Abdala: el gran poema dramtico del joven Jos Mart

2019-01-23 05:56:35 / web@radiorebelde.icrt.cu / Vctor Prez Galds

Abdala: el gran poema dramtico del joven Jos Mart

El gran significado que José Martí le concedió al hecho que un joven saliese a combatir en defensa de su tierra natal no solo lo reflejó en discursos, cartas y materiales periodísticos en la etapa que ya estaba de lleno trabajando para lograr la reorganización de la guerra por la independencia de Cuba, sino desde el período de su juventud mediante el poema dramático titulado Abdala.

Esa obra de Martí, que escribió cuando tenía 15 años se publicó el 23 de enero de 1869 en el primer y único número del periódico La Patria Libre que él creara y que fuera impreso en la imprenta y librería “El Iris” en Obispo 20 y 22, en La Habana.

En la parte inicial del drama se detalla que un senador le comenta a Abdala que un conquistador amenaza con ocupar el territorio de Nubia, un pequeño país del continente africano que resultó invadido por los árabes. Ante tal noticia se destaca la reacción del joven que responde con firmeza:

Pues decidle al tirano que en la Nubia
Hay un héroe por veinte de sus lanzas:…

El drama en verso Abdala se desarrolla en ocho escenas. En la segunda se refleja un largo parlamento de Abdala quién llega a asegurar:

¡Por fin potente mi robusto brazo
Puede blandir la dura cimitarra,
Y mi noble corcel volar ya puede
Ligero entre el fragor de la batalla!

La número tres hace alusión al encuentro de Abdala con los guerreros que van a salir a hacerle frente a los agresores. Abdala igualmente enfatiza:

Ni laurel ni coronas necesita
Quién respira valor. Pues amenazan
A Nubia libre, y un tirano quiere
Rendirla a su dominio vil esclava.
¡Corramos a la lucha, y nuestra sangre
Pruebe al conquistador que la derraman
Pechos que son altares de la Nubia,
Brazos que son sus fuertes murallas!

La cuarta y quinta escenas son particularmente emotivas. La madre va en busca de su hijo y temerosa que pueda morir trata de convencerlo para que no marche hacia donde se librarían los combates. Pero Abdala le manifiesta que detenerse no podía y que al campo iba a defender a su patria.

Y más adelante Martí pone en voz de Abdala un significativo concepto con respecto a la Patria:

El amor, madre, a la patria
No es el amor ridículo a la tierra,
Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
Es el rencor eterno a quien la ataca;
Y tal amor despierta en nuestro pecho
El mundo de recuerdos que nos llama
A la vida otra vez, cuando la sangre,
Herida brota con angustia el alma;
¡La imagen del amor que nos consuela
Y las memorias plácidas que guarda!

Ante la insistencia de su progenitora que le pregunta si es más grande ese amor que el que ella despierta en su pecho Abdala le dice:

¿Acaso crees
Que hay algo más sublime que la patria?

Abdala: el gran poema dramtico del joven Jos Mart

En medio de la desesperación que la embarga la madre aún le plantea:

¿Y aunque sublime fuera, acaso debes
Por ella abandonarme? ¿A la batalla
Así correr veloz? ¿ Así olvidarte
De la que el ser te dio? ¿Y eso lo manda
La patria? ¡Dí! ¿Tampoco te conmueven
La sangre ni la muerte que te aguardan?

De nuevo el joven Abdala reitera en correspondencia con sus convicciones expresa:

Quién a su patria defender ansía
Ni en sangre ni en obstáculos repara…

Insta a su madre que sigue implorándole, ésta vez de rodillas, que se quede a que se levante y ratifica:

¡Cuántos tormentos!... ¡Cuán terrible angustia!
Mi madre llora… Nubia me reclama…
Hijo soy… Nací nubio… Ya no dudo:
¡Adiós! Yo marcho a defender mi patria.

Este poema dramático concluye cuando Abdala, tras haber participado en los combates, yace moribundo, pero feliz porque siente la satisfacción de que el enemigo había sido vencido. La obra termina con estas palabras de Abdala:

¡Nubia venció! muero feliz: la muerte
Poco me importa, pues logré salvarla…
¡Oh, qué dulce es morir, cuando se muere
Luchando audaz por defender la patria!

Abdala: el gran poema dramtico del joven Jos MartVarios especialistas han señalado que en gran medida la vida de Abdala descrita por Martí fue como un anticipado reflejo de su propia existencia, ya que con el decursar del tiempo él igualmente supo incluso enfrentarse a contradicciones que surgieron en el seno familiar, por su decisión de darle prioridad absoluta a todo lo referido al desarrollo de la lucha por la independencia de su tierra natal.

Precisamente en las dos últimas cartas que le escribió a su querida madre Leonor Pérez Cabrera trató con respecto a ello.

En la fechada el 15 de mayo de 1894 le expresó:

“Pero mientras haya obra qué hacer, un hombre entero no tiene derecho a reposar. Preste cada hombre, sin que nadie lo regañe, el servicio que lleve en sí.”

También le hizo la siguiente interrogante: “¿Y de quién aprendí yo mi entereza y mi rebeldía, o de quién pude heredarlas, sino de mi padre y de mi madre.”

Le especificó lo que haría de inmediato como parte de la labor que realizaba la que catalogó como “más pura, madre mía, que un niño recién nacido, limpia como una estrella, sin una mancha de ambición, de intriga o de odio.”

Igualmente le solicitó: “Déjeme emplear sereno, en bien de los demás, toda la piedad y orden que hay en mí.”

Más adelante al tratar acerca de su futuro le expresó con particular sencillez y a la vez con gran significación: “Mi porvenir es como la luz del carbón blanco, que se quema él, para iluminar alrededor. Siento que jamás acabarán mis luchas.”

También en la última misiva que le dirigió, que elaboró en la ciudad dominicana de Montecristi, el 25 de marzo de 1895, cuando ya anhelaba trasladarse a Cuba para dar su contribución directa al desarrollo de la guerra por la independencia, le expuso: “Usted, se duele, en la cólera de su amor, del sacrificio de mi vida; y, ¿por qué nací de usted con una vida que ama el sacrificio?”

Le patentizó de inmediato el sentido que le atribuía a su vida y a la existencia de los seres humanos en general al expresar:

“Palabras, no puedo. El deber de un hombre está allí donde es más útil.”

Abdala: el gran poema dramtico del joven Jos Mart

Al igual que el joven Abdala que él hizo referencia en la obra que creara cuando era un adolescente José Martí puso su vida a la causa de su pueblo y en correspondencia con sus principios estuvo allí donde se libraban los combates. Encaró la muerte en plena correspondencia con su modo de actuar y concebir su existencia.

Cumplió con el precepto que había planteado en el Hardman Hall de Nueva York, en el acto efectuado el 10 de octubre de 1890, cuando aseguró: “…el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber; y ese es el verdadero hombre.”



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Mileidys      mileidys@eniamtz.co.cu      Cuba
   09.05.2019 - 4:46 pm
Constituye la primera pieza de Jos Mart de su amplia papelera de mritos literarios y artsticos, publicado en el peridico La Patria Libre. Representa un texto de amor juvenil a la patria, donde por vez primera el negro fuera de su posicin extica y divertida en el teatro bufo, es un hroe que encarna virtudes patriticas y militares. Al igual que el joven Abdala que l hizo referencia en la obra que creara cuando era un adolescente Jos Mart puso su vida a la causa de su pueblo y en correspondencia con sus principios estuvo all donde se libraban los combates. Encar la muerte en plena correspondencia con su modo de actuar y concebir su existencia.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015