Las memorias de Alberto Granado y sus viajes con el Che

2018-05-16 08:24:25 / web@radiorebelde.icrt.cu / Víctor Pérez Galdós

Las memorias de Alberto Granado y sus viajes con el Che

16 de mayo de 1952
.- Los jóvenes Ernesto Guevara y Alberto Granado asisten a la casa del doctor Hugo Pesce, quién les ha preparado una comida especial con motivo de su salida al día siguiente de Lima para continuar su viaje por otras zonas del territorio peruano.

Años después en sus memorias de ese viaje Alberto Granado contó que antes que se marcharan el doctor Pesce les pidió que le señalaran lo que pensaban acerca de un libro de su autoría titulado Latitudes de silencio que él se los había obsequiado unos días antes.

Alberto precisa que Ernesto al principio esquivó dar una opinión, pero finalmente tuvo que hacerlo ante la insistencia del doctor Pesce.

Entonces Ernesto le manifestó con gran sinceridad que no consideraba bueno el libro y que parecía mentira que un verdadero profesor de marxismo, únicamente describiera la parte negativa de la sicología del indio. Lo calificó como un libro pesimista que no parecía haber sido escrito por un científico ni por un comunista.

Contó Granado que después que se marcharon de la casa del doctor Pesce, él le reprochó a su amigo la opinión que había manifestado atendiendo que el citado médico los había acogido varias veces en su casa e incluso los había invitado a comer.

Fue entonces cuando Ernesto le señaló que él no quería hablar pero que al verse presionado prefirió decir la verdad.

16 de mayo de 1955
.- En una carta dirigida a su amiga peruana Zoraida Boluarte Ernesto Guevara le expresa en forma jocosa:

“...de Perú a México las mermeladas llegan perfectamente y se comerían con mucho gusto –no es una insinuación sino noticia...”


16 de mayo de 1960 .- El Comandante Ernesto Che Guevara asiste al torneo de pesca de la aguja que se celebra en La Habana y donde tiene una destacada participación el célebre escritor norteamericano Ernest Hemingway.

Nacido el 21 de julio de 1899 en la zona de Illinois, Hemingway desde muy joven evidencia el gran amor que sintiera por la literatura y el periodismo así como también su espíritu aventurero que lo lleva a participar en guerras y en otras acciones significativas, como en corridas de toros, expediciones por zonas selváticas y pesquerías.

En 1928 llega a La Habana por primera vez acompañado de su esposa. La pareja regresaba de Europa en barco y hace una escala en la capital cubana para proseguir después el viaje hacia los Estados Unidos. De esa primera y breve estancia en Cuba no dejaría constancia en sus obras, pero es indudable que algo lo cautivó, porque tiempo después comienza a realizar travesías por la denominada Corriente del Gofo y es entonces que convierte a La Habana en sede de su residencia temporal. Inicialmente vivió en el hotel Ambos Mundos, situado en el centro histórico urbano de La Habana.

Allí habitualmente ocupa un cuarto sin número situado en el quinto piso. Desde 1939 se instala en la finca Vigía, ubicada en una de las dos elevaciones del barrio de San Francisco de Paula en La Habana.

En Cuba Hemingway escribió varias obras, entre ellas la titulada El viejo y el mar, con la cual se hizo merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1954.

Dicha novela guarda relación con los pescadores del barrio de Cojímar en La Habana, zona desde la cual él salía para navegar por la Corriente del Golfo.

16 de mayo de 1967
.- En la parte inicial de sus anotaciones en el diario que escribe en Bolivia el Che se refiere a una situación de salud que de pronto se le presentó. Expresa que al comenzar la caminata, tuvo un cólico fortísimo, con vómitos y diarrea.

Señala que le dieron un medicamento y que perdió la noción de todo mientras lo llevaban en hamaca y que cuando despertó estaba muy aliviado pero cagado como un niño de pecho.

Detalla que le prestaron un pantalón, pero que como no había agua seguía con una gran peste. También expone que dos de los combatientes hicieron una exploración y encontraron un camino que tiene rumbo sur-norte.

Manifiesta:

“Por la noche lo seguimos mientras hubo luna y luego descansamos. Se recibió el mensaje No. 36, de donde se desprende el total aislamiento en que estamos”.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015