Mis encuentros con Fidel

2016-07-20 22:16:46 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela García

Fidel con Jorge Enrique Mendoza en el diario Granma.

A propósito del próximo cumpleaños 90 del Comandante en Jefe Fidel Castro el 13 de agosto, Radio Rebelde entrevistó a lídice Valenzuela, profesional del periodismo durante más de tres décadas, para conocer acerca de los encuentros sostenidos con el líder de la Revolución Cubana durante sus años de reportera, testimonios devenidos joyas que merecen ser contados.

“En el antiguo Capitolio Nacional hubo una gigantesca exposición sobre la Unión Soviética. Como siempre busqué la manera de acercarme a Fidel lo más posible, interesada en escuchar lo que hablaba con el guía de la exposición y la traductora”.

“ Realmente no había posibilidades de entrevistarlo o cogerle declaraciones, pues ese día los guardaespaldas estaban más celosos que nunca. Pero en una vuelta Fidel me preguntó, sin más ni más, qué me parecían los zapatos en exhibición. Y yo le dije, la verdad . Comandante es que no me los pondría. Y a pesar de sus escoltas, que ya me habían advertido, en un santiamén estuve a su lado- de este momento existen fotos en Prensa Latina; sonriendo me preguntó el por qué y le respondí: “ Pues porque con este trabajo no se puede andar en esos tacones”. Ah, es por los tacones-me dijo-, Y ahí llegaron los guardias. No pudimos hablar más.

Luego estuve en varias coberturas donde él se encontraba, en Palacio, y en otros lugares, como el día que inauguró junto a Gabriel García Márquez la escuela de cine de San Antonio de los Baños, pero hablar directamente con él, solo en 1995, en Montevideo, Uruguay, donde cumplió una visita oficial.

“Mis días en Granma habían quedado atrás- afirma-; trabajaba entonces como corresponsal de Prensa Latina en Brasil. Una orden llegó: viaja a Montevideo para reforzar la cobertura, que habrá una visita importante. Era Fidel, que cumpliría una visita oficial por invitación del entonces Presidente de la República, Julio María Sanguinetti”.

“Era su segunda estancia en Montevideo, la primera fue en mayo de 1959. Había un invierno fuerte que se hacía sentir doblemente en el aeropuerto de la capital uruguaya”.

Lídice Valenzuela García, profesional vinculada al sector periodístico desde hace más de tres décadas quien en varias oportunidades sostuvo encuentros con el líder de la Revolución Cubana

Lídice continúa el hilo de sus pensamientos y dice: “Hacía menos de 10 grados cuando Fidel se asomó en la puerta del avión. Lo esperaba una roja alfombra. Me encontraba apretujada entre dos colegas porque el frío me mataba, y podía ver la alta figura de Fidel, cuando pasaba frente a mi, solo, vestido de verde olivo, tan elegante.

Entonces, en uno de esos arrebatos que una ni sabe de dónde salen, en medio de los flashes y el empuja- empuja de mis colegas, metí un grito de Viva Cuba, Viva Fidel, que hizo que el Comandante me mirara fijamente, sonrió, y me saludó con la mano. Jamás le pregunté si me había reconocido. Era imposible con tanta bufanda y gorro”.

Horas después -cuenta-, vuelvo a encontrármelo, ya en el calorcito artificial del hotel sin lujos donde se alojaba. Iba a encontrarse con el presidente Sanguinetti cuando virtualmente nos tropezamos en la puerta del hotel, por donde esperaba que pasara. Me dijo, con su voz bajita e íntima: “Yo te conozco, estabas en el aeropuerto”. Le dije: sí, y me perdona la gritería.

Entonces, con su generosidad que lo distingue, me pasó la mano por el hombro ante el asombro de su guardia personal y me susurró: “ Sabía que eras cubana, aunque no me lo has dicho, y a ti yo te conozco de otra parte. Me preguntó que hacía allí y le expliqué, pero sin recordarle nuestro primer encuentro. Bueno, pues mira, te voy a dar un mensaje para el pueblo de Cuba. Le puse la grabadora. Habló poco, lo que quiso, y con su sonrisa simpática se despidió con un “nos vemos pronto”.

“El pronto fue a la siguiente mañana cuando él colocaría una ofrenda floral ante el monumento al prócer José de San Martín en la plaza montevideana repleta por cientos de personas. No se cómo pero varios periodistas estábamos muy cerca. Y cuando dio la vuelta luego de colocar las flores, me miró significativamente y siguió su camino”.

Aquellos días no eran para dormir -afirma Lídice-, Fidel seguía a hacer lo mismo ante el busto de José Martí, a cuadras de la plaza. Las personas corrían con fuerza entre las dos plazas para no perderse nada de aquel personaje vestido de traje negro, con una bufanda roja, que parecía un gigante.

Mi colega Burgos, el corresponsal fijo en Montevideo corría más que yo, pues allá no había auto de la oficina, y era imposible moverse en cualquier tipo de vehículo. Así que a correr. Cuando llegamos allí ya Fidel estaba. Entonces hizo un aparte con nosotros, y empezó a conversar, casi en un monólogo sólo interrumpido por alguna que otra pregunta, sobre la valentía de Sanguinetti de invitarlo a Uruguay, de la acogida de la población, muy fidelista y muy revolucionaria. Le pregunté por Cuba, por la situación económica, por el período especial y tuvo la gentileza de responderlo todo. Al día siguiente, estábamos a todo despliegue en Granma.

“ La última vez que lo vi en Montevideo fue en una recepción de despedida que le ofrecía el Mandatario uruguayo. Había más de 100 personas rodeándolo, pero entre el empuja empuja llegué a su lado. En un momento, me dice: Aquí hay un calor de infierno, o es idea mía. No, Comandante, estoy tan sofocada que me van a ahogar entre tanta gente. La respuesta fue, Ya me voy, sal, que tienes la noticia”.

“Nuestro último encuentro ocurrió en Brasilia, la capital de Brasil, en 1999, donde hablé con él 50 minutos sobre temas exclusivos de economía. Para ese entonces me encontraba de corresponsal de PL en Brasil. Lo esperé en el hotel donde se alojaba hasta que regresó de una entrevista con el Presidente Fernando Henrique Cardoso. No había más periodistas. Se habían ido al Palacio de Planalto a tratar de conversar con el Comandante.

Saqué la grabadora, y le dije que era cubana, de Prensa Latina. Entonces, como si no me creyera, me dice, Pero no me digas… eso lo sé, si ya te encontré en Uruguay, y en otros lugares. Como pude saqué la grabadora y cuando me di cuenta ya me tenía las dos manos agarradas, y casi no podía moverme, temblando de que se fuera a acabar la cinta. En un movimiento rápido saqué una mano para verificar. Y ahí entre preguntas y respuestas sentimos un tropel. Eran los reporteros de otros medios que se enteraron de la conversación. Ahí terminamos nosotros. Lo volví a ver en Minas Gerais, pues volví a Cuba en un vuelo chárter del Comandante y su delegación. Hablaba con un grupo de estudiantes. Pero la cantidad de guardias que lo rodeaban era tal, que le dije al vicepresidente de Prensa Latina: Mira, ya acabé, lúchale la entrevista al Comandante. Hasta hoy no lo he vuelto a ver”.

Así finalizó Lídice Valenzuela García, la entrevista ofrecida en exclusiva a la página web de Radio Rebelde en la que narra los aspectos más significativos de sus encuentros con Fidel realizados durante su trayectoria periodística de más de tres décadas, y que hoy cobran vigencia al celebrarse el próximo 13 de agosto, el cumpleaños 90 del líder de la Revolución Cubana.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   sofia      sofia68@hotmail.com      cuba
   21.07.2016 - 6:52 pm
Bonita historia. Solo he podido verlo de lejos, en la Plaza o por la televisión, pero de seguro tenerlo tan cerca debe ser dificil de olvidar. Dicen que era un hombre que impresionaba por su estatura, la fuerza de su palabra. Felicidades a esta periodista por el privilegio de haberlo conocido y compartir sus experiencias


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015