Para algo somos los amigos: ¿no?

2013.07.22 - 11:56:43 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela García

Babo se comporta de forma amigable, y cuando crecen un poco, hasta les permite que se les suban a la cabeza sin protestar. Foto: Teresa Valenzuela
Babo se comporta de forma amigable, y cuando crecen un poco, hasta les permite que se les suban a la cabeza sin protestar. Foto: Teresa Valenzuela

Los gatos que ven en las fotos los unió la vida; son hijo y madre; ah, y viven en mi casa; el amarillo es Babo, de apenas un año de edad, y a su lado está la moteada, a la que pusimos por nombre Embarazada porque casi todo el tiempo está esperando familia, que por lo general son hembras.

Dos meses atrás aproximadamente, trajo al mundo seis féminas, que por suerte quiso quedarse con todas, una amiga de Guanabacoa que tenía una avalancha de guayabitos -ratones pequeños-, en su casa; así se les pudo asegurar un techo y comida, además, de trabajo para el futuro.

Los recién nacidos tenían todos los colores en el cuerpo; combinados algunos, y otros de uno solo, debido a que Embarazada tuvo relaciones amorosas con un grupo numerosos de felinos que cada noche se daban cita en las cercanías del apartamento y techos aledaños, con los consabidos combates.

Entre los dos animales existe una gran amistad que se manifiesta con hechos concretos: cuando ella pare, se comporta como una madre amorosa, sólo la primera semana; con más seguridad, los diez primeros días del alumbramiento, en que independiza a sus descendientes; entonces vuelve a su rutina, de estar acostada en uno de los sillones de la sala, cazar lagartijas en el patio, o elegir a los galanes más atractivos del vecindario para próximos amoríos.

Sin embargo, cuando se ausenta, los pequeños no quedan abandonados a su suerte, porque Babo asume con seriedad el rol de un padre responsable; entonces sucede algo inusual y curioso: se acuesta en medio del grupo para darles calor, acariciarlos, y acompañarlos durante las horas que sean necesarias, sin manifestar descontento alguno; ella vuelve sólo un breve tiempo en el día, para amamantarlos hasta que les comienzan a salir los afilados dientes.

Babo se comporta de forma amigable, y cuando crecen un poco, hasta les permite que se les suban a la cabeza sin protestar. En verdad resulta grato observar esa acción que habla de solidaridad y ternura. Si se sigue la secuencia de su comportamiento en las fotos, pudiéramos pensar que nos dice con determinación: “Caballeros, para algo somos los amigos: ¿no?”.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   AMBAR PEREZ      perez.am@tiscali.it      ITALIA
   16.11.2013 - 3:30 am
A VECES LOS ANIMALES SUELEN SER MEJORES K LOS HUMANOS!! ES VERDAD, EN NUESTRO PAIS LA MAYORIA NO RESPETA A LOS ANIMALES, LOS MALTRATAN, LOS BOTAN A LA CALLE,LA CULTURA DE 1 PAIS SE VE DE COMO PROTEJEN A SU FLORA Y FAUNA, DESGRACIADAMENTE ESTA CULTURA EN CUBA PARA MUCHOS NO EXISTE!

   Ana María Rodríguez Gil      anita@epiniq.alinet.cu      Cuba
   27.08.2013 - 10:58 am
Gracias por divulgar esta curiosidad, que para muchos es increíble, sin embargo para los que conocemos bien a los gatos sabemos que es parte de su naturaleza solidaria. En nuestro país la mayoría de la población no conoce bien a los gatos y existen falsos y desagradables mitos sobre ellos.Por favor divulguen más sobre ellos.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015