Y entonces, abatimos el Houston

2014.04.17 - 17:04:14 / web@radiorebelde.icrt.cu / José Miguel Solís Díaz

Abatimiento del buque Houston en Playa Girón

Matanzas, Cuba. -
Recuerdo que desde las primeras horas de ese jueves 11 de mayo de 2011 desandamos la ciudad, toda la periferia de Cárdenas y Francisco Tobar se nos escabullía una y otra vez. Parecía que ese tanquista que podía contarnos sobre las últimas horas de los combates de Playa Girón, ejecutaba deliberadamente una maniobra evasiva y ponía a prueba nuestra paciencia. Lo peor fue, cuando nos percatarnos del poco combustible que nos quedaba en el auto.

Emboscados como recurso final frente a su apartamento; cruzamos los dedos en espera que ese día el santiaguero de nacimiento, integrante de la Tercera columna del Tercer Frente Oriental Mario Muñoz Monroy y que sirviese de amunicionador a Fidel en el abatimiento del buque Houston, por fin apareciese.

Cuando las sombras amenazaban con hacerse mucho más largas, divisamos la silueta de quien se nos presentó como el coronel retirado Francisco Tobar Tamayo y, sin disimulada sonrisa nos invitó a su apartamento.

“Pues sí, soy santiaguero de nacimiento y cardenense naturalizado. Y me incorporo al Ejército Rebelde siendo un guajiro bruto. Imagínate que lo primero que me ordenaron cuando triunfó la Revolución fue que me alfabetizara. Para sorpresa mía, me percato que no soy tan bruto como suponía y me destinan a la escuela de Managua, para integrar la primera hornada de tanquistas”.

“Entonces sobreviene la invasión y nos envían al combate casi sin concluir la graduación. De verdad que eso nunca lo había esperado y hoy reconozco con cuanta urgencia se armaban las fuerza rebeldes… en un santiamén abordamos las rastras zorras y ya en la tarde, estábamos en combate.

“Oiga, una cosa es ir de infantería y otra como jefe de dotación de un cañón autopropulsado SAU 100. Son del cará las responsabilidades, porque uno cuida su esqueleto como puede, pero ahora tenía que preservar la vida de quienes nos acompañaban y hasta del cañón nuevecito, nuevecito; que tronaba a máxima potencia…En lo que avanzábamos desde Pálpite hacia playa Girón me repetía lo que casi había acabado de aprender: qué mira su utiliza para el tiro directo; cómo se prepara uno para el semi-directo y de la complejidad del tiro indirecto; nada sabía. Caramba, me preguntaba: ¿recordaré todo esto en el corre-corre del combate?”

P: Y entonces, cuando sucede lo del Houston?

” Bien, -me dice al tiempo que me sorprende con una palmada sobre mis rodillas- , es cierto, viví ese momento en que Fidel decide abatir el Houston, porque desde el buque ya varado por los efectos de la aviación revolucionaria, los mercenarios que quedan en él le habían causado la muerte a un bravo combatiente de la Sierra Maestra que los había conminado a la rendición. Visiblemente molesto, el Comandante en Jefe intenta hacer unos disparos desde un T-34, pero no alcanza el objetivo. Entonces, baja de ese tanque y se introduce en mi SAU 100 y me ordena cargar la pieza. Hicimos varios disparos: el primero; en la inexperiencia nuestra y también algo nervioso -no lo niego- fue fallido; no así los otros dos o tres que incendiaron el buque. Entonces, Fidel me dice: Ya, e inmediatamente saltó del SAU y gritó: “yo fui quien le dio, yo fui”

“Imagínate, uno recién graduado; tratando de hacer bien las cosas y para colmo en medio del combate, entra a la cabina Fidel y me dice que le ponga proyectiles perforantes explosivos. Me quedé de una pieza y no alcancé a explicarle el asunto de las miras”.

“Es verdad que he recibido numerosas condecoraciones y distinciones, como las de combatiente de la lucha rebelde e internacionalista. Pero si me preguntan cuál ha sido mi mejor día, sin dudas fueron esos pocos minutos junto a Fidel, donde el Tobar inexperto le sirvió de amunicionador y fíjate si eso ha sido significativo que mis compañeros me admiran por compartir ese instante con el líder de la Revolución…fue el mejor momento de mi vida”.

Periodísticamente, esta es una entrevista incompleta porque nunca pudimos tomar una foto de Tobar con su casco de tanquista. A pesar de sus promesas y nuestra insistencia, al fin un día me dijo por teléfono: mira, con mostrar el Houston en llamas es más que suficiente.

Hace dos años conocimos que Tobar enfrentó la muerte. Imagino que le encarara resueltamente, con esa irreverencia muy propia en él y, sospecho; hasta le hubiese invitado a marchar de la mano, con esa pícara sonrisa dibujada en sus labios.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015