Natalia Herrera de Cuba

2010.08.30 - 08:39:46 / web@radiorebelde.icrt.cu / Astrid Barnet Rodríguez

La Habana, Cuba.- Don Fernando Ortiz dijo en una ocasión que:”Lo cubano es un ajiaco y, para cocerlo, hace falta el fuego, la pasión de Prometeo…”

Y esta pasión, desprendida a mares (sin lugar a dudas) figura en el carácter de una de las más destacadas exponente de la Cultura cubana: la actriz y cantante: Natalia Herrera Díaz quien, con 87 primaveras a su haber, además de mantener una maravillosa imagen física y de sentirme muy bien para continuar trabajando, pues “no padezco de nada”, como nos recalcó, posee un carácter que en lenguaje de buen cubano calificaríamos de chispeante, comunicativo y... (¿Por qué no?) Atrevido.

“Comencé a trabajar en el teatro hace un tiempito, a los ocho años de edad…--así que ve meditando y sacando tú los años…Ahora tengo 87, te repito--, quien me condujo a él fue mi hermana mayor, Berta, quien trabajaba por aquel entonces en la compañía de comedias del maestro y director de teatro, Pedro Salvá, explica.

“Mi familia y yo vivíamos en aquel entonces en la calle Concordia entre Oquendo y Márquez González, una zona bastante concurrida de esta capital; y la compañía de Salvá trabajaba mucho por la zona habanera de la Víbora –en el Teatro Apolo--, Marianao y en otras provincias del país. Así con ocho añitos y, de la mano de mi hermana, hice mis primeras presentaciones en el ámbito teatral, haciendo el papel de una niña malcriada que cantaba y bailaba.

“Después con catorce años de edad, continúa, debuté en la Corte Suprema del Arte, que dirigía Miguel Gabriel, destacado empresario dueño de la CMQ de aquella época y que estaba al frente de los aficionados. Recuerdo que era un viernes y que allí canté la popularísima Cachita  y gané el primer premio; al día siguiente, me llama el maestro David Rendón y me pregunta: --¿Tú no te aprenderías Chivo que rompe tambó…Le respondí: Maestro, yo no me lo sé pero, si usted me lo enseña… Y me dijo: --Bien, ¿lo podrías cantar esta noche? --¡!Cómo no, enséñemelo...!! Y ahí quedó todo.

“Cuando llegó la noche empecé cantando la primera parte y, de buenas a primeras, me viré hacia el pianista y le dije: --David… rumba, rumba…Porque se me había olvidado la segunda parte. Así metí mi rumba y gané nuevamente el primer premio. Fue un exitazo tal que me hicieron Estrella Naciente. Este era un premio consistente en la realización de un viaje por toda la Isla con un acompañante y con todos los gastos pagados.

“Poco tiempo después y, con catorce años de edad, me inicio como comediante, a partir del papel de Candelaria, en el programa radial Rincón Criollo, patrocinado por el cigarro Regalías El Cuño.

“En aquel entonces, trae a su memoria nuestra entrevistada, mi mamá pertenecía a un grupo de dramaturgia en el Teatro Martí dirigido por Julio Gallo, un magnífico actor cubano. Recuerdo que un día mi mamá me lo presenta y comenzamos a conversar. Cuando concluimos, Julio se dirigió a mamá y le observó acerca de mí:

“--Ahí tienes a una mulata del teatro bufo. Su mejor academia va a ser cuando visite un solar…fijarse bien en el habla, los gestos, la forma de conducirse de las mulatas que lo viven o frecuentan y, adaptar todo esto, a su carácter”.

“Y eso fue lo que hice. Frente a mi casa existía un solar y yo me paraba todos los mediodía a observar cómo hablaban y gesticulaban todas aquellas negras y mulatas chusmas, muy graciosas de carácter. No olvido una ocasión en que una de ellas iba caminando por una acera y se encuentra con otra al frente, y le pregunta: --¡!Eh!! ¿Cómo amaneciste mi socia? La otra le responde: --Aquí mija, en la bobería. Viviendo una bacteria. En aquel momento miré a mi tía fijamente, y le pregunté: “--¿Ella sabe lo que está diciendo? ¿Vivir como una bacteria? ¿Qué es eso, por tu vida?”.

“Así, y con todas aquellas imágenes costumbristas es que surge la mulata chusma del teatro bufo”.

Con el tiempo Natalia ya sería no sólo una actriz buscada por su histrionismo y profesionalidad, sino también por su frescura, sencillez, camaradería, y su infinita solidaridad hacia otros artistas jóvenes y noveles.

“Trabajé en todas las estaciones de radio de este país, fui además fundadora de la televisión, haciendo siempre el rol de mulata cubana, con los mejores libretistas de cada época. Mi mente rememora en estos momentos a Arturo Liendo, Marcos Behmaras, Núñez Rodríguez, Carballido Rey.

“Hice mucha radio en CMQ –ubicada en un inicio en las capitalinas calles de Monte y Prado--, después en Radio Liberación; al igual que trabajé mucho en la emisora Cadena Azul. En esta última, su dueño, Amado Trinidad Velasco contrataba a todos los cómicos de Cuba. Era la emisora que mayor número de cómicos tenía”.

Natalia destaca que su etapa más sobresaliente como actriz “han sido todas porque, menos a los países asiáticos, he viajado casi el mundo entero. Puedo decirte que las únicas cantantes cubanas quienes, hasta la fecha, han logrado actuar en famosos cabarets norteamericanos como los de Las Vegas, y con una amplia repercusión publicitaria, fuimos: Alba Marina, Juana Bacallao y ésta que está aquí.

“En el caso mío, cantaba boleros y luego llevaba al público a realizar un guajeo para que cantara, batiera palmas y bailara…Si había que bailar rumba, yo lo hacía y …te digo, muy bien que lo hacía”.

Un país de humoristas

Indagamos: En tu carrera, ¿has tenido algún papel o libreto que te haya disgustado o te haya resultado desconcertante?

“Todos los papeles me han gustado y todos los programas los recuerdo con mucho cariño. Incluso, muchos que realicé de prestigiosas obras musicales cubanas como Cecilia Valdés y María la O. Lo vernáculo me ha llegado siempre (¡!y muchísimo!!), como mulata chusma que canta y baila. En esos roles no olvido nunca programas televisivos como el de los cómicos Garrido y Piñero. Con Piñero tuve una experiencia, simpática y didáctica a la vez, en una ocasión. No olvidaré que me dijo en relación con los guiones televisivos:

“—Mira, nosotros cogemos el libreto, lo leemos, tomamos la idea principal, salimos y decimos lo que nos da la gana. Así que puedes decir lo que tú quieras que nosotros siempre te vamos a responder.”

“Y eso fue lo que hice en cada uno de los programas que realicé junto a ellos. Tengo una mente tan ligera que cualquier cosa que me digan, la contesto al momento. Y se lo agradezco a Garrido y Piñero, en especial, al gallego Piñero.

“Después hice varios programas de televisión junto al cómico argentino Pepe Biondi; con Lita y Cholito (Lita Romano y Armando Soler); junto a la inolvidable Rita Montaner, y con los hermanos Eloísa y Guillermo Álvarez Guedes (Rita y Willy), entre muchos otros”.

¿Y…aquel programa de la década de los setenta del pasado siglo, San Nicolás del Peladero?

¡!San Nicolás del Peladero!! Lo guardo en mi mente y en mi corazón con muchísimo amor. ¡No eres capaz de imaginarlo…! Aquel programa –que paraba al país un día a la semana.., reunió a inolvidables actores y actrices de la radio y la televisión cubana, gracias a la iniciativa y talento de su director Carballido Rey. Actores y actrices (como digo yo) de primera fila. Recuerdo a Enrique Santiesteban (en su papel de alcalde del pueblo), a María de los Ángeles Santana, (la alcaldesa Doña Remigia), a mi insustituible amigo Enrique Arredondo (Cheo Malanga, el guapo…de quien yo era su esposa) --y de aquella salida que yo tenía siempre con él de ¡!Oye, jutía!! Sale, sale, que tú no eres guapo a nada!!. Yo era también la querida del chulo del pueblo: Carlos Moctezuma. A Carlos lo conocí desde antes de nacer, en la barriga de su mamá; éramos vecinas del mismo barrio. En San Nicolás…él me llamaba Mamichuli. Todos, hacíamos del chiste y de la “morcilla” algo espontáneo, sencillo, fluido.

Apunta que otro programa cómico muy difundido en igual época fue Detrás de la Fachada, con las conducciones de los inolvidables Cepero Brito y Consuelo Vidal.

“Ambos programas reunieron actores y actrices que habían pasado exitosamente por las tablas y que no sólo eran capaces de las mejores "morcillas'', sino que --sobre todo en el caso de San Nicolás del Peladero-- habían logrado rescatar los tipos del desaparecido Teatro bufo cubano”, subraya.

“El director de televisión a quien más amo es a Abel Ponce. Trabajo con él desde que era camarógrafo hace años atrás, y nunca me ha olvidado para la realización de algún papel dramático. En la actualidad, siempre me propone trabajar en el policiaco televisivo Día y Noche, y en todos los programas que se le presenten”, destacó para agregar seguidamente, con cierto pesar, que “desde el punto de vista artístico he perdido a valiosísimos compañeros de trabajo y a magníficas personas, porque todos eran seres humanos desprovistos de sentimientos negativos. Cuando se aplaudía en el teatro a algún compañero en específico, ese aplauso era para todos y con mucha felicidad”.

¿Qué opinión tienes acerca del humor cubano en la actualidad?

“Existen muy buenos cómicos. Algunos que tienen escuela y otros que poseen bis cómica porque nacieron con ella. Por ejemplo, Doimeadios y Orlando (Mariconchi), son maravillosos compañeros; muy ligeros, espontáneos y muy respetuosos en sus actuaciones. Me gustan también las actuaciones (¡!muy naturales!!) de Quique Quiñones, Rigoberto Herrera y de Geonel Martín (Gustavito y El Secretario).
 ¿Qué más esperas de la vida?

Todo lo que estoy viviendo. Soy una mujer feliz junto a mi hijo Lazarito, de 43 años de edad. Nos queremos muchísimo”.

En las paredes de la sala del apartamento donde reside esta cubanísima artista, se muestran platos, cuadros de pinturas famosas y diplomas que ameritan su indiscutible labor durante muchos años. Entre ellos, el que le otorgara el Ministerio de Cultura y la Televisión cubana (2005) por la Obra de toda la Vida y su meritoria y destacada contribución al desarrollo de la Cultura cubana.

Una Obra repleta de cubanía, ese fondo profundo que condiciona actitudes, aspiraciones, sentimientos, modos de ser y de vivir y, sobre todo, esa compleja amalgama que conforma lo más profundo de la mentalidad cubana. Profana, libérrima, alegre, fuerte, retadora y siempre situada en el límite de todos los límites. Esa es Natalia Herrera Díaz. Natalia de Cuba.
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Nelson pena      Chino-2424@gmx.de      Alemania
   05.02.2011 - 3:53 pm
fantastica nuestra querida natalia herrera!!! tuve la oportunidad de trabajar con ella en la cecilia valdes yse el talento y la calidad humana de esa brillante estrella del bufo que dios la bendiga.

   Yurixander perez Derz      yurixander@ipihlg.rimed.cu      Cuba
   01.11.2010 - 8:38 am
Hola a todos les envio un saludo muy especial por la labor que realizan gracias a todos por estar firmes a nuestra patria quisiera enviar un saludo especial a mis amistades del Ipi de holguin gracias


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015