Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad (+Audios y Fotos)

2018-01-07 10:44:00 / web@radiorebelde.icrt.cu / Alejandro Rojas

Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad
Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad. Fotos del autor

Samuel Formell es una de esas personas que abre las puertas de su casa y te invita a pasar, te brinda un café y luego, su perro mediante, te hace sentir como un amigo de toda la vida en la sala de su casa.

Aun cuando de pequeño, Sami o Samuelito, como le conocían sus amigos y familiares tenía por pasiones carreras totalmente distintas, escapar de la música en un hogar musical es casi imposible.

Por eso ahora, al frente de Van Van, la orquesta de música popular bailable por excelencia de la Isla, promueve el legado musical de su padre, con las influencias de su madre y los valores familiares que tanto defiende. Conozcamos un poco más al músico, al hombre…

Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad

Samuel, ¿cómo es que la música llega a ti?

Mi padre no quería que lo hiciera, antes de decidirme por estudiarla, la primera carrera que me gustó siempre fue la ingeniería naval, algo increíble de verdad, después me fui acercando mucho a la arquitectura y más tarde a la psicología, pero tenía muchas inquietudes por la música, por la batería específicamente.

Mi hermano habló con mi padre y le dijo: “yo probé a Samuel y creo que tiene un buen oído”, y la respuesta fue “otro músico en la banda, no, ya él tiene sus planes”.

Pero a partir de ahí dejé todo, porque cuando estudias música, que la conviertes en tu carrera, tienes que dedicarte a ella desde niño y muchas veces apartarte de juegos infantiles por esa cuestión. Para ser buen músico hay que estudiar, por muchos años, creo que nunca se acaba.

Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad

Si tuvieras que hablarnos de ritmos que te han influenciado ¿Cuáles serían?

Siempre estuve marcado por demasiados ritmos, mi mamá era la mejor bailarina de tap de Cuba, en mi casa se oía jazz, rock, música de los 70, de los 80.

Cuando mi padre la conoce, él tocaba el contrabajo en El Barbarán y ya ella era una bailarina profesional que viajaba, hacía shows, se presentaba en Tropicana, en el cabaret Las Vegas, en El Parisién, pero a mi papá le encantaba como ella bailaba el tap, y como nos contaban de pequeños, él estaba atrás de la mulata hasta que la “enganchó”.

Mi mamá tenía mejor posición económica en aquel tiempo y al final se hicieron pareja, él va a vivir a la casa de ella y nace mi hermano mayor, pero como mi madre trabajaba, ese hermano mío, que me lleva tres años, lo mandan a donde mi abuela paterna; ya cuando nazco yo, no podían mandarle otro y mi papá le pide que deje de trabajar, ya cuando eso Juan Formell estaba en la Revé.

¿Por qué te hago esta historia? Porque en esos tiempos estaba muy fuerte el movimiento del feeling, y mi mamá se quedaba en casa conmigo, Moraima Secada vivía en la esquina, Elena Burke iba mucho a visitarnos, Ángel Díaz también, entonces tuve mucha influencia de ellos, junto con el jazz siempre presente.

Esas fueron las grandes influencias no solo para mí, sino para que mi papá formara el formato de charanga con batería, que es la primera vez que en Cuba surge un grupo bailable con ese instrumento, con bajo eléctrico y con una organeta.


Escuche y descargue direactamente desde nuestro canal de iVoox la interpretación de Samuel Formell al piano

¿Específicamente, qué música recuerdas que escuchabas porque te gustaba?

En aquel tiempo me encantaba escuchar lo que mi mamá me ponía, baladas en inglés, ella cantaba muy bien, pero con el corte tipo blues, eso me influenció mucho para cuando empecé la escuela de arte.

Casi siempre pasa que el músico tiende a apegarse a las buenas armonías, porque entrenas el oído. Yo estudié música clásica, y creo que de ahí es de donde sale la buena técnica, el poder saber escuchar bien los sonidos, hacer arreglos orquestales te prepara completamente, hay que estudiar piano por obligación, aunque quieras luego dedicarte a la trompeta, al bajo, lo que sea, y eso me llevó mucho a la música del jazz contemporáneo y clásico, esa es la que siempre me gusta escuchar, incluso hoy.

Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad

Hasta ahora hemos hablado de arte, de influencias, pero es tiempo de que nos cuentes como es ese Samuel hogareño…

Yo casi siempre tengo un bichito que cada mes, un día, amanezco haciendo algo que se me ocurre en la casa. Eso es lo que me faltó de haber estudiado arquitectura, he hecho muchas transformaciones y, de hecho, la construí desde cero: yo mismo hice los planos, el diseño.

Me gusta mucho cocinar de todo: carnes, mariscos, pastas, es de mi padre que me ha llegado el legado de cocinero.

También tengo mucho apego al cine, a la fotografía. Yo respeto mucho las bandas sonoras, creo que nada se compara con crear la música de una película porque eso te eleva el nivel, tienes que estudiar el guion y es bastante difícil cuando tienes una escena que dura un minuto, un segundo y una centésima: qué difícil hacer la melodía sin que se pase de eso, porque entra otra que puede dar continuidad, pero también puede ser totalmente opuesta.

Es un trabajo muy duro, porque así es que se expresan los sentimientos, pero a la vez es muy gratificante ver el resultado final.

                             Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad

¿Hay alguna banda sonora que sea tu preferida?

Son muchas las que vienen a mi cabeza ahora, pero una sería El Gladiador, ahí hay tremendo trabajo.

Ahora que estamos hablando de cine, ¿cómo es tu relación con el mundo audiovisual?

Me gusta mucho el cine cubano, el cine latinoamericano, es el arte más completo por las múltiples plataformas que atraviesa. Creo que ahora la música está siguiendo mucho ese camino a través de los video clips, porque en todos los lugares ponen una pantalla y al estar ahí, el público mira contantemente y esto de escuchar la música se ha perdido mucho, sobre todo en los lugares públicos, por eso tenemos que estar aliados a las cámaras, a los videos, que no son con 35 mm, pero sí con 4K, en HD, y realmente tienen que tener una calidad determinada para poder exhibirlos en el mundo entero.

A estas alturas me imagino que tengas muchas cosas por cumplir, muchos sueños, ¿cuáles serían?

Tengo muchas ilusiones, una es que Van Van nunca deje de existir, eso es un sueño y una exigencia, porque no vamos a estar vivos para siempre, a lo mejor entra mi hijo, a lo mejor no, pero en todo caso eso es un sueño, porque ya la orquesta es una insignia más para el cubano.

Pero si preguntas por un sueño mío, ese sería tocar en la orquesta sinfónica de Londres, me gustaría muchísimo, de verdad.

Samuel Formell y el legado de Van Van: música, familia y humildad

Y Samuel, además de eso, ¿no hay algo que quisieras hacer como músico, aparte de Van Van?

La verdad sí, ahora mismo tengo proyectos los cuales no tienen que ver con la orquesta. Van Van me ocupa mucho tiempo, pero creo que Samuel Formell compartiendo con los amigos: músicos tocando jazz, funk, temas en inglés, mucha improvisación, con cuerdas, con cameratas, con los Muñequitos de Matanzas, hacer algo más allá y apegarme a la música que me hizo crecer; esa definitivamente es una deuda.

Pero el tiempo es un enemigo a veces, ¿cómo te distribuyes para poder hacer de todo un poco?

Es difícil, el instrumento que yo toco la gente no sabe muchas veces cómo es. El trabajo mío es como el de tres músicos a la vez, y no solo musicalmente hablando, sino físicamente, entonces he tenido que lidiar con eso, casi me tengo que operar de los dos hombros porque los mangos rotadores los tenía en el aire y la solución, si me operaba, era parar Van Van por cuatro meses y no había certeza de que iba a quedar bien a partir de la fisioterapia.

Entonces decidimos insertarme células madres y con un tratamiento de casi un mes quedé súper bien. Empiezo por aquí, porque en mi vida personal, además de la orquesta, tengo que tener siempre mi espacio para los ejercicios, tratar de mantenerme en forma, cosa que antes no tenía costumbre.

Además, hay que lidiar con toda la familia, soy el padre de mi sobrino, del hermano chiquitico que dejó mi padre, de mi hermana Elisa, de mi hermana Paloma, porque Juan Formell era el que velaba por la familia, incluso económicamente, entonces yo tengo que seguir siendo lo que mi padre, para que todos ellos estén bien.

Hay un momento en el cual leo, hago yoga, siempre encuentro el tiempo para concentrarme, apartarme de la música, de las entrevistas, de la televisión, de los videos, de los ensayos. Las giras son muy fuertes para nosotros, nos vamos y a veces desperdiciamos tiempos en ciudades donde no conocemos a nadie, por eso aprovecho todo el espacio que pueda para estar en familia.

Queríamos saber como era el jazz de Juan Formell, lo insinuamos primero, lo pedimos después, el se sentó al piano, comenzó a tocar y no nos quedó más que sentarnos a la mesa, disfrutar el espectáculo, tomarnos el café... 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   juancarlos      jc.guillard@nauta.cu      cuba
   10.02.2018 - 12:32 am
que bueno es samuel es la esencia de su padre


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015