4 de noviembre: inicio de las luchas por la independencia en Camagüey

2018-11-04 07:34:35 / web@radiorebelde.icrt.cu / Víctor Pérez Galdós

4 de noviembre: inicio de las luchas por la independencia en Camagüey

Las Clavellinas, donde se inició la lucha de los camagüeyanos por la independencia el 4 de noviembre de 1868, es uno de los Monumentos Nacionales, que se localizan en la provincia de Camagüey, por su significación histórica.

Casi un mes antes, el 10 de octubre de 1868, había comenzado la gesta independentista en la finca Demajagua, en la zona oriental de Cuba, encabezada por el bayamés Carlos Manuel de Céspedes.

Tras sufrir un revés en el primer enfrentamiento que tuvieron con los soldados españoles al intentar tomar el poblado de Yara, ya el 20 de octubre los patriotas cubanos lograron la ocupación de la ciudad de Bayamo.

Resultaba algo importante propiciar el desarrollo de la guerra no sólo en la entonces provincia de Oriente sino también en la de Camagüey, y en otros lugares de Cuba.

4 de noviembre: inicio de las luchas por la independencia en Camagüey
Monumento en Las Clavellinas, que recuerda el alzamiento del 4 de noviembre

Para proclamar su determinación de incorporarse a la guerra contra el dominio colonial español, cerca de un centenar de patriotas camagüeyanos se reunió el 4 de noviembre en Las Clavellinas, lugar situado a algo más de 16 kilómetros de la ciudad de Camagüey.

Poco tiempo después de haber iniciado la lucha en el territorio los camagüeyanos se apoderaron del poblado de Guáimaro, y de otros caseríos.

El 13 de noviembre conocieron que una columna española había llegado a la zona de Santa Cruz con el objetivo de enfrentar a los insurrectos y evitar que la lucha tomara auge en la provincia.

Entonces entre los combatientes camagüeyanos se presentaron discrepancias acerca de si era conveniente o no atacar a esa fuerza española, que por supuesto era numerosa y contaba con un mejor armamento.

4 de noviembre: inicio de las luchas por la independencia en Camagüey

Finalmente, prevaleció el criterio de no provocar un enfrentamiento y, debido a ello, la columna española pudo llegar hasta la propia capital de la provincia. Incluso hubo quienes pensaron que no era posible mantener la lucha en Camagüey.

Ignacio AgramontePero varios días después, el 26 de noviembre, al efectuarse otra reunión entre los luchadores camagüeyanos, el joven abogado Ignacio Agramonte y Loynaz, con gran energía y fervor patriótico, destruyó los argumentos de aquellos que frenaban el desarrollo de la guerra en la provincia.

Con respecto a ello, el Comandante en Jefe Fidel Castro se refirió el 11 de mayo de 1973, cuando habló en el acto para rendir homenaje a Agramonte en ocasión de cumplirse el centenario de su caída en combate, en Jimaguayú.

Fidel expuso que algunos jefes revolucionarios con prestigio prestaban oídos a las promesas de los españoles, prestaban atención a las gestiones de paz. Y añadió: “Existió el real peligro de que una gran parte de Camagüey depusiera las armas como consecuencia de aquellas influencias negativas.

Pero fue precisamente en ese instante cuando se yergue la figura de Ignacio Agramonte, el 26 de noviembre de 1868 en la reunión de Minas, y tiene una participación, una actitud, un gesto decisivo. Exclama: "¡Acaben de una vez los cabildeos, las torpes dilaciones, las demandas que humillan: Cuba no tiene más camino que conquistar su redención arrancándosela a España por la fuerza de las armas!"

“Logra hacer prevalecer sus criterios y arrastrar a sus compañeros a la lucha, y se consolida el levantamiento armado en Camagüey. Ese fue el primer servicio extraordinario prestado por Ignacio Agramonte a la lucha por la independencia.

Con el decursar del tiempo, hasta que se produjo su caída el 11 de mayo de 1873 en la zona de Jimaguayú, Ignacio Agramonte desempeñó un papel esencial para garantizar que en Camagüey se estabilizara el desarrollo de la gesta independentista.

Acerca de las características y las cualidades del Mayor General Ignacio Agramonte, José Martí trató en un trabajo publicado en El Avisador Cubano, el 10 de octubre de 1888, en el vigésimo aniversario del inicio de la guerra por la independencia de Cuba.

Martí lo calificó como aquel diamante con alma de beso y dijo que era un ángel para defender, y un niño para acariciar. Y al describirlo desde el punto de vista físico manifestó que era de cuerpo delgado, y más fino que recio, aunque de mucha esbeltez.

También al comentar sobre cómo reaccionó al iniciarse la lucha por la independencia de Cuba, Martí afirmó: “Pero vino la guerra, domó de la primera embestida la soberbia natural, y se le vio por la fuerza del cuerpo, la exaltación de la virtud. Era como si por donde los hombres tienen corazón tuviera él estrella. Su luz era así, como la que dan los astros, y al recordarlo, suelen sus amigos hablar de él con unción, como se habla en las noches claras, y como si llevasen descubierta la cabeza.”

Discurso de Fidel en el centenario de la caída en combate de Ignacio Agramonte

Discurso de Fidel en el centenario de la caída en combate de Ignacio Agramonte

Igualmente, Fidel en el acto ya citado en el centenario de la muerte de quién solía ser identificado sencillamente como el Mayor destacó el papel desempeñado por Ignacio Agramonte en la gesta independentista cubana y el lugar que ocupa en la historia de nuestro país.

Fidel aseguró:

Se ha escrito y se ha hablado de sus extraordinarias condiciones de educador y de organizador. A lo largo de su mando, organizó talleres de todo tipo para abastecer a las fuerzas camagüeyanas, organizó, disciplinó y entrenó a la caballería y a la infantería de Camagüey y de Las Villas, dotó a esas fuerzas de un magnífico espíritu de combate y las capacitó para la lucha. El propio Agramonte no tenía profesión militar; pero desde que comenzó la guerra se dedicó a los estudios militares, y a enseñar a los oficiales y a los combatientes. Es conocido que dondequiera que había un campamento de Ignacio Agramonte, había un centro de instrucción militar, había una escuela

Les inculcó a los patriotas camagüeyanos su espíritu, su ejemplo, sus extraordinarias virtudes. Y tan pronto tomó el mando, les hizo ver a las tropas españolas que Camagüey tenía capacidad de combate, que Camagüey no estaba desmoralizado, y que Camagüey se preparaba a desarrollar su espíritu de resistencia, que Camagüey se preparaba a llevar adelante la guerra

Recordó Fidel la gran hazaña realizada por Ignacio Agramonte quién con tan sólo 35 hombres se lanzó en una carga de machetes al ataque de una superior fuerza española el 8 de octubre de 1871 y logró el rescate del general cubano Julio Sanguily.

Sobre ese hecho, comentó Fidel:

Esta fue sin duda una de las más grandes proezas que se escribieron en nuestras luchas por la independencia, y ha pasado a ser un hecho de armas proverbial, que en aquel entonces despertó incluso la admiración de las fuerzas españolas



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015