A Natural Woman, dice adiós (+Video, Fotos y Twits)

2018-08-17 10:01:15 / web@radiorebelde.icrt.cu / Gabdiel Silva González

A Natural Woman, dice adiós
Aretha Franklin, en el escenario durante una ceremonia de la Fundación contra el SIDA Elton John en la Catedral de San Juan el Divino en Nueva York, el 7 de noviembre de 2017.

La leyenda del soul Aretha Franklin, ganadora de varios premios Grammy, falleció a los 76 años tras una larga batalla contra un cáncer de páncreas.

Franklin murió este jueves a las 9:50 a.m. en su residencia ubicada en Detroit. En un comunicado su familia expresó "en uno de los momentos más oscuros de nuestras vidas, no podemos expresar el dolor en nuestro corazón. Hemos perdido a la matriarca y al rock de nuestra familia".

Pese a su delicado estado de salud, Franklin actuó en noviembre de 2017 para la Fundación de Elton John en Nueva York. Fue la última vez que se subió a un escenario.

A lo largo de su extensa carrera en la industria de la música, Franklin ganó 18 premios Grammy, incluido uno a su exitosa trayectoria artística. Entre sus mayor éxitos se encuentran "(You Make Me Feel Like) A Natural Woman" (1968), "Day Dreaming" (1972), "Jump to It" (1982), "Freeway of Love" (1985), y "A Rose Is Still A Rose" (1998).

La reina del soul, como también era conocida, comenzó a cantar en el coro de la iglesia de su padre y sacudió el panorama musical de los 60 al introducir los recursos del góspel en la música secular, con éxitos hoy legendarios como Respect o You make me feel, A natural woman.

Con ella desaparece la última gran superviviente de la era dorada de la música negra estadounidense.

Repercusiones


El mundo de la música y la política -el mundo en general- se volcó inmediatamente en demostrar su admiración por el legado que dejó la artista.

De Paul McCartney a Elton John, pasando por Barbra Streisand, quien dijo "es difícil concebir un mundo sin ella. No solo fue una cantante excepcionalmente brillante, sino que su compromiso con los derechos civiles tuvo un impacto indeleble en el mundo".
 


El expresidente Barack Obama, gran admirador de la estrella, y su esposa Michelle, escribieron "en su voz, podíamos sentir nuestra historia, toda ella y en cada sombra: nuestro poder y nuestro dolor, nuestra oscuridad y nuestra luz, nuestra búsqueda de la redención y nuestro respeto, duramente ganado".
 


También el presidente Trump, el expresidente Bill Clinton y Hillary Clinton expresaron su pesar por esta mujer que revolucionó la canción en los 60.

A Natural Woman, dice adiós

Orígenes de una Diva

Franklin nació en 1942 en Memphis (Tennessee), pero creció en el mismo lugar que le ha dicho adiós, Detroit (Michigan), la otrora próspera capital de la música y el automóvil.

La suya fue una de las muchas familias afroamericanas que en los 40 emigraron del sur al norte al calor del boom industrial. El esplendor del jazz y otros ritmos en ciudades como Chicago o la citada Detroit se entienden a partir de ese fenómeno económico y demográfico; el declive del mismo, también. Una incipiente clase media afroamericana que se había formado en el cinturón industrial entró en barrena.

Pero cuando el motor se gripó, Aretha ya se había convertido en una artista reconocida. Su padre, además, era Clarence LeVaughn Franklin, un pastor muy conocido e influyente, amigo de Martin Luther King, cuya voz resultaba tan musical que sus sermones acabaron editados en discos.



A los 12 años, quedó embarazada de un chico de una escuela y a los 15 ya había tenido su segundo hijo con otro hombre. Ambos llevan el apellido Franklin. Se casó a los 19 con Ted White, que fue violento con ella, y se divorció ocho años después. Tuvieron un chico. Años después se casaría (y divorciaría) de nuevo y tendría un cuarto ástago.

Muchos de los episodios turbios de su vida quedaron recogidos -para su disgusto- en una biografía de 2014 (RESPECT: The life of Aretha Franklin) publicada por David Ritz.

Como su música, Aretha era peleona y trataba de arrinconar en su historia la parte más dura. Decía su productor de Atlantic, Jerry Wexler, que sus ojos luminosos cubrían la angustia y que sus depresiones podían llegar a ser “tan profundas como el mar oscuro”.

Aunque había comenzado grabando en Columbia Records, los grandes éxitos llegaron en Atlantic, con Wexler. A temas tan célebres como Respect o Natural woman se sumaron rápidamente otros imborrables, como Think o Say a Little prayer.

A finales de los 60, ya se había convertido en uno de los iconos de la comunidad afroamericana, con canciones que transpiraban reivindicación femenina y racial.



Cantó en el funeral de Martin Luther King, al que había conocido de niña en su casa, en el 68, y lo hizo también en enero de 2009 cuando Barack Obama tomó posesión y se convirtió en el primer presidente negro de la historia estadounidense. Hace pocos años, en un acto público, la reina del soul dijo que aquel había sido el momento más emocionante de su carrera.

Franklin anunció su retirada a principios de 2017 con la idea de limitar su agenda a actuaciones escasas y muy escogidas, aunque muchas de estas tuvieron igualmente que cancelarse por recomendación médica este año.

Así, no pudo actuar el pasado marzo en Newark, como estaba previsto, ni tampoco el pasado abril en el festival de jazz de Nueva Orleans. Su última actuación tuvo lugar el pasado noviembre, en Nueva York, con motivo del aniversario 25 de la fundación contra el Sida de Elton John. Su influencia musical, sin embargo, pervive para la opinión de los expertos en artistas de generaciones posteriores, como Mariah Carey o Beyoncé.



Decía Obama en un artículo de David Remnick de 2016, en The New Yorker, que si tuviese que llevarse unos pocos discos a una isla, su admirada Aretha Franklin figuraría en esa lista. “Porque me recordaría mi humanidad. Lo que es esencial en todos nosotros. Y simplemente: suena puñeteramente bien”.

A Natural Woman, dice adiós

Respect, en la voz feminista del soul

Precisamente, Aretha Franklin se convirtió en todo un icono del feminismo gracias a Respect. La canción en realidad había sido escrita y grabada ya por Otis Redding, pero la versión de Aretha, que salió publicada en 1967, con apenas algunos coros adicionales y un carácter especial en la interpretación y los arreglos, le dio un sentido de reclamo feminista del que carecía el tema original.

“Todo lo que quiero es un poco de respeto”, cantaba con desgarro. Con su interpretación y escasas variaciones al texto, cambió de raíz el tono machista del tema original y lo convirtió en lo que fue desde entonces, un poderoso himno feminista que también fue abrazado por el movimiento de derechos civiles.

Y es que Redding planteaba su letra desde la óptica de un hombre que trabaja todo el día, que trae el dinero a casa y que a su llegada al hogar reclama “respeto” a su esposa. Pues bien, lo que hizo Aretha fue pedir ese mismo respeto a la mujer.

La canción surgió en plena ola del pacifismo y el amor en Estados Unidos, de las protestas contra la guerra de Vietnam, de la lucha de los negros para acabar con el racismo y lograr la igualdad de derechos civiles, y del movimiento de liberación femenina.



El Respect de Aretha escaló rápidamente en las listas de éxitos hasta el número uno, consolidando por primera vez la carrera de la artista y convirtiéndola en un icono del feminismo, así como en la reina indiscutible del soul. Dueña de una voz extraordinaria, entre sus armas infalibles se encontraban también una fuerte personalidad y un poderío indiscutible frente al micrófono.

Aretha Franklin también logró otras gestas históricas, como la de ser la primera mujer negra en aparecer en la portada de la revista Time en 1968 o la de ser la primera mujer en ingresar en el Rock and Roll Hall of Fame en 1987.

En 2008, fue elegida por la revista Rolling Stone como la mejor cantante de todos los tiempos y atesoró a lo largo de su carrera profesional un récord histórico de 20 premios Grammy.

Sugerimos en video la interpretación realizada por la diva del tema Natural Woman.

 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015