Un cóctel para el mundo

2016-03-17 10:59:49 / web@radiorebelde.icrt.cu / Hilia Tamayo Batista

Un cóctel para el mundo

En el año 1817 abre las puertas por primera vez, en la esquina de Obispo y Monserrate, La Piña de Plata, un poco después, La Florida y más cercano a nuestros días, el Floridita, como se le conoce en el mundo entero por quienes nos visitan.

Más de 187 años de historia prestigian a este clásico complejo, perteneciente a la Empresa Extrahotelera Palmares que junto a su colectivo conserva todo su esplendor y exquisitez, respetando su decoración al estilo de los años 50.

En 1953 la Revista Esquire reconoció al Floridita, como uno de los 7 bares más famosos del mundo y en 1992 la Academia Norteamericana de Ciencias Gastronómicas, le otorgó uno de los más importantes.

Un cóctel para el mundo

La rica historia del Floridita guarda entrañables anécdotas de lo que fue y es la Habana, de sus más selectos visitantes, de la cultura, la política, el arte, la vida social. Los visitantes pueden disfrutar

Casi 200 años después de su apertura, el bar-restaurante Floridita no solo conserva la barra original en ella se han apoyado personalidades como Gary Cooper, Tennessee Williams, Jean-Paúl Sartre, Giorgio Armani o el inolvidable Ernest Hemingway.

La cuna del Daiquirí (Tomado de Cuba Contemporánea).

El camino del daiquirí, sin embargo, fue más extenso. Su nombre proviene de las antiguas minas de hierro en Santiago de Cuba donde, una calurosa noche, el ingeniero norteamericano Jennings Cox se quedó sin ginebra para agasajar a sus invitados. Temeroso de que no les gustara el ron a secas, le adicionó azúcar, hielo y zumo de limón, creando el cóctel que sería reconocido más tarde en el Bar Americano del Hotel Venus, en Santiago.

La popularidad de esta bebida fue mayor con su llegada a La Habana y en las manos de Emilio González, famoso cantinero del hotel Plaza. Fue este mismo personaje quien enseñó la receta a Constantino Ribalaigua, quien mejoró el cóctel y lo introdujo en el Floridita, donde trabajó desde 1914, y lo compró cuatro años después.

La Florida, como reza su nombre original, fue antes La Piña de Plata, una taberna fundada en 1819 cerca de la muralla de San Cristóbal de La Habana. Al instaurarse la República recibió el nombre de La Florida, pero por encontrarse a unos metros el hotel Florida los clientes comenzaron a distinguirle como “El Floridita”.

Inolvidable esta institución gastronomita.

En esta institución gastronómica se realizó el VII certamen El Rey del Daiquirí que por primera vez tuvo carácter internacional, justamente en la barra del Floridita, con la participación de cantineros de los Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, Francia y Argentina.

Esta actividad formó parte de la campaña por el aniversario 200 del bar, la cual se lanzará de manera oficial en la próxima Feria Internacional de Turismo. Según explicó Blanco, uno de los motivos a los que se dedicará ese evento será, precisamente, el bicentenario del Floridita, en 2017.

El sentido de la campaña, comentó, es “llegar al mundo como la marca que somos, potencializar la historia, la calidad y el prestigio de los cantineros del bar, reconocidos a nivel nacional e internacional.

También está dirigida al segmento de mercado estadounidense, pues este es el lugar insignia de cara al turismo norteamericano. Normalmente las personas asocian a Hemingway con los norteamericanos pero olvidan que el creador del daiquirí, Jennings Cox, también lo era. Es increíble cómo la historia siempre ha ligado el bar a las dos geografías”, añadió.

De acuerdo con el gerente, más de 300 personas desfilan cada día por las mesas del Floridita en busca de la historia y del mejor daiquirí del mundo, como refieren los propios clientes. Y es que en ese sitio el tiempo parece detenerse solo para degustar un cóctel junto al Hemingway de Villa Soberón que desde la esquina de la barra parece invitar a una nueva ronda.

Un cóctel para el mundo

El colectivo de trabajadores del Floridita le brindaría al presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama un Daiquiri.

Uno de las variantes más solicitadas actualmente -además del daiquirí clásico- es el daiquirí de mango, cóctel que sugiere el barman Manuel Carbajo Aguiar. Profesor adjunto de la Escuela de Altos Estudios de Hotelería y Turismo del Hotel Sevilla, y quien llegara al bar hace 19 años y agradece lo aprendido allí.

Este barman es él primer campeón Internacional de Cuba, en el 2000 fue el más premiado por parte de la Asociación de Cantineros del país y evalúa de muy positivo el proceso hacia la normalización de las relaciones Cuba Estados Unidos. "Para nosotros será muy importante recibir al turista norteamericano como lo hacemos con otros de diferentes países".

Por estos días La Habana recibirá en visita oficial al presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, me gustaría prepararle un daiquirí, el cual resulta muy refrescante. Es un cóctel que se hace con azúcar, sumo de limón natural, tres gotas de licor marrasquino hecho de cereza, Habana Club 3 años y hielo, todo esos ingredientes se baten con la magia personal de cada uno de los cantineros.

La mayoría de los extranjeros elogian la destreza de los bármanes, los cuales vinculan el sabor con el ambiente cultural que siempre tiene el lugar.

Un cóctel para el mundo

Por el Floridita han desfilado varias generaciones de cubanos y extranjeros, conocido o no, muchos para apreciar y constatar aquello que le encontró el célebre escritor norteamericano Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, que tantas horas pasara sentado en su barra, escuchando a los asiduos del lugar, o dándole forma a algunas de sus historias acompañado de su bebida favorita el Daiquirí, o del Papa's trago que él trasformó a su gusto y que hoy muchos vienen a degustar.

A Hemingway sólo le bastó una visita al Floridita para quedar enamorado por siempre de uno de los más emblemáticos rincones de la Habana y de Cuba, La Cuna del Daiquirí, fue por los años 30, cuando escribió el borrador de Por quién doblan las campanas.

El Floridita, es un bar y restaurante de la ciudad de La Habana que funciona desde 1817 y se hizo mundialmente famoso gracias al escritor y periodista Ernest Hemingway quien acostumbraba a visitarlo con regularidad.

La cuna del daiquirí, el Floridita atrae a turistas de todo el planeta.
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015