Sigue cabalgando El Mayor (+Fotos)

2012.02.24 - 08:26:22 / web@radiorebelde.icrt.cu / Miozotis Fabelo Pinares

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey

Camagüey, Cuba.- Desde las ocho de la mañana del 24 de febrero de 1912, el público colma los laterales y accesos del Parque Agramonte, mientras la Banda Municipal interpreta varias melodías.

Enfrente, en los salones del Liceo, adornado su balcón con los colores de la enseña nacional, las personalidades e invitados aguardan el comienzo del acto.

Allí están, los generales Javier de la Vega, Lope Recio Loynaz, Maximiliano Ramos, y Eugenio Sánchez Agramonte. Los dos primeros, antiguos jefes del Tercer Cuerpo de Ejército del Camagüey.

Inauguración del Monumento a Ignacio Agramonte en CamagüeyA las nueve, comienza la ceremonia con las campanadas de la Iglesia Mayor, aledaña al Parque, y el Toque de Silencio, a cargo de Juan Antonio Avilés, el corneta que sirviera bajo las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte, en Jimaguayú. Seguidamente, la Banda del Cuartel General, bajo la dirección de José Marín Varona, interpreta el Himno Nacional.

Y continúa la narración: “Envuelto el monumento en una enorme bandera cubana, una anciana venerable tira del cordón que anuda el pabellón de la estrella solitaria. Fulgura al sol el bronce, y la mujer, conmovida, se desmaya, tanto era el parecido”, dicen las letras de entonces…

Aquella anciana es Amalia Simoni Argilagos, la viuda de El Mayor. Más allá del tiempo, de la muerte, está ahí su Ignacio idolatrado…

“Adiós, Amalia mía; aún después de la muerte te amará tú Ignacio”.

Refiere Marcos Tamames Henderson, autor del libro «De la Plaza de Armas al Parque Agramonte», que Amalia estuvo aquel día en el Parque Agramonte, muy cerca de su amiga Aurelia Castillo de González:

“Amalia, que muere apenas seis años después de la inauguración de la escultura; y aunque no hemos encontrado documentos que confirmen esos detalles de la ceremonia, la angustia que padeció, y que algunos dicen que sufrió un desmayo, creo que pudo perfectamente haber ocurrido, y si consideramos que las leyendas y las tradiciones forman parte de la historia de una localidad; entonces, es perfectamente creíble esa historia. Lo cierto es que en la mañana del 24 de febrero de 1912, estaban allí Amalia Simoni, viuda de El Mayor, y la amiga de ambos, Aurelia Castillo”.

Cuentan las crónicas de la época que los aplausos de los asistentes y el repique de las campanas de las iglesias de la ciudad interrumpieron el especial instante de silencio, en el que Amalia devela la estatua ecuestre de su Ignacio.

Arte y arquitectura en el Parque Agramonte

La forma y la belleza de la obra escultórica, a partir de ese momento, revolucionan el espacio de la llamada primero, Plaza de Armas o Plaza de la Iglesia Mayor; luego, Plaza de la Constitución, Plaza del Recreo, y también de la Reina, en homenaje a la Reina Isabel; hasta que en 1899, toma el nombre actual de Parque Agramonte.

“La primera propuesta señala al Casino Campestre como lugar para la colocación de la escultura,-explica Tamames Henderson—pues se considera el sitio de progreso, del desarrollo futuro, como símbolo de la modernidad; pero, luego se considera que no debe ser despojado el centro de la antigua ciudad de una escultura de esa magnitud; y a pesar de que el parque tiene dimensiones muy pequeñas, se decide colocar en su centro, el conjunto monumentario.

“De hecho, eso trajo como consecuencia que el espacio del parque se modificara, porque se cierra el Callejón de la Mayor, para poder extender el área hasta la Iglesia. El hecho provoca así la modificación planimétrica del espacio, para no despojar del centro de la ciudad al símbolo de los camagüeyanos.”

Algunos datos históricos

Inauguración del Monumento a Ignacio Agramonte en CamagüeyEn el año 1902, la Sociedad Santa Cecilia, y su director Raúl Lamar, con la previa autorización del gobierno, promueven un concurso para realizar un monumento a Ignacio Agramonte. La convocatoria llega a México, España, Italia y Cuba; y son varios los proyectos que se presentan, entre los que resulta seleccionado el del italiano Salvatore Buemi, por ser el que más se acerca a los requerimientos exigidos, que ponen énfasis en la necesidad de una escultura neoclásica, es decir, que resaltara el perfeccionamiento de la figuración humana, y que fuera hecha de granito y bronce.

“Sobresalen así, el caballo, la postura de Agramonte, los detalles del revólver, la espada, elementos que siguen con fidelidad las exigencias del Jurado, que conoce a la figura homenajeada, como el resto de las alegorías que rodean al monumento, como es la figura femenina que presenta la Libertad del pueblo, y que heredamos de la revolución Francesa.

“No obstante, al proyecto inicial, -agrega Marcos Tamames- se le suprimen las barricadas, al estilo de la lucha en Francia o en Europa, pues la guerra de los cubanos había sido al machete; y creo que también es importante el hecho de que la escultura se haya rodeado a lo largo del tiempo de una serie de placas que se suman, en el lugar, a la historia de Camagüey”.

Distinguen el conjunto escultórico, en los costados de altorrelieve, que representan, a la derecha de la estatua: la organización de la caballería y, a la izquierda, el rescate de Sanguily, con todos los que participaron; el homenaje a Francisco Agüero y Andrés Sánchez; otra, que reconoce a quien fuera el promotor de la obra; pero, queda un lateral vacío, que esperamos que se recuerde en él, a los negros que fueron ahorcados en la entonces Plaza Mayor, por seguir la conspiración de Aponte.

La obra artística

El conjunto escultórico, de piedra de granito rosa de Bavenam, está compuesto por tres bases superpuestas, de estilo greco romano, donde descansan las cuatro piedras de bronce que forman el cuadro, base de la estatua ecuestre de El Mayor.

La escultura, también de bronce fundido, con la cara levantada mirando al Oriente y el machete desenvainado en su diestra, en actitud de mando, gallardo, enérgico y sereno, representa al Héroe del Camagüey.

El 20 de mayo de 1902 fue colocada la primera piedra, para la construcción del conjunto monumentario; en 1910 se discuten los proyectos presentados, y es seleccionado el del escultor italiano Salvatore Buemi. El monumento fue elaborado en Roma y traído en piezas a Cuba, y armado en Camagüey, bajo la dirección del propio escultor.

El 15 de febrero de 1912, por la tarde, el monumento fue trasladado en una plataforma de la Empresa Tranvía Eléctrico hasta el Parque Agramonte.

Las piezas estaban en tres bultos y el parque, colmado de un público, que extasiado, contemplaba la obra de arte.

El Ayuntamiento de la ciudad de Camagüey, declara tres días de festejos por la inauguración de la estatua; y el 23 de febrero, una comisión de señoras y caballeros se traslada a la Estación del Ferrocarril para recibir a los invitados habaneros que llegan en el tren central.

El 24 de febrero de 1912, se inaugura el monumento al más ilustre de los camagüeyanos, el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, el primero que se le erige en Cuba.

Sobre ese acontecimiento, escribe Aurelia del Castillo.

“La estatua está allí. La veo magnifica de resistente bronce. Amalia la digna viuda, la consagración por boca de Raúl Lamar, el arte italiano ha hecho del bronce y la piedra el altar del patriotismo cubano, la cúspide del heroísmo y de virtudes a la que todas las generaciones venideras deben alzar los ojos arrobadores y los corazones dispuestos al sacrificio por la patria, a todo lo grande que simboliza. No he soñado, la hermosa realidad está allí”.

La escultura ecuestre, representa al Mayor incitando al combate. Y aquí, señalan los especialistas, “es preciso recordar que en la época en que se hace el monumento, se daba por hecho que Agramonte había sido herido en combate y posteriormente muerto por los españoles; razón ésta por la que el caballo tiene simbólicamente levantada una sola pata.

Estudios posteriores demuestran que El Mayor cae en combate, por lo que según las reglas, la figura del caballo, debe tener alzadas las dos patas.

Rescate y conservación del patrimonio histórico-cultural

Justamente, transcurridos 85 años de la inauguración del conjunto escultórico dedicado a Ignacio Agramonte y Loynaz, el 24 de febrero de 1997, fue creada la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, (OHCC), entre cuyos propósitos figura, velar por el Patrimonio Histórico–Cultural, para enaltecer los rasgos de la Identidad Camagüeyana.

Con esa facultad conferida por el Estado Cubano y por la suma de esfuerzos de sus directivos, especialistas, técnicos y obreros, fue posible la rehabilitación del Parque Agramonte, espacio de tanto simbolismo histórico y patriótico; entregado para su disfrute y cuidado a las presentes y futuras generaciones de la ciudad, cuyo centro urbano más antiguo, fue proclamado, precisamente en ese sitio, Patrimonio de la Humanidad.

Programa de la Jornada Cultura de inauguración de la estatua de Agramonte

El 24 de febrero de 1912, como parte de la ceremonia de inauguración del conjunto escultórico dedicado a Ignacio Agramonte y Loynaz, fue colocada una hermosa corona de laureles, sobre la figura de bronce que representa a la Libertad, por los generales Manuel Suárez Delgado, Lope Recio Loynaz, Maximiliano Ramos, y Eugenio Sánchez Agramonte, hecho devenido en tradición y tributo cada año en Camagüey.

El día 26 de febrero de 1912, se celebra una velada en el Teatro Principal, que comienza a las ocho de la noche con las palabras de Salvador Cisneros Betancourt; y la poetisa Aurelia Castillo de González, quien fuera amiga de Ignacio Agramonte y de Amalia Simoni, recita un himno de su inspiración, dedicado al héroe legendario.

En esa ocasión, se ejecutan obras clásicas, interpretadas por camagüeyanas; y en la segunda parte e la velada, el Dr. Jorge Roa, lee las palabras de su padre, Ramón Roa, quien fuera secretario de Agramonte y redactara la memorable carta dirigida a Amalia Simoni, al caer El Mayor en los potreros de JImaguayú.

“Allí, en aquel acto solemne todos lloraron en verdad; pero no era aquél el llanto infructuoso del desaliento y de la desesperación; era el llanto varonil de los soldados de la Patria; era la conciencia que a todos imponía el deber de honrar al valeroso adalid como se honra a los héroes en la guerra.

“Y su memoria, será honrada, que no en vano se consagran a la Patria años de afanes mil y de fatigas coronados por gloriosa muerte; y sus altas lecciones, su grandioso ejemplo, serán imperecederos, como será inmortal el nombre de Ignacio Agramonte y Loynaz”.

Con la inauguración, hace cien años, de la estatua ecuestre de El Mayor, fundida en bronce, con su base de granito, se cumplía el sueño de su amiga de juventud, Aurelia Castillo de González:

“¡... él siempre debe estar altísimo ante nuestra vista interior, como símbolo y eterno ejemplo de pureza moral, de cívica grandeza!”.

Fuentes: Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey; Enciclopedia Cubana en la Red.

Fotos: Archivo y de la autora.

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey

Monumento a Ignacio Agramonte en Camagüey








 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   YOVANIS      YOVANISMARTIN@YAHOO.COM      USA
   25.02.2012 - 9:24 am
NO SABEN LO FELIZ Q ME SIENTO DE PODER VER ESTE PEDACITO DE MI TIERRA QUERIDA DE VERAS LO AGRADESCO MUCHO,

   luis varcasia Era      ivama@finlay.cmw.sld.cu      CUBA
   24.02.2012 - 9:06 pm
Muy bueno este trabajo. Colega muchas felicidades, por el premio obtenido. Eres muy profesional y muy trabajadora, ese premio solo es tuyo. Tu pueblo te quiere, de verdad que si. Luis Varcasia


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015