6 de agosto de 1945, una fecha para el olvido

2014.08.06 - 17:34:40 / web@radiorebelde.icrt.cu / Liz Martnez Vivero

6 de agosto de 1945, una fecha para el olvido
Por razones que no importan ahora, esta mañana me levanté temprano. A tiempo para contemplar, acaso sin quererlo, el amanecer. Luego, inevitablemente, cuando recordé la fecha no pude dejar de comparar (el ser humano siempre compara) mi mañana soleada con la de la ciudad japonesa de Hiroshima, 69 años atrás.

Como supondrán no tengo la edad suficiente para haber sido de algún modo, en esta parte del hemisferio, testigo de aquel nefasto 6 de agosto de 1945. Sin embargo, gracias a Internet, en cuanto llegué al trabajo pude leer, con el sentimiento a flor de piel, el testimonio de algunos sobrevivientes.

Allí está el caso de Eiji Nakanishi, sacado de los escombros por su hermana aunque su primo no corrió la misma suerte. Luego del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima Eiji procuró hacer una vida normal a pesar de que a todos los supervivientes les habían adveritdo que morirían sin remedio. Después se enamoró de una chica y querían casarses. Pero cuando sus padres se enteraron de que era un superviviente de Hiroshima, un hibakusha, se opusieron a la boda. Tenían miedo de que los decendientes nacieran con problemas. Por eso, narra Eiji “lo primero que hice cuando nació el primero fue ir corriendo a ver si tenía todos los dedos. La bomba no nos ha dejado vivir libres, siempre nos ha perseguido, siempre ha estado en nuestra mente”.

Igualmente desgarrador es el recuerdo de Hideko Murota. Estaba en la escuela cuando una luz cegadora entró por la ventana, luego todo saltó por los aires. Ese día en otra parte de la ciudad su madre murió en el derrumbe de la casa, el abuelo jamás fue encontrado y su única hermana tampoco había sido hallada. Hideko fue a parar a un orfanato, luego una familia la tomó en adopción hasta que apareció su hermana y se convirtió en su madre y amiga. “Todavía hoy las imágenes del 6 de agosto de 1945 me despiertan por las noches. Puedo ver el momento en el que una bola de fuego cayó sobre la escuela, puedo escuchar los gritos y ver los muertos como si el tiempo no hubiera pasado. Es como si una bomba atómica cayera cada día de mi vida”.

Siempre me quejo del calor, pero esta mañana ante la comprobación inequívoca de que en efecto, era 6 de agosto, no pude menos que sonreír procurando desafiar al sol con los ojos abiertos todo lo más que pude. Mi sonrisa, debo aclarar, tenía sabor amargo y entonces también pensé en aquellos que sintieron en carne propia los efectos de la bomba atómica Little boy. Probablemente quisieron enterrar para siempre de su recuerdo aquella mañana del 6 de agosto de 1945 y junto con ella, la imagen del cielo en Hiroshima.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015