¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…? (+Fotos)

2017-05-25 15:34:57 / web@radiorebelde.icrt.cu / José M. Correa Armas

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?
¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…? Fotos: José M. Correa

El Paseo del Prado de La Habana es uno de los espacios urbanos más singulares y atractivos de la capital cubana. Su primer nombre fue el de Alameda de Extramuros o de Isabel II, por hallarse afuera de las grandes murallas que cercaban la ciudad.

A Felipe de Fons de Viela, Marqués de la Torre, quien fue nombrado Capitán General de la Isla por el rey Carlos III, se le considera como el primer gran urbanista de la ciudad. El Marqués se empeñó en dotar a La Habana de un Teatro, la Casa de Gobierno y un Paseo.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

Ese paseo fue la Alameda de Paula, llamado así porque frente a uno de sus extremos se levantaba el Hospital de San Francisco de Paula. Su construcción se inició en 1772.

Pero, el Marqués de la Torre no solo construyó la Alameda. También en 1772 dio inicio a las obras del Paseo del Prado, mejorado y embellecido en épocas posteriores.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

Prado ha tenido varios nombres: Paseo del Prado, Alameda de Extramuros, Alameda de Isabel II, Paseo del Nuevo Prado, Paseo del Conde de Casa Moré y Paseo de Martí, que es su nombre oficial.

Habitualmente se le ha llamado simplemente, Paseo del Prado o Prado, nombre este que obedece al parecido del Paseo habanero con el madrileño que corre entre la fuente de Cibeles y la estación ferroviaria de Atocha, en la capital española.

Hacia 1841 ese Paseo se convierte ya en el centro de La Habana. La Plaza de Armas desplazó a la Alameda de Paula como lugar de preferencia. Y el Prado a su vez desplazó a la Plaza de Armas, por su mayor extensión y amplitud.

La estructura del Prado ha permanecido inalterable a través de los años. Sin embargo, su parte central era de tierra; no estaba pavimentada, aunque sí lucía árboles frondosos en sus bordes.

Durante las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, las clases pudientes construyeron sus mansiones en el Paseo del Prado. Cuando las abandonaron para asentarse en el Vedado y en los nuevos repartos del oeste de la capital, sobrevino una invasión de comercios de lujo, dedicados en lo fundamental al turismo, seguida de otra de oficinas, hoteles, y cafés.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?


Hoy el Paseo del Prado sigue siendo un lugar de atracción no solo para los visitantes foráneos, sino para los cubanos de cualquier parte del país.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

La Fuente de la India o de la Noble Habana, es una representación donde figura la imagen de la mítica india Habana, esposa del cacique Habaguanex, regente de la zona antes de la llegada de Colón, del cual se cree que toma el nombre la capital de Cuba. Está ubicada en el extremo sur del Paseo del Prado, a unos 100 metros del Capitolio. Fue diseñada por el arquitecto Giuseppe Gaggini bajo el mandato del Conde de Villanueva don Claudio Martínez de Pinillos. Construida con mármol blanco de carrara, tiene una altura de tres metros.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

El Prado fue la primera calle asfaltada en La Habana, un verdadero suceso para la época, de ahí que se incorporó el automóvil en sus paseos. Al construirse en 1929 el Capitolio de La Habana se eliminó una sección del Paseo y se remodeló la que se mantuvo.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

Ocho apacibles y hermosos leones, son fieles guardianes en el Paseo del Prado habanero, a la vez que son testigos silenciosos de lo que acontece a su alrededor.

La Habana era el puerto más importante para España en el Nuevo Mundo, por lo que era necesario protegerlo de corsarios y piratas. Entonces se decidió fortificar la bahía y se compró cientos de cañones para proteger y defender la ciudad, en fortalezas como el Castillo del Morro.

Durante la etapa neocolonial, en pleno siglo XX, se comprobó que los cañones ya resultaban obsoletos, por lo que se funde su bronce y se utiliza para crear las esculturas de los leones. En 1928, el Presidente de Cuba encargó el escultor francés Jean Puiforcat y al también escultor cubano y fundidor de bronce Juan Comas, a esculpir los leones a gran escala para ser colocados a lo largo del Paseo.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

Los Leones siguen ahí y se han convertido en símbolo de La Habana.

Dos de ellos se levantan majestuosos y firmes en el extremo norte de la vía, por la calle San Lázaro y frente al Malecón habanero, junto a la estatua del poeta Juan Clemente Zenea.

Ciertamente, en el período 1928-1929 se decide la imagen definitiva del emblemático Paseo que ha llegado al presente: se construyeron bancos de piedra con respaldo y base de mármol, se colocaron elementos ornamentales como copas y ménsulas en profusión a lo largo del Paseo, se colocaron las farolas artísticas de hierro y los leones de bronce sobre sus pedestales que lo custodian. El paseo central se pavimentó con un bello piso de terrazo. Al construirse el Capitolio se integran las áreas exteriores del mismo al Paseo del Prado, a la Plazoleta de la Fuente de la India y al Parque de la Fraternidad.

En la actualidad, el Paseo del Prado se extiende desde la Fuente de la India y el Parque de la Fraternidad hasta el Malecón, atravesando las zonas más concurridas de La Habana Vieja y a tan solo una manzana de la Calle Industria, que marca el límite con Centro Habana.

El Prado sin sus Leones, sería como La Habana sin su Malecón.

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?

¿Qué sería del Prado habanero sin sus leones…?



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   alina hilda      alinahilda@nauta.cu      Habana - Cuba
   30.05.2017 - 1:28 pm
preciosas imagenes, eres buen fotografo, gracias por compartirlas me encanta la fotografia. linda la Habana y su Prado.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015