• Tuesday, 07 de July de 2020
  • La buena apariencia (+Fotos)

    2016-10-21 23:46:32 / web@radiorebelde.icrt.cu / Heydi González Cabrera


    La buena apariencia. Foto: Abel Rojas Barallobre

    Dicen que Albert Einstein usaba siempre ropas del mismo modelo y color. El autor de la Teoría de la Relatividad confesaba que no podía gastar energías pensando en qué se iba a poner. Genialidades, sin dudas, que por cierto, hemos visto en otros, que sin imitar, coinciden.

    Desde la hoja de parra hasta nuestros tiempos, la moda deviene complejo sistema que refleja una época, una cultura, un modo de pensar y vivir.

    Los cubanos, no quedan fuera de esa definición, y han sentado pautas en aquello de “lucir bien”. Hace años, cuando el bloqueo agudizó la crisis económica en Cuba, se demostró la presunción y la inventiva popular en aras de mantener cierta elegancia, a pesar de las limitaciones de recursos y las carencias de textiles, calzado y accesorios.

    La buena apariencia. Foto: Abel Rojas Barallobre

    Comenzó la renovación de vestidos viejos para aprovechar telas de calidad, en una transformación salvadora. Lo cierto es que siempre hubo algo nuevo o recuperado, pero con óptimos efectos.

    Por su parte, nuestros modistos hicieron alardes de talento y resurgieron brillantes ideas a poner en práctica con textiles insospechados. Incluso resurgieron los bellísimos bastones habaneros de blanco lienzo. Y las manos habilidosas de las tejedoras retomaron el tejido de punto con exquisitos encajes de bolillo, filtré, frivolité y una gama de bordados, que heredados de nuestros ancestros, habían sido sepultados en el olvido.

    La buena apariencia. Foto: Abel Rojas Barallobre

    Fue una bella etapa que vistió -con de galas de lienzo- a la mujer cubana. Y dentro de ese perfil indiscutible, el talento de los creadores ganó fama en la población que seguía las colecciones, ya bien porque el bolsillo permitía llegar a ellas, o porque alguien en la casa (la madre, la abuela o la tía), repetía el diseño sin que perdiera detalles del original.

    La buena apariencia

    De los talabarteros hay que admitir, recobraron el impulso creando sandalias increíbles con pieles recicladas; se impusieron las alpargatas tejidas, bordadas pintadas, y hasta con envidiables incrustaciones de canutillos y cuentas.

    Se puso en juego la imaginación y vencimos una dura etapa, quedando para la historia de la cultura del vestir, el prestigio de creadores encumbrados en pasarelas.

    La buena apariencia

    Después, la avalancha de turistas y de envíos familiares fue cambiando el paisaje, y establecieron una moda... sin modo, proceso que completó la apertura de las tiendas de recuperación de divisas, con sus ofertas en distintos precios, y que -para el bolsillo del pueblo-, no tenían, muchas opciones. Comenzó, una mezcla… de todo. La originalidad perdida en lo que el pueblo con su gracia peculiar, denominó ropa de pacotilla.

    Ya hay más cordura, aunque no clasifica la oferta nacional. Nuestra economía no permite todavía excesos en esa industria. Pero el cubano, ahorra, cambia, inventa, lo cierto es que se viste, y la gran mayoría sabe hacerlo bien. Por supuesto, guiados por el nivel cultural que conforma el gusto personal.

    La buena apariencia. Foto: Abel Rojas

    Algunos caricaturizan la moda, modelos sofisticados y tendientes al choteo criollo. Mención aparte merece nuestra juventud, con su vestuario sencillo y liberal. El cubano “vence” cualquier etapa sin renunciar a la buena apariencia personal. Y teniendo siempre en casa, que “ponerse” para el diario, y sin que falte, al decir popular, “la ropa de salir”.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020