Una crónica a «destiempo»

2017-10-31 11:43:24 / web@radiorebelde.icrt.cu / Hitchman Powell Escalona

Una crónica a «destiempo»
Dasnay Gey Valdés, hija de Santiago Elenio Gey Pérez, quien fuera entrenador del equipo de florete femenino que asistió al Campeonato Centroamericano y del Caribe de 1976. Foto: Hitchman Powell Escalona

Muchas personas pudieran considerar que esta es una crónica a destiempo, pero la sensibilidad de la historia y la claridad con que los protagonistas recuerdan los hechos, pudieran hacerles cambiar de opinión.

Sucedió durante una mañana triste, lluviosa, cuya evolución parecía más lenta de lo habitual, aunque el ritmo en que marcha el tiempo es el mismo cada día.

Al pie de la capilla central de la Necrópolis de Colón, había una mujer con el rostro inmóvil y los ojos lagrimosos, que apretaba cada vez más fuerte la sombrilla que llevaba en su mano, como si estuviera descargando en ella el sufrimiento y la ira que guardaba dentro.

Tiempo después, volveríamos a encontrarnos. Tiempo después, serían ella y su familia, los protagonistas de esta historia. Pero por ahora, había un acto que cubrir bajo una lluvia que se resignaba a ceder…

Terminadas las palabras en honor a las víctimas del Crimen de Barbados, comenzaron a pasar las personas cerca del panteón para depositar flores y ofrendas. Ahí fue donde la vi nuevamente, junto cuando deslizaba con suavidad su mano sobre el mármol, como quien teme desprenderse de algo.

De veras quise tomarle una foto, pero el batallón de fotógrafos y periodistas me impidieron hacerle un buen encuadre. Ante la imposibilidad de captarla en el lente, decidí perpetuarla en palabras.

En medio de la multitud, estaba ella alineada junto a su familia bajo un inmenso paraguas. Al entablar una conversación, sin hacerle una pregunta siquiera, me dijo abiertamente:

“No lo conocí. Cuando él falleció solo tenía nueve meses de nacida. La verdad es que he conocido a mi papá a retazos, con las historias de mi madre, de mi tía, y mediante las anécdotas de sus alumnos y los familiares de otras víctimas”
, cuenta Dasnay Gey Valdés, hija de Santiago Elenio Gey Pérez, quien fuera entrenador del equipo de florete femenino que asistió al Campeonato Centroamericano y del Caribe de 1976.

La tía de Dasnay, Mirtha de la Caridad, no pudo contener las lágrimas a su lado, y tras varios intentos de calma interna, decidió romper el silencio. “Él era mi único hermano. Nosotros éramos huérfanos y solo nos teníamos el uno al otro. Como era el mayor, vivía protegiéndome siempre.

“Recuerdo que traía todas las cositas para celebrar el primer añito de la niña Quería hacer una fiesta con la familia de su esposa, fiesta que no pudo hacerse”.


La esposa de Santiago, Mayra Valdés, aun no encontraba consuelo en su llanto. Apretaba fuertemente el antebrazo de su cuñada y simulaba ser partícipe de la conversación, pero su mirada revelaba que andaba distante de nosotros, sumida en los recuerdos.

Para Mayra perder a su esposo fue muy difícil, pues solo tenía 20 años y carecía de experiencias acerca de la vida. Con una hija de nueve meses y una joven cuñada de 19 años que apoyar, tuvo que madurar y adquirir responsabilidades rápidamente.

“Yo sabía cuándo él debía venir, porque me lo dijo antes de partir: Regreso el día cinco (de octubre). Esa mañana desperté ansiosa por abrazarlo y felicitarlo por los resultados obtenidos, pero no llegó. Pensé que era un retraso en el vuelo.

“La mañana siguiente (seis de octubre), fui para la escuela de gimnasia a dar clases como de costumbre. Y fue allí donde escuché la noticia del sabotaje al avión de Cubana por la emisora Radio Reloj. Por eso no llegó el día cinco, tampoco el seis… No llegó nunca.


“No te puedo explicar la impotencia y el dolor que sentí. Eso solo lo sabe y lo siente quien lo sufre directamente”
, confiesa entre suspiros con voz entrecortada.

Los recuerdos en Mayra parecían intactos. Fue capaz de describir perfectamente cómo acontecieron los sucesos sin obviar el más mínimo detalle, incluso ese episodio amargo vivido al llegar a su casa, donde vecinos y autoridades del Inder le esperaban para darle la noticia.

A pesar de los martirios vividos después del seis de octubre de 1976, siente que uno de los más difíciles de superar fue encontrar el momento exacto para contarle a su hija Dasnay la historia de su padre, por el temor a la reacción de la niña.

Cuenta Dasnay que siempre cuestionaba a su madre y su tía por su papá, y que siempre le decían que estaba de viaje. Fue en una de las actividades en honor a las víctimas del atentado cuando descubrió la verdad, porque todos los amigos y familiares de otras víctimas resaltaban su parecer a Santiago.

“En ese momento dejó de ser aquella niña alegre, cambió su forma de ser, de actuar, de asumir la vida… Hasta el día de hoy pregunta cada detalle de su padre: su carácter, personalidad, cualidades”, rememora Mayra.

Cuán difícil fue crecer sin un padre, conocerlo mediante fotos, anécdotas, historias. Lastimosamente, la historia de Dasnay no fue la única tras el atentado del seis de octubre, sino la de varias personas, que aun, 41 años después, están ávidas de justicia.

Y es precisamente por eso, como la justicia aun no se ha hecho presente, que esta historia merece ser contada y conocida. Porque no es una crónica a destiempo.



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015