La Habana es Cuba...y lo demás también

2011.10.10 - 16:06:04 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

La Habana, capital de Cuba.

Holguín, Cuba. - Con solo citar la conocida expresión de “capital de todos los cubanos”, se acuña ese necesario y acrisolado ajiaco de procedencias, que hace posible mover, en la más real de las acepciones posibles, y en todo su esplendor, lozanía y color a la más importante de las ciudades de nuestro país. Sin embargo, no son pocos quienes, sin malicia alguna, expresan en cualquier sitio del Vedado, de Marianao, de Miramar o de Guanabacoa, aquello de que “La Habana es Cuba, y lo demás… áreas verdes”… sin ponerse a pensar siquiera, y mucho menos a investigar, sobre un tema, que a más de un promovente de tales frases dejaría impávido.

Lo cierto es que “razas puras” de capitalinos hay muy pocos, y para quien lo dude, baste remitirse a aquella antológica pieza declamada por el acuarelista de la poesía, Luis Carbonell… y tu abuela, dónde está?.

Otra histórica expresión tan pintoresca, añeja y también noble, y nada agresiva, como sin embargo algunos la interpretan, es la que denomina “el campo” a todo lo que se asiente “del túnel para acá”… y “Oriente” a todo destino final de quien, maleta o mochila en mano, inicie o concluya en La Habana algún viaje “nacional”.

Errores, y por partida doble, para quienes se arriesguen a enarbolar tales calificativos. Uno, porque, campo, literalmente campo, resulta ya bien difícil encontrarlo en un país como el nuestro, donde, por ejemplo, la electricidad, como básico beneficio social, llega a más del noventa y cinco por ciento de toda la población, directa del sistema nacional, o con alternativas, no importa si reside en el fondo de las montañas de Sagua de Tánamo y Mayarí, o en los mismísimos arrabales de Mantua. Y con la electricidad, todo lo demás en línea, modas, televisión en colores, DVD, cultura, computadoras, “fríos”, teléfonos celulares, “hora de la novela”, “popys de marca”, y todo lo demás, idéntico a quien resida en el agobiante centro urbano de una ciudad cualquiera.

Otro, porque Oriente, lo que se dice Oriente, ya no existe como denominación oficial entre nosotros, pues aquella gigantesca provincia, que de allá para acá, o sea, viajando por tierra, comenzaba en el Rio Jobabo, y terminaba en la Punta de Maisí, quedó multiplicada en cinco nuevas y pujantes provincias hermanas, a partir del 7 de noviembre de 1976, al instaurarse en Cuba una nueva división política administrativa, primera después del triunfo de la Revolución, y a la cual, hace apenas unos meses, se le incorporaron algunas reformas y mejoras, incluyendo, por cierto, la de retomar el nombre de La Habana, para la provincia donde se asienta la capital de esa provincia, y de la nación, eliminando, de hecho, el de Ciudad de la Habana, y aunque es “harina de otro costal”, o sea, tema para otro artículo, con esas recientes reformas también surgieron, Mayabeque y Artemisa, multiplicando lo que fue La Habana, o Habana campo como unos cuantos se empecinaban en llamarle.

Pero bueno, volviendo al “lejano oriente” que nada tiene que ver con la tierra asiática del sol naciente y los ojos rasgados, este pedazo de Cuba se enmarca exactamente en lo que es la cabeza del caimán que semeja nuestro archipiélago, o sea, el extremo más alejado de La Habana. De oeste a este aparecen Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, y Guantánamo. Cuatro de sus capitales provinciales llevan el mismo nombre que la provincia en cuestión, menos Granma, cuya capital es Bayamo.

Aquel histórico 7 de noviembre de 1976, el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, nacido, además, en un paraje rural llamado Birán, precisamente localizado en tierras orientales, lo subrayó… “Hoy nos reunimos para declarar oficialmente constituidas las cinco nuevas provincias de la región oriental”, expresó, con una reflexión complementaria… “Confieso -como he dicho otras veces- que nos costaba trabajo adaptarnos a la idea de la división de nuestra querida provincia de Oriente. Era una cuestión simplemente sentimental. Estábamos tan acostumbrados a hablar de Oriente y a llamarnos orientales, que resultaba duro que de repente nuestra provincia se convirtiera en cinco nuevas provincias. Pero, en realidad, resultaba absolutamente imposible la instauración de los Poderes Populares, y la dirección adecuada del trabajo, y las tareas que habrán de realizarse en una provincia tan extensa y poblada como era la provincia de Oriente, pues aquella división político-administrativa databa de casi 100 años… Sabemos, además, que los antiguos orientales, tuneros, holguineros, manzanilleros, bayameses y guantanameros, se sienten muy satisfechos, e incluso orgullosos, de ver constituidas sus regiones en provincias”.

La Habana, Cuba.Guardo una entrañable vivencia personal sucedida poco después de la celebración en la ciudad de Guantánamo el 26 de Julio de 1995, del acto nacional por la efemérides. Ese día quedaba inaugurada, además, la hermosa plaza Mariana Grajales, y el Comandante Fidel Castro Ruz, antes de marcharse del lugar, conversó animadamente con quienes participábamos en la cobertura de la celebración. Precisamente se me ocurrió tomar de sustento a aquella plaza, para preguntarle al líder sobre la idea de multiplicar a Oriente, en las cinco provincias orientales. Recuerdo su inmediata respuesta… “la primera consecuencia, está aquí, hoy tenemos cinco hermosas plazas como esta, de otra manera solo existiera una, en Santiago de Cuba” refiriéndose a la antigua capital de Oriente, una ciudad que lleva méritos adicionales, por ser la cuna de la Revolución Cubana.

Pero en fin, juntos, pero no revueltos, cada una de las nuevas provincias fue labrando su identidad propia, su manera de hacer, y hasta sus distintivos económicos, sociales, gastronómicos y de todo tipo, incluyendo símbolos, y otros rasgos individuales de identificación, hasta en la pelota, con base en alguna característica esencial y mayoritaria.

Así cuando se dice “El balcón del oriente” se estará mencionando a Las Tunas, la “Ciudad de los parques” se relaciona con Holguín, Bayamo es la “Ciudad Monumento”, y a la provincia se le nombra también “Primera por su historia”,  Santiago lleva con orgullo el calificativo de “Cuna de la Revolución”, mientras a Guantánamo se le denomina “El alto Oriente” y también “La primera trinchera Antiimperialista” debido al aguijón imperial que constituye en sus cercanías la Base Naval norteamericana. En términos deportivos, especialmente beisboleros, Los Leñadores integran el elenco tunero, los Cachorros o los Sabuesos se enarbolan cuando se menciona a Holguín, a los granmenses le llaman “Alazanes”, mientras la tropa santiaguera está formada por “Avispas”o los “Indómitos”, calificativo que también se les extiende a los demás orientales, y a los guantanameros se les reserva el de “Salineros”.

En aspectos alimentarios y domésticos también existen algunas diferencias pues, por ejemplo, una conocida variedad de plátanos mientras en Guantánamo es un  “cambute”, en Santiago es un “Burro”, en Las Tunas “un Fungo” y al nordeste de Holguín es un “Bungo”. En Santiago es un “balde”  lo que en Holguín es un “cubo” con agua, en Las Tunas unas chancletas lo que en Guantánamo y Santiago unas cutaras, en Holguín un “Charangón” lo que en otros sitios es el conocido “camello” o rastra bus. En la zona oriental “un guineo” se ingiere maduro y tiene cáscaras, mientras en otros sitios es preciso cocinarlo, y tiene plumas. La corriente eléctrica en predios orientales es “la Renté”, el agro mercado es “La Placita”, un sillón, se  transforma en “balance”, una colcha en “frazada”, y “Pluma” además de la cubierta de las aves, es lo que abre o cierra la entrada de agua. En la tierra caliente de Cuba, un Panqué se transforma en “Ponqué”, la lagartija en “Caguallo”, y el amigo entrañable es nagüe, nagüito, o compay.

Foto en el Capitolio de La Habana.Pero cuidado, que todo el mundo se entiende, al momento de conocerse se establece una amistad que parece de décadas, la hospitalidad forma parte de la idiosincrasia lugareña. Cuando alguien fallece en el barrio se establece una especie de duelo oficial con precisas prohibiciones que nadie dicta a voces pero que todos cumplen, con el radio y el televisor apagado o bien bajito, y nada de fiestas ni jolgorios unos cuantos días. Las voces altas, y las cantaletas musicales al hablar son rasgos distintivos. A pico de “pepino” beben todos sin prejuicio alguno un trago de ron brindado siempre con sinceridad. Y por ese camino, podemos escribir y describir mucho más, seguro.

Ah, y aunque regionalistas hasta el corazón, se aplauden las buenas jugadas de los Industriales. Ir de visita a La Habana es lo máximo, en los recuerdos personales hay miles de fotos hechas con el capitolio de fondo, en el acuario y en el zoológico de 26, y cuando hay un enfermo en la familia, la frase que nadie discrepa es “vamos a llevarlo para La Habana”.

Más cercano en el tiempo, cualquier oriental, internacionalista de Angola, de Etiopía, o de otros sitios recuerda siempre a “hermanos” de la misma trinchera habaneros, del Vedado.

Y como si todo lo dicho no fuera suficiente, entonces vamos a la veneración suprema de todos los cubanos. El más insigne de nuestros compatriotas (José Martí) nació en La Habana, y camino a la eternidad, regó su sangre generosa, un 19 de Mayo, en la noble tierra oriental. Mientras, el paradigma del soldado, fuerte y valeroso, dispuesto siempre a dar la vida  por su patria, nació en cuna santiaguera y elevó hasta el infinito, un día de diciembre, su gigante estatura bronceada, en las maniguas habaneras.

No es posible la duda. Dicho en el malecón habanero, en la Rampa, en el Morro, en Marianao, y en el Cerro, en Puerto Padre, Mayarí, Palma Soriano, y Baracoa… “La Habana, es Cuba…y lo demás también”.
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Mitzi      mitzi@gescons.com.cu      Cuba
   25.11.2011 - 12:42 pm
Nuestra tierra es bonita, este comentario es excelente yo particularmente estoy muy orgullosa de ser cubana todo me gusta la musica, mi tierra, los lugares que he visitado en fin todo.

   Miriam      yisekeylin@yahoo.com      FLORIDA
   12.10.2011 - 9:48 am
No por vivir en un pais extranjero dejo de ser CUBANA y de pura SEPA este comentario de nuestra Cuba esta muy bueno, pero en los comentarios demuestran seguir siendo regionalistas hablando mal de los habaneros, yo soy CAMAGUEYANA y con orgullo lo digo los que mejores hablan son los camagueyanos ni le quitan, ni le ponen letras demás a las palabras es decir que para que los orientales critican a los habaneros? si ellos no saben hablar tampoco porque se comen las eses (s) pero lo que si se sabe es que Cuba aunque este dividada en pueblos y regiones todos somos CUBANOS lo que hay que tratar es de llevarse bien y ser solidarios unos con otros y no criticar no creen?

   Alcides Rumayor Salcedo      alrumayor@gmail.com.net      Cubanos como palmas
   11.10.2011 - 2:04 pm
Excelente lo que acabo de leer, y un mensaje al señor García Hidalgo. Mi esposa nació y residió unos años de su infancia en una zona de las Tunas, zona rural, y efectivamente le decían, o quizas hasta le dicen aún, funguitos a esos platanitos regordetes y pequeñitos, que en Cuba tiene mil y un nombres. Creo que lo mejor de este artículo es que nos deja pensando a todos, nos traslada y nos llena de nostalgias. Otra vez, gracias al autor, en nombre de mi familia toda.

   Belkis Soria Alvarez      belcamaguey2@yahoo.es      Santander España
   11.10.2011 - 1:52 pm
Mil gracias por un artìculo tan precioso..Te confieso cuando joven me ofendìa mucho que a los orientales nos decìan palestinos.....y mil broncas(en el mejor sentido de la palabra) montè por ello..al mismo tiempo repetìa miles de los ejemplo ...s que haz puesto y ademàs decìa...que nos devuelvan el son que es muy oriental ....Hoy he disfrutado muchìsimo con cada frase tan oriental que haz empleado,como "..la cutara"..ja,ja,ja,..Cuàntos años hace que no la escuchaba...Sabes, para mi es un gran privilegio.. del que estarè eternamente orgullosa,el poder decir.... soy de las montañas de la Sierra Cristal... Pero lo que màs me satisface, es que el mundo entero sepa..que existe un pequeño pueblo en Santiago de Cuba,que se llama Mayarì Arriba..y que como dijo C.Colòn,refirièndose a Cuba...Ese pueblo,del municipio II Frente,es el pueblo màs lindo que ojos humanos han visto...Mil gracias por darnos tanta vida....

   Yoel Del Sol Acosta      asia@ujc.cu      Cuba
   11.10.2011 - 1:08 pm
Muy buen artículo, es necesario seguir haciendo este tipo de periodismo para ver si por ahí seguimos entrándole duro al regionalismo que tanto daño nos ha hecho en distintas etapas de nuestra rica historia. Considero, como álguien más anteriormente lo ha comentado, se debe llevar este tipo de trabajos a otros aspectos de nuestra vida cotidiana como lo es por ejemplo el uso de nuestro idioma. Un saludo Aroldo y felicitaciones por tu labor.

   alexis      alexvinales@hotmail.com      Cuba
   11.10.2011 - 9:52 am
Felicitaciones de antemano para este reportaje, pues me hace muy feliz, todavía poder escuchar ese refrán ,pues como se dice las demás áreas son verde ,pues como gaujiro, agradeceré siempre poder vivir en le verde y no dentro de tanta pocución y tanta falta de comprensión con repetto al medio ambiente,algún ellos querrán vivir tb en el verde , y sobre lo que el colega ha señalado sobre le lenguaje habanero,creo para eso necesitaríamos un reportaje sobre ese tema, pq nunca vi hablar tan mal el español, como los habanaeros, jajajjaja. Un cordial abrazo a los trabajadores Rebelde. Liberten a los cinco

   marcel      lowes4949@univision.com      cuba
   10.10.2011 - 8:46 pm
solo me gustaria comentar que precisamente en la capital es donde peor se habla el castellano en toda la isla y posiblemente en hispanoamerica. el acento habanero es simplemente muy chabacano.

   Richard Michel García Hidalgo      richardmichel@gmail.com      Cuba
   10.10.2011 - 7:23 pm
Aroldo García: Muy buen trabajo este. Mis felicitaciones sobre este artículo que ofrece al lector una agradable lectura, más si somos cubanos nativos "orientales". Sin embargo pemítame un par de acotaciones, y no lo hago con ansias de criticar, si no de enriquecer mejor este trabajo. Como asiduo fanático que soy a nuestro Deporte Nacional permítame decirle que a los guantanameros se les conoce mejor como "Los Indios del Guaso" y no como Salineros. Incluso en su uniforme llevan, en una de las mangas de la camisa, una insignia que simula un indio. Por otra parte, como nativo "oriental" que soy (específicamente de Las Tunas), en esta zona le solemos decir "Fongo" (No Fungo) a esa variedad de plátano que hace mención; incluso tambien muchos le decimos "Burro". Mis Saludos


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015