Lucrecia, donde la luz y la belleza se distinguen (+Fotos)

2012.01.18 - 11:13:12 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida

Faro Lucrecia, Holguín, Cuba

Holguín, Cuba.- Desde el sitio donde me encontraba aquella noche de septiembre, hace apenas tres años, tenía la posibilidad de la comunicación inmediata y multilateral. A mi disposición, en una edificación debidamente guarecida, tres teléfonos, uno de ellos móvil, más una línea “de cuatro hilos” para la transmisión hacia Radio Rebelde que mantenía este punto absolutamente abierto y priorizado. Se acercaba imponente, amenazador, el Huracán Ike, y lo hacía precisamente por la zona norte oriental de Cuba.

Desde varios minutos antes mantuve sistemática comunicación con los especialistas basificados en el cercano radar meteorológico ubicado en una elevación al nordeste del centro de la ciudad de Holguín, ellos mismos me sugirieron mantenerla, para que Radio Rebelde, la primera en decir la verdad, pudiera ofrecer la información precisa. Faltaban escasos segundos para las nueve en punto de la noche cuando desde el radar, la voz fuerte del especialista, que aprecié impresionado me dijo solamente… “compadre, lo que tengo delante de mi en las pantallas es terrible, es como una gigantesca bola de fuego que está entrando a tierra cubana en este momento exacto por Punta Lucrecia, y agregaba una frase que me dejó impávido, tú eres de por allí cerca verdad ?...

Ni yo mismo podría determinar cuántas imágenes se me agolparon en la mente de un tirón, pues en efecto, conozco muy bien esa zona. Casi instintivamente solicité un pase lo más urgente posible, y enseguida nuestro colega Luis Izquierdo, quien conducía en ese momento la programación especial de Radio Rebelde interrumpió la transmisión y nos dio paso. Entonces, solo atiné a decir… “atención, atención compatriotas… El Faro de Lucrecia en Banes no irradia luz en este momento, sobre el se encuentra ahora mismo el huracán Ike que acaba de entrar a tierra cubana precisamente por allí… atención compatriotas, peligro sobre el Faro de Lucrecia y zonas cercanas, el huracán está sobre ustedes ahora mismo”.

Menos de 12 horas después, por el inmenso privilegio de representar a Radio Rebelde, formé parte del reducido grupo que a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Revolucionaria, pudo divisar desde el aire, los destrozos dejados en la zona por el devastador huracán. Impresionaba realmente comprobar la destrucción. Y entre los destrozos, lo que más impresionaba era precisamente la descomunal consecuencia de aquello que una horas antes el especialista del radar meteorológico sintetizaba al decir “lo que tengo delante en las pantallas es como una gigantesca bola de fuego”, literalmente dicho, la luz y el hermoso entorno de la zona estaban cubiertos ahora por un manto de doloroso gris.

En pie, solo el faro y la edificación aledaña. Por varios kilómetros a la redonda una especie de gigantesco incendio lo había destruido todo… viviendas, árboles, vegetación, y hasta miles de enormes piedras marinas estaban en tierra. Otra vez, aunque lamentable en esta ocasión el Faro de Punta Lucrecia, y sus alrededores, volvían a ser noticia.

Han pasado poco más de tres años ya, y en estos días he vuelto a Punta de Lucrecia. Por el camino… bueno, lo que se dice camino o carretera hasta allí nunca hubo, pero el paso de algunos vehículos, y hasta de las personas, lo fue delineando durante años. Entonces, por el camino, dada la explicación, se comprueba el reverdecer integral de todo el entorno, y ese solo detalle ya ampara una excursión a ese hermoso sitio.

Se llega a través de dos rutas principales, las dos con punto de partida en la ciudad de Banes. Una tomando por la costa después de pasar por la playa Puerto Rico Libre, donde por cierto radica una acogedora Base de Campismo Popular; y la otra, también con salida desde Banes por terraplenes que pasan por los poblados de Los Ángeles, Río Seco, y otros pobladitos rurales, al final, la costa, y como punto de referencia precisamente el imponente Faro, que se ve desde bien lejos.

El Faro de Lucrecia atesora innumerables capítulos de una historia centenaria. Para unos cuantos, por cierto, salpicada hasta de leyendas que tienen que ver con un famoso tesoro pirata escondido, y jamás encontrado, en una zona cercana, difícil y pedregosa, llamada La Breña.

  
Comillas de Textos
  

Técnicamente, la valoración principal de la instalación radica en que sirve de segura guía luminosa, para naves marítimas y aéreas, emitiendo un destello de luz blanca cada cinco segundos, y a una altura de 40 metros. Con unas 45 millas de alcance luminoso actualmente, casi tres veces más que al inicio de sus funciones, cuando solo llegaba a unas 18 millas de alcance. Está incluido, por tanto, en la relación de faros más importantes del mundo".

  

Técnicamente, la valoración principal de la instalación radica en que sirve de segura guía luminosa, para naves marítimas y aéreas, emitiendo un destello de luz blanca cada cinco segundos, y a una altura de 40 metros. Con unas 45 millas de alcance luminoso actualmente, casi tres veces más que al inicio de sus funciones, cuando solo llegaba a unas 18 millas de alcance. Está incluido, por tanto, en la relación de faros más importantes del mundo.

La ubicación de su estructura, en una costa baja y colmada de arrecifes, donde se hacía imprescindible la señalización, cerca de la inmensa Bahía de Nipe, y de la Bahía de Naranjo, en el sitio más sobresaliente de Playa Larga, al norte oriental de Cuba, territorio que pertenece actualmente al municipio de Bnes, fue precisada a mediados del siglo diecinueve, y ya a fines de mil ochocientos sesenta y uno, comienzan los trabajos constructivos. Consta que las piedras necesarias se extrajeron de una cantera cercana, el agua desde una distancia de 10 kilómetros, y la madera desde bosques localizados a distancias parecidas.

Asociada a la construcción, se produjo otro significativo hecho, también pintoresco, que forma parte de la historia común: Para trasladar los enormes bloques de piedra, cuyo peso suma varias toneladas, desde el lugar de su extracción hasta la obra se hizo necesaria la construcción de un rústico ferrocarril arrastrado por bueyes y cuyos carros rodaban por carriles de madera.

La base del faro es octagonal hasta un alto aproximado de once pies; toda la estructura de la torre es redonda, con un corredor en los altos que circula la cúpula. La altura de la torre es de 121 pies. La primera farola y la máquina utilizada por este gigante de la señalización marítima fueron fabricadas en París, capital de Francia. En su interior, el faro acoge a una escalera de caracol de 168 peldaños, algunos confeccionados de piedra caliza y la mayoría de hierro fundido. Estos escalones conducen hasta la cúpula donde permanece la moderna cámara de iluminación, sustituta de otras anteriores de menos posibilidades tecnológicas. Hoy día sigue siendo un enigma para los especialistas la mezcla utilizada para pegar los enormes bloques de piedras, que pesan varias toneladas, y los medios utilizados para elevarlos a lo último de su cúspide.

En la edificación contigua a la estructura del faro propiamente dicha, se ubican las dependencias de comunicaciones, electricidad, hospedaje, y hasta una pequeña sala de historia con objetos y fotografías relacionados con la construcción de esta obra.

Con la inauguración del Faro de Lucrecia se produjo una coincidencia histórica. Sus primeros destellos luminosos fueron emitidos el mismo día, 10 de octubre de 1868, en que se producía la liberación de los esclavos de Carlos Manuel de Céspedes, y su levantamiento en armas por la libertad de Cuba. Por cierto, los propios soldados del ejército mambí, destruyeron poco después el equipo de iluminación del faro a fin de impedir la navegación de los barcos de la marina española.

Lucrecia sigue siendo un lugar extraordinariamente hermoso, con un paisaje natural modificado muy poco por la obra humana. Las cálidas aguas del Océano Atlántico llegan a la costa en rollos de olas, entre las que revoletean manadas de gaviotas en busca de alimentos, llenando de sonidos peculiares los contornos de esta zona verdaderamente extraordinaria.

Impasible desde hace 143 años a la furia de la naturaleza. Resistió con gallardía y fuerza los poderosos vientos del huracán Ike que superaron los 300 kilómetros por hora aquella noche terrible de septiembre de 2008, y logró recuperarse.

Los mismos caminitos hechos hace lejanos años por los vehículos y las personas, siguen llevándonos hasta el Faro de Lucrecia, uno de esos sitios emblemáticos de la geografía cubana, donde la luz es su razón de ser, y la belleza su constante.

Faro Lucrecia, Holguín, Cuba

Faro Lucrecia, Holguín, Cuba

Faro Lucrecia, Holguín, Cuba

Carguero visto desde Faro Lucrecia, Holguín, Cuba



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   YANET RICARDO AVILA      ryanet65@gmail.com      CUBA
   18.05.2016 - 4:39 pm
ME ENCANTA ES LUGAR, LEI EL ARTICULO Y ME PARECIO FENOMENAL, ESE LUGAR ES INCREIBLE, DE CHIQUITA IBA MUCHO Y TOMABA UNAS VACACIONES DE UN FIN DE SEMANA, PUES MI TIO FUE TORRERO DE ALLI, MIGUEL CHACÓN Y ACTUALMENTE OTROS DE MIS TIOS TRABAJAN MUY CERCA DE ALLI, PUES SON PESCADORES. ES UN LIGAR ENCANTADOR Y PARA LOS QUE NO HAN IDO HAY UNA PLAYITA CERCA QUE ESTA MUY BUENA SE LAS RECOMIENDO. SALUDOS.

   Rosileydis Ricardo      rosileydis-ricardo@fh.uho.edu.cu      Cuba
   14.10.2015 - 3:16 pm
El artículo esta muy bueno porque sirve de fuente bibliográfica sdemás de describir muy bien al faro y sus alrededores.

   Yadier Ayuso      yadier@estudiante.hlg.sld.cu      Cuba
   07.04.2014 - 5:28 pm
EL ARTIDULO ES MUY BUENO PORQUE DESCRIBE DETAYADAMENTE TODO LO REFERENTE AL FARO ASI COMO LA BELLA GEOGRAFIA DEL CABO DE LUCRECIA ,ES DE VERDAD BELLA ,YO HE ESTADO EN BARIAS OCACIONES EN ESTE CITIO MONUMENTO NACIONAL QUE PARA MI DEBERIA SER UNA JOYA DE LA ARQUITECTURA CUBANA .

   PEDRO      SILVA.YULIE@GMAIL.COM      USA
   23.11.2012 - 8:51 pm
MUY LINDO ARTICULO LE PUEDO COMENTAR QUE EN EPOCAS DE LA REPUBLICA ,UN MARINO CAMINABA POR LA BARANDA DE LA CUPULA ,ALGO MUY PELIGROSO Y LO HACIA PASADO DE COPA .GRACIAS

   Ernesto Chacón Cruz      echacon@ucp.ho.rimed.cu      Cuba
   02.07.2012 - 7:37 pm
Está muy bueno el artículo. Creo que es importante que le hagan honor al lugar porque es muy lindo y presta un servivio importante. Yo soy hijo del torrero que enfrentó al huracán IKE, mi papá está muy orgulloso de trabajar en este faro, ha sido parte de su vida, en el faro papi nos hizo a todos los hermanos, se puede decir que llevamos información genética del faro. jajajaj Saludos todos. Ernesto

   bee      alfonsinaalmar.cine@gmail.com      argentina
   21.01.2012 - 6:08 pm
hola, una consulta, hay un faro tambien en gibara? o acaso puede verse el faro lucrecia desde gibara? graicas! saludos


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015