La Ciudad Cubana de los Parques

2010.09.20 - 13:08:05 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

Parque Calixto García
Holguín, Cuba.- Poco a poco, años tras años, fue cobrando fuerza, entre lugareños y visitantes, una denominación complementaria para referirse a esta ciudad, localizada en la zona oriental de Cuba, a unos 800 kilómetros de La Habana.

Si bien pudo llamarse a Holguín como “Ciudad de la loma de la cruz” debido a la conocida elevación geográfica y a los atributos de raíz religiosa que le situaron en su cima, o “Ciudad del Jigüe y el Marañón” siguiendo la ruta  a los ríos entre los cuales nació el asentamiento primario, o tantos otros apellidos que han dado pie a más de un artículo trasnochado, lo cierto es, que quizás por aquello de que “el pueblo nunca se equivoca” ya va por más de una generación de holguineros que llaman a su terruño “Ciudad de los Parques” …y más recientemente, una década a lo sumo, “Ciudad Cubana de los Parques” atendiendo que en esta misma América Latina, se encuentra la colombiana Bucaramanga, también llamada “Ciudad de los Parques”, por lo cual, un periodista comenzó a incorporar y acuñar en sus artículos originados aquí el término “Cubana” , que ya hoy se va arraigando.

Pero, sin duda alguna, más de un lector de nuestra página podrá rebatir, con alguna razón incluso,  que “parques hay en todas las ciudades”…ah, si, y también puentes, pero los de Matanzas distinguen, y en mucho, a esa bella ciudad del occidente cubano para que sea bien llamada “La Ciudad de los Puentes”…igual decir de Bayamo, otra de las ciudades orientales cubanas, por cierto muy cercana a Holguín. Los coches y otros carruajes parecidos tirados por caballos son la característica mayor allí, y aunque de esos vehículos encontremos en cualquier sitio de Cuba, lo cierto es que al verlos, siempre se asocia a Bayamo, tanto, que hasta pegajosas melodías inspiraron los coches de Bayamo a más de un compositor, y conste, no siempre residentes en esa acogedora ciudad.

Definitivamente, los parques de la ciudad de Holguín, y dicho  sin un ápice de pasión regionalista, son tan especiales, que ya hoy, muy pocos interesados en polemizar  sobre el tema, son capaces de mantener tesis contrarias.

Primero algo muy influyente. Son tantos los parques en Holguín, que dan oportunidad de escoger, aún cuando en la ciudad residen cerca de medio millón de personas, y varios miles más andan de paso. Literalmente resulta difícil transitar unos metros sin encontrar un parque. Algunos pequeñitos y acogedores, como abrigos de vecindario. Otros, son grandes e imponentes, y actúan como pulmones  verdes y remansos colectivos, para el descanso o la tertulia de atardeceres y noches calurosas, casi perennes por esta región.

Los parques holguineros localizados hacia el centro histórico local, poseen además, el sello inconfundible de sus propias credenciales. Uno es el Ferroviario, justo a escasos centímetros de la estación terminal de trenes. Su diseño se inserta con belleza y mesura al ambiente del lugar, y sobre todo, a la propia arquitectura del recinto.

Transitando de sur hacia el norte de la ciudad aparece enseguida el Parque Martí, suerte de perenne homenaje al maestro mayor de todos los cubanos. Quienes tienen a su cargo atender este parque lo mantienen  siempre colmado de rosales blancos, mientras el diseño de un  conjunto monumentario que realza desde el centro del parque a la figura de José Martí, fue cuidadosamente situado, de tal manera que el sol lo ilumine durante gran parte del día. Como complemento de exquisita sensibilidad el teatro localizado al frente, lleva el nombre de Ismaelillo, el hijo de Martí.

Después, el vetusto Parque de las Flores, situado exactamente en el lugar de la fundación de la ciudad. Aunque su nombre oficial es el del General Mambí Julio Grave de Peralta, luchador por la libertad de Cuba en las guerras del siglo diecinueve, lo cierto es que  prima el “De las flores”, y no es casual. A cualquier hora del día, desde el amanecer hasta bien entrada la noche, allí está siempre dispuesto el ofrecimiento de un ramo, un adorno floral, y hasta una sencilla rosa,  un clavel o un gladiolo.

Parque Calixto GarcíaLe sigue, ya en el centro mismo de la amplia urbe, el histórico y gigante Parque Central de la Ciudad, con el nombre del más insigne holguinero, el Mayor General Calixto García Iñiguez. En sus alrededores más cercanos late la vida comercial y cultural de Holguín.

Después, en ruta de brújula siempre hacia el norte de la ciudad se llega a un parque, que de solo adentrarse en el,  es como trasladarse varios  años atrás, con piso de adoquines y ladrillos de barro rojo, enormes árboles, y fondo, como recortado en el espacio, de una vieja catedral, en una de cuyas torres señorea un añejo  reloj de cuerda y campanas, que marca y señala con exactitud el tiempo.

Casi instintivamente, miles de transeúntes confrontan sus propios relojes todos los días al pasar por el Parque Carlos Manuel de Céspedes, su nombre oficial, aunque la costumbre popular hace bastante tiempo que decidió denominarlo igual a la iglesia que lo preside, San José.

Solo unos metros más, y aparecerá ante la vista del transeúnte el siempre bullicioso y bello Parque Infantil, no tan solo dedicado a los más pequeños de la familia, aunque allí están varios de esos equipos y medios que los atraen. Lo cierto es, que por la cercanía, enfrente, de un emblemático centro docente de la enseñanza media superior, el Parque Infantil también es altamente frecuentado por miles de adolescentes.

Si todavía se necesitan más requerimientos para el aval, podrá seguirse entonces hacia la mismísima Loma de la Cruz, antes de llegar a ella estarán esperándolo  otros parques más pequeños. Pero si prefiere cambiar de ruta, al oeste no tardará en encontrar el Parque del Quijote con una bella alegoría a los legendarios personajes, matizada con elementos y trozos de la conocida obra literaria que aparecen ante el visitante entre el follaje, los bancos, las luminarias y más.

Sin embargo, si la preferencia es hacia el este entonces en pocos minutos estará recibiendo, una clase magistral de historia sobre nuestro continente, y sus próceres libertarios, a la vez que conocerá otro grupo de parques holguineros, todos en la Avenida de los Libertadores, con más de cinco kilómetros de extensión, suficientes  para dar cabida y homenaje  al Libertador de América, Simón Bolívar,   Artigas, O¨ Higgins, Sandino, Antonio Maceo, San Martín, Máximo Gómez, y Ernesto Guevara, todos parques bellos y bien cuidados que se adentran en la zona llamada del nuevo Holguín.

Ahora, seguramente, estará usted un poco más convencido de lo justo que resulta llamar a Holguín, La Ciudad Cubana de los Parques.
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015