El último día del año leyendo algo y haciendo las pequeñas cosas de la guerra

2018-01-01 11:57:31 / web@radiorebelde.icrt.cu / Víctor Pérez Galdós

El último día del año leyendo algo y haciendo las pequeñas cosas de la guerra

31 de diciembre de 1951: Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado arriban en la motocicleta a Buenos Aires, capital de Argentina.

Allí reciben al año 1952. Varios días después partirán hacia la playa de Miramar.

31 de diciembre de 1956: Ernesto Che Guevara escribe en su diario en la Sierra Maestra: “El último día del año pasó en instrucciones de los nuevos reclutas, leyendo algo y haciendo las pequeñas cosas de la guerra. Por la noche dormimos en un bohío donde festejamos la noche buena durmiendo a la sombra.”

En esta fecha los familiares del Che reciben en Buenos Aires un mensaje suyo en cuya parte inicial les señala: “Estoy perfectamente, gasté sólo dos, me quedan cinco.”

Esta era la primera noticia que recibían de su hijo tras haber llegado a Cuba en la expedición del yate “Granma.”

Con su peculiar sentido del humor el Che establece una comparación con las supuestas vidas de los gatos, queriendo indicar de esta forma que, aunque había atravesado situaciones muy peligrosas, se encontraba vivo.

El último día del año leyendo algo y haciendo las pequeñas cosas de la guerra

31 de diciembre de 1958: El Comandante Ernesto Che Guevara y los combatientes bajo su mando que llevan adelante la ofensiva en la provincia de Las Villas ya tienen prácticamente el control de la ciudad de Santa Clara.

A las doce de la noche sólo le quedan tres objetivos de la ciudad por ocupar: el edificio del Gran Hotel, la sede del escuadrón 31 y el cuartel “Leoncio Vidal.”

31 de diciembre de 1964: Después de recorrer en días anteriores varias zonas de Mali el Che regresa a la capital de ese país.

El último día del año leyendo algo y haciendo las pequeñas cosas de la guerra

31 de diciembre de 1966: El Che despide el año en unión de un grupo de combatientes internacionalistas que se encuentran en la selva boliviana.

En su diario señala el encuentro que tuvo con Mario Monje, dirigente del Partido Comunista boliviano.

Precisa: “La recepción fue cordial, pero tirante; flotaba en el ambiente la pregunta: ¿a qué vienes? “

Más adelante puntualiza: “La conversación con Monje se inició con generalidades pero pronto cayó en su planteamiento fundamental resumido en tres condiciones básicas.

El Che detalla que Monje planteó que renunciaría a la dirección del partido, pero lograría de éste al menos la neutralidad y se extraerían cuadros para la lucha. También señaló que la dirección político-militar de la lucha le correspondía a él, mientras la revolución tuviera un ámbito boliviano y que él manejaría las relaciones con otros partidos sudamericanos, tratando de llevarlos a la posición de apoyo a los movimientos de liberación y puso como ejemplo a Douglas Bravo.

El Che especifica en sus anotaciones en el diario lo que le señaló a Monte:

“Le contesté que el primer punto quedaba a su criterio, como secretario del partido, aunque yo consideraba un tremendo error su posición. Era vacilante y acomodaticia y preservaba el nombre histórico de quienes debían ser condenados por su posición claudicante. El tiempo me daría la razón.

Sobre el tercer punto, no tenía inconvenientes en que tratara de hacer eso, pero estaba condenado al fracaso. Pedirle a Codovila que apoyara a Douglas Bravo era, tanto como pedirle que condonara un alzamiento dentro de su partido. El tiempo también sería el juez.

Sobre el segundo punto no podía aceptarlo de ninguna manera. El jefe militar sería yo y no aceptaba ambigüedades en esto. Aquí la discusión se estancó y giró en un círculo vicioso.”

El Che apuntó además: “Quedamos en que lo pensaría y hablaría con los compañeros bolivianos. Nos trasladamos al campamento nuevo y allí habló con todos planteándoles la disyuntiva de quedarse o apoyar al partido; todos se quedaron y parece que eso lo golpeó.

A las 12 hicimos un brindis en que señaló la importancia histórica de la fecha. Yo contesté aprovechando sus palabras y marcando este momento, como el nuevo grito de Murillo de la revolución continental y que nuestras vidas no significaban nada frente al hecho de la Revolución.”

Detalló en la parte final de sus anotaciones: Fidel me envió mensajes adjuntos.”

El Che igualmente expuso en una nota complementaria un análisis del mes. Manifestó. “Se ha completado el equipo de cubanos con todo éxito; la moral de la gente es buena y sólo hay pequeños problemitas. Los bolivianos están bien aunque sean pocos. La actitud de Monje puede retardar el desarrollo de un lado pero contribuir por otro, al liberarme de compromisos políticos. Los próximos pasos, fuera de esperar más bolivianos, consisten en hablar con Guevara y con los argentinos Mauricio y Jozami (Massetti y el partido disidente).”



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015