Che Guevara y los golpes de Marcos

2018-02-26 14:50:57 / web@radiorebelde.icrt.cu / Víctor Pérez Galdós

Che Guevara y los golpes de Marcos

26 de febrero de 1961
.-El Comandante Ernesto Che Guevara publica en la revista “Verde Olivo” un trabajo que trata específicamente sobre lo acaecido en Alegría de Pío cuando los combatientes revolucionarios fueron sorprendidos por fuerzas de la dictadura batistiana en ese lugar el 5 de diciembre de 1956, a pocos días de haberse realizado el desembarco de los expedicionarios del yate “Granma” en territorio cubano.

Alegría de Pío es una zona rural del municipio de Niquero. Está situado a 28 kilómetros de la cabecera municipal. Al detallar lo que estaba haciendo en el instante en que se produce el ataque por sorpresa de los soldados de la dictadura batistiana, el Che señala:

“El compañero Montané y yo estábamos recostados contra un tronco, hablando de nuestros respectivos hijos; comíamos la magra ración –medio chorizo y dos galletas – cuando sonó un disparo; una diferencia de segundos solamente y un huracán de balas –o al menos eso pareció a nuestro angustiado espíritu durante aquella prueba de fuego- se cernía sobre el grupo de 82 hombres”.

También el Che narra la disyuntiva que tuvo ante sí en un instante determinado en Alegría de Pío:

“Quizás ésa fue la primera vez que tuve planteado prácticamente ante mí el dilema de mi dedicación a la medicina o mi deber de soldado revolucionario. Tenía delante una mochila llena de medicamentos y una caja de balas, las dos eran mucho peso para transportarlas juntas; tomé la caja de balas, dejando la mochila para cruzar el claro que me separaba de las cañas”.

26 de febrero de 1967.-El Che es algo extenso en sus anotaciones correspondiente a esta fecha en su diario en Bolivia. En la parte inicial se refiere al incidente ocurrido el día anterior entre dos integrantes de la guerrilla.

Señala que por la mañana conversó con Marcos y Pacho, de la que salió convencido de que existió por parte de Marcos la injuria y el maltrato y, quizás la amenaza con el machete, pero no el golpe y que por parte de Pacho hubo contestaciones injuriosas y una tendencia a la bravuconería innata en él, con algunos antecedentes allí.

Más adelante detalla:

“Esperé que todo el mundo estuviera reunido y hablé entonces de lo que significaba este esfuerzo por llegar al Rosita, explicando como este tipo de privaciones era una introducción a lo que sufriríamos y explicando que, producto de la falta de adaptación, se producían incidentes vergonzosos, como éste, protagonizado entre dos cubanos; critiqué a Marcos por sus actitudes y aclaré a Pacho que otro incidente como éste provocaría su baja deshonrosa de la guerrilla. Pacho, además de negarse a seguir con el comunicador, volvió sin avisarme nada del incidente, y luego, según todas las probabilidades, me mintió sobre los golpes de Marcos”.

Añade:

“Le pedí a los bolivianos que el que se sintiera flojo no apelara a métodos torcidos, me lo dijera a mí y lo licenciábamos en paz”.


Che Guevara y los golpes de Marcos

El Che ofrece detalles acerca de lo ocurrido después cuando el grupo de combatientes encabezado por él siguió caminando tratando de alcanzar el río Grande, para seguir avanzando.

Detalla:

“…lo logramos y se pudo seguir durante un poco más de 1 kilómetro, pero hubo que volver a subir pues el rio no daba paso en un farallón”.

Agrega:

“Benjamín se había quedado atrás, por dificultades en su mochila y agotamiento físico; cuando llegó a nuestro lado le di órdenes de que siguiera y así lo hizo; caminó unos 50 metros y perdió el trillo de subida, poniéndose a buscarlo arriba de una laja; cuando le ordenaba a Urbano que le advirtiera la pérdida, hizo un movimiento brusco y cayó al agua. No sabía nadar. La corriente era intensa y lo fue arrastrando mientras hizo pie; corrimos a tratar de auxiliarlo y, cuando nos quitábamos la ropa desapareció en un remanso. Rolando nadó hacia allí y trató de bucear, pero la corriente lo arrastró lejos. A los 5 minutos renunciamos a toda esperanza. Era un muchacho débil y absolutamente inhábil, pero con una gran voluntad de vencer; la prueba fue más fuerte que él, el físico no lo acompañó y tenemos ahora nuestro bautismo de muerte a orillas del río Grande, de una manera absurda”.

Y concluye sus anotaciones señalando:

“Acampamos sin llegar al Rosita a las 5 de la tarde. Nos comimos la última ración de frijoles”.



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015