Artificios de Carlos (Parte final)

2018-01-19 17:25:53 / web@radiorebelde.icrt.cu / Laura Barrera Jerez

Artificios de Carlos
Obra: Noche de Reyes, dirigida por Carlos Díaz. Foto: Yuris Nórido

LOS ESPÍRITUS QUE VAN CON CARLOS DÍAZ

Después del 22 de enero de 2015, periodistas, actores, estudiantes, amas de casa, maestros, pintores, mecánicos, médicos, abogados, cubanos y extranjeros han hablado sobre el Premio Nacional de Teatro. Casi todos coinciden en un elemento: Carlos Díaz lo merecía desde hacía tiempo.

Ese mismo año, además, se celebraron los 25 años de su debut como director en un escenario de gran envergadura como el Teatro Nacional, donde dirigió la Trilogía de Teatro Norteamericano (Té y simpatía, Un tranvía llamado deseo y Zoológico de Cristal) en 1990. Un espectáculo de aquellas dimensiones lo lanzó a la fama y fue el origen de Teatro El Público, compañía fundada por él, oficialmente, el 20 de mayo de 1992.

Artificios de Carlos
Actores de Teatro El Público. Foto: Yander Zamora

Como dijo el crítico y dramaturgo cubano Norge Espinosa Mendoza, la búsqueda posterior de Carlos Díaz estaba sugerida en este primer momento: “Hoy sabemos que su logro mayor ha sido, al contrario de lo que sucedió con tantos esfuerzos que en esos mismos instantes procuraban un lugar en el repentinamente ampliado panorama teatral de la Isla, pervivir por encima de cualquier contingencia sin renunciar, además, a su muy personal estética, a su preterido concepto de compañía; prolongando ese estilo que ahora reconocemos suyo en el desempeño de todo un colectivo que, a despecho del silencio de la crítica o de las adversidades de una específica circunstancia, halla sitio en la frágil aunque ineludible memoria escénica del país”.

Sin dudas, Teatro El Público se ha ido posicionando como uno de los grupos más estables del panorama artístico nacional y ha recorrido diversos escenarios extranjeros con gran éxito. Sus puestas en escena muchas veces alcanzan las cien funciones, incluso las 150, como sucedió con La Celestina

Artificios de Carlos

Un público heterogéneo y denso acompaña con confianza a Carlos Díaz. Pero, sin dudas, sus aciertos y triunfos como artista se nutren de esa otra parte de su historia de vida que lo identifica como ser humano. En esos segmentos menos divulgados de su existencia convergen secretos y motivos: recuerdos de su niñez, enseñanzas de su madre, sus primeras incursiones como actor mientras estudiaba en la Enseñanza Primaria y sus travesuras en las naves de las carrozas donde año tras año se preparaban los espectáculos para los festejos tradicionales de las Charangas de Bejucal. Es ese otro Carlos, la explicación perfecta para entender al director de teatro.



Su padre, José Díaz, intentaba alejar el hambre, pero la humildad estaba en el tejado, en las paredes, en los cuatro hijos y en la mujer veinte años más joven que él. José era muy amigo de Eduardo Chibás y además, como tesorero del Partido Ortodoxo, recibió en varias ocasiones la visita de Fidel Castro. José guardaba bajo el colchón billetes y billetes cuyo único destino podía ser la libertad de Cuba, no importaba que la miseria estuviera en el tejado, en las paredes o en la mesa del comedor. Son esos los espíritus que invaden a Carlos. Son esas historias casi desconocidas las que nos permitirán comprenderlo y valorarlo como artista.

Artificios de Carlos

Tales secretos sobrepasan la fuerza y seguridad de los actores sobre el escenario, el transformismo, el lenguaje popular, los hipertextos, la parodia, los desnudos, las señales políticas y todas esas cuestiones que aprecian (o desprecian a veces) los críticos y el público.

Carlos está más allá. Carlos habita en un mundo que ha alimentado durante años su estética teatral: un hombre que pinta y que quiso ser abogado y luego actor; el niño que vivía en el número 611, de la calle 11, en Bejucal, al sur de La Habana; el dueño de un perro llamado Federico: su público; el amigo que escucha confesiones; el hombre que aconseja perdonar y olvidar…

Conocer los elementos personales de la historia de vida de Carlos es la clave fundamental para entender hoy su teatro, y al mismo tiempo, comprender su teatro es un imperativo para entender las artes escénicas del país desde sus más puras entrañas. Como dijera, hace más de 15 años, el propio Norge Espinosa, Carlos Díaz es alguien que, por derecho propio, está dentro de lo mejor de todos los tiempos del teatro cubano.


Artículo escrito por Carlos Díaz para la sección: En Primera Persona, de la Revista Tablas (3/02 tercera época, vol. LXIX, septiembre-diciembre):


Artificios de Carlos



 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015