La hija de la Miel y el Guarapo

2011.09.01 - 15:47:53 / web@radiorebelde.icrt.cu / Juan M. Olivares Chávez

Trinidad puede enorgullecerse de su cultura viva y pujante.Autor: Kaloian Santos Cabrera

Trinidad, Sancti Spíritus, Cuba.- Como parte del proyecto “Nos movemos por la paz”, lanzado por la delegación de la Unión de Periodistas de Cuba en Las Tunas a los colegas del mundo, por el bienestar de la humanidad y la liberación de los Cinco a finales del pasado año, un grupo de reporteros intercambió el fin de semana último con los colegas avileños y espirituanos.

La visita a la Villa de la Santísima Trinidad, Hija de la Miel y el Guarapo, nacida en los primeros días de Enero de 1514, hace hoy 497 años, fue un momento muy especial.

Su clima, su cercanía al mar Caribe y la fertilidad de sus tierras, la convirtieron en una meta codiciada y quienes se establecieron en ella propiciaron, con la llegada del siglo XVIII, una expansión arquitectónica que dejaría su impronta para siempre, marcando a este sitio como una joya constructiva.

La arquitectura urbana, bien adaptada al calor tropical y a la reverberante luz del Caribe, se muestra en mansiones señoriales, parques e iglesias enclavadas en empedradas calles adoquinadas, donde se aprecian las balaustradas de madera, los grandes ventanales, las viviendas espaciosas con zaguanes y los balcones corridos como rasgos distintivos de sus construcciones.

La gente de pueblo atenta con su ir y venir, el vendedor de minutas de pescado, el acento de la emisora de radio que proyecta la imagen del entorno con todos los colores de la vida, las artesanías que nacen con la salida del sol en las calles y callejones adoquinados, las guirnaldas que invitan a protegerse del sol en el parque central y esas serpentinas que van tejiendo el Escambray que en momentos dejan aflorar el carso, como anunciado la existencia de cuevas.

Las primeras décadas del siglo XIX fueron de gran esplendor para Trinidad y el apogeo de la caña de azúcar la hizo aún más próspera, no obstante su arquitectura siguió respondiendo a los cánones identitarios del siglo anterior. Ya en 1827 existían en la villa, 56 ingenios con más de 11 mil 627 esclavos. Las viviendas llevaban, por entonces, amplios portales que remataban en arcos de medio punto, vidrieras de colores y rejas, que en Trinidad son un detalle relevante, por la belleza y monumentalidad de su forja.

Gracias a este esplendor de antaño, actualmente Trinidad cuenta con unos de los conjuntos arquitectónicos más perfectos, hermosos y de los mejores conservados de América, cualidad que la ha llevado a ser reconocida como la ciudad Museo de Cuba.

En su centro Histórico Urbano y el Valle de San Luis de los Ingenios junto a la famosa Torre Iznaga, muro centinela de un pasado y exponente del eclecticismo arquitectónico en la Isla, aún sobreviven ruinas de las obras y de los barracones donde eran amontonados los esclavos traídos de África, los cuales ostentan la condición de Patrimonio de la Humanidad, reconocidos como tal por la UNESCO desde 1988.

La casona Museo de la Torre Iznaga, vinculada a la historia de los acaudalados hacendados Alejo y Pedro Iznaga y la disputa amorosa de ambos por la misma joven, llevaron a los hermanos a edificar una obra cuya longitud en metros definiría la victoria. Alejo levantó la torre de 45 metros de altura, en tanto Pedro perforó un pozo de 28 metros de profundidad, del cual cuentan, que aún beben el agua de las fértiles cuencas subterráneas, los pobladores de la localidad.

Como sucede en las actividades caracterizadoras del Museo Memorial Casa natal del Mayor General Vicente García de Las Tunas, en Trinidad se preserva la bebida típica de la gesta independentista, elaborada a base de miel, limón y aguardiente, la Canchánchara mambisa.

En realidad este segmento de la geografía insular, hija de la miel y el Guarapo, La Villa de la Santísima Trinidad, es una verdadera Ciudad Museo a cielo abierto, que al menos a mí me dificultó describir en tan breve tiempo.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Luis orlando      jmorejon@uclv.edu.cu      Cuba
   05.09.2011 - 11:50 pm
Excelente crónica acerca de Trinidad, me encanta, es mi tierra y agradezco siempre que se refieran a ella de forma espléndida. Saludos


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015