento dePino del Agua.Cuando sucedió la invasión de Playa Girón yo estaba allá, el campamento estaba en una de las lomas y nos acuartelamos porque no sabíamos nada. lo hicimos con palos y con piedras.

Después de eso vine para La Habana y fui seleccionado después de terminar las pruebas de los Cinco Picos para pasar la escuela de futuros diplomáticos que estaba en Playa Veneciana, ahí me hicieron militante de la juventud, porque la AJR fue la semilla de Unión de Jóvenes Comunista y yo fui uno de los que entramos en esa primera selección de la organización.

Pasados dos años regreso a mi Ciego de Ávila natal y empecé a trabajar. Con 18 años ya, comencé en una empresa de materiales de la construcción, como oficinista y paralelamente a esto salía ayudar a mis compañeros en lo que hiciera falta: cargar bloques, recoger arena, agrupar los sacos de cemento, lo que fuera.

Jorge Rivera: un actor en todo momento

¿Y en ese momento es que lo captan para actuar?

Sí. A mí llegan porque yo recitaba y desde que tenía 12 años me gustaba escribir poesías y recitarlas, entonces un señor llamado Vicente Alfonso me llamó para el grupo de teatro aficionado que había en Ciego y ahí empecé mi carrera como actor.

Yo le dije que no sabía si servía como actor, pero asíempecé con “Petición de mano”, y después hice “Electra Garrigó” de Virgilio Piñera.Entonces nace la idea de convertir ese grupo de aficionados en profesional. El objetivo del grupo de teatro era como la brigada Covarrubias, ese era nuestro modelo a imitar. Esa brigada era muy conocida porque actuaban en La Habana y luego en el campo, y nosotros hacíamos así, estábamos seis meses en la ciudad y después íbamos al campo, no solo a actuar sino a trabajar también, en la mañana nos vinculábamos a la agricultura y por la tarde nos bañábamos e íbamos a trabajar en la actuación.

El Conjunto dramático de Ciego de Ávila era el nombre de este grupo de teatro y recuerdo especialmente la obra de “El pagador de promesas”, donde hice el protagónico y era una obra por casi dos horas en la que yo salía de la escena cerca de dos minutos.


Por ese tiempo es que lo llaman para La Habana…

Sí, el director del Consejo Nacional de Cultura (CNC) y el ICR me llaman para venir a la capital, pero me costó mucho trabajo porque los compañeros del grupo de teatro no querían, me retuvieron el salario, estuve cerca de nueve meses sin cobrar un peso hasta que el comandante Jorge Serguera me mandó al jefe de despacho de Pavón, el director del CNC y me pagaron diez meses, fue difícil incluso adaptarme.

Ahí llegué a Radio Rebelde, porque en esa época nos pasan a un grupo de actores y actrices para revitalizar la emisora. Era un colectivo muy unido, lo que no ocurre actualmente en el seno de los actores. Por ejemplo, Teresita Rúa y yo hablábamos de eso muchas veces, la forma en que nos entregábamos al trabajo, yo ganaba 132 pesos y luego 162 cuando me gradué de la universidad como licenciado en literatura hispanoamericana.

Trabajamos no por el dinero, sino por el amor que le profesamos. En la emisora, yo fui el actor que más trabajo tenía, eran seis o siete diarios. El que recuerdo con más cariño es “El vengador” y el otro que me trae mucha satisfacción era uno que se parecía mucho a “Alegrías de sobremesa” hasta que fui escogido por Salvador Wood y Cristóbal Sosa para hacer un personaje fijo en el segmento “A reír”. Con ese programa estuvimos visitando por un año distintos centros de trabajo: orquesta y elenco.

Jorge Rivera: un actor en todo momento

Después se fue a la televisión…

Yo tuve una época en la que dejé de hacer radio por cinco años y tuve mucha suerte en la televisión. Gracias a Antonio Vazques Gallo que simpatizo mucho conmigo desde el año 1970 aproximadamente y empecé haciendo algunas cositas y me recomendaba a otros directores. Si yo tengo alguna popularidad actualmente se la debo a él.

Gracias a él estuve en la famosa aventura “La isla del tesoro” hice “Cumbres Borrascosas”. Me da sentimiento recordar esa época, muy linda para mí, recuerdo a “Teresa Racán” también, “Las ilusiones perdidas”, todas estas con Vázquez Gallos.

También recuerdo mucho a Sol de batey, que llegué de casualidad. Empecé en Las impuras, con el papel de un chulo yo realmente hacia diferentes personajes, lo mismo en la televisión o en la radio siempre me ha gustado eso, hacer diferentes cosas, es lo que me más me ha distinguido. Siempre me ha gustado transformarme, el género, la conducta, todo hay que cambiarlo, sin que esto quiera decir que cambiara por ejemplo mi voz, sobre todo en la radio, para la caracterización es la voz y lo que hagas con ella.

Yo considero que la actuación es lo más difícil para un artista. Un cantante, por ejemplo, pueden vivir de una canción por mucho tiempo y si trasciende mejor. Pero un actor no puede vivir de un personaje toda la vida. Tiene que estarse transformando.

Pero también ha hecho comedia, mi generación quizás lo recuerda por su aparición en Punto G.

La comedia a mí siempre me ha gustado mucho, en la radio con “El vengador” estuve cerca de 10 años con un personaje que se llama Rafa, tartamudo y la gente le cogió mucho cariño. A Rafa me lo dieron sin ninguna guía, yo lo hice tartamudo, porque creo que me iba a permitir probarme y de verdad que era muy simpático. Recuerdo incluso que había que parar a veces para poder seguir luego, porque terminábamos todos riéndonos de Rafa.

Con Punto G, fue curioso, porque una vez me llamaron con Natacha Díaz que hacía de mi pareja. Pero me llamaron de nuevo, un personaje con doble personalidad. Yo tuve la suerte de participar dos veces en ese programa y fue muy gratificante, también participé con el Vacán en su programa.
La comedia es algo que tengo adentro, no puedo despegarme de ella.

Jorge Rivera: un actor en todo momento

Hábleme de su experiencia en el teatro aquí en La Habana…

No he hecho mucho teatro, pero sí participé con Huberto Llamas, en el grupo Plaza Vieja, del Fondo de Bienes Culturales. Recuerdo mucho el personaje del borracho, un personaje con el que hay que tener mucho cuidado, porque puedes caer en los esquematismos del hombre que habla enredado, que se está cayendo, es importante que se den cuenta que estás borracho, pero no hay que exagerar.

Hice también “Santa Camila de La Habana Vieja”, el personaje del marino. Quien estrenó ese marinero fue Carlos Valida, un famoso actor de la televisión y el teatro en Cuba, pero tengo mucha satisfacción con ese personaje. Tengo una anécdota interesante y es que, en los ensayos mi personaje tenía que golpear a otro, y la primera vez ni removí al actor que estaba conmigo en escena, pero cuando salimos ante el público lo estremecí todo, porque no es lo mismo cuando tienes la presión y la emoción de estar ante tantas personas, que te están viendo y evaluando.

Si tuviera que escoger un medio, ¿cuál sería?

Cuando yo conocí el teatro me di cuenta que el teatro es la madre de la actuación, estar en vivo es muy complicado y es donde aprendes todas las herramientas. Además, es muy importante la agilidad mental, hay que improvisar mucho.

La televisión es muy linda. Te permite caracterizar los personajes de una forma especial, con los cambios de planos, los juegos de cámara.

En la radio, por otro lado, no se te ve, pero yo te voy a decir honestamente, aunque crean que es una locura: la radio es más difícil que la televisión y el teatro. Porque en la radio hay que tener una imaginación tremenda. Además de la descripción del narrador, tú voz es quien te hace. Si oyen la representación, pero luego tus tonos y matices no se complementan, no salen las cosas bien.

Cuando hacía Rafa, las personas me decían que me imaginaban más chiquito, más gordito, pero ese era el personaje y así era la caracterización.

Las nuevas generaciones son muy buenas, pero a veces ese ego es difícil de controlar… ¿qué consejos usted le daría a ellos?

Yo me encuentro con muchachos muy buenos, y los celebro y a veces son recíprocos, pero generalmente no. Mi consejo es que no se crean que son buenos actores, que miren con humildad y responsabilidad a los personajes.

Un personaje nunca es igual a otro, dos gotas de agua no son iguales, entonces dos seres humanos menos. Yo recuerdo una vez que Héctor Pérez, un gran director de la radio que falleció hace casi dos años, me ofreció una vez el personaje de “Yo Claudio”, y le dije que no podía, al principio era lo más correcto porque no me sentía preparado, con toda la humildad del mundo te digo que no me sentía preparado, pero con constancia lo preparé, y hasta un Caricato recibí por ese personaje.

Qué quiero decir con esto, que hay que aceptar los trabajos con humildad, con tenacidad, y al final los resultados salen por si solos. Si uno va a la televisión para ser famoso o popular, no funciona. Uno se pone contento cuando lo reconocen en la calle, pero no es ser famoso lo que tiene que mover al actor.

Cada persona es un mundo, y cada persona tiene su mundo, el mío es la actuación y en mi vida siempre estoy pensando como actor, me gusta describirme como un actor a tiempo completo.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015