Campesinado cubano celebra con nuevos bros su aniversario

2010.05.14 - 17:24:52 / web@radiorebelde.icrt.cu / Dailyn Ruano Martnez

ANAP
La Habana, Cuba. -
Un jocoso comentario aflora en el quinto mes de cada año. Cuando se aproxima la fecha 17 de mayo, entonces un recuerdo muy claro se hace presente. En la escuela siempre nos felicitábamos ese día bien temprano porque decíamos “es el día del guajiro”.

La maestra se aseguró siempre que una vez en el aula la trascendencia de la fecha alumbrara nuestros conocimientos. ¿Por qué los cubanos reconocemos ese día como un homenaje al campesino?

Tres acontecimientos trascendentes en la larga historia de luchas de la Isla acontecieron en similar día. En 1946 fue asesinado el campesino guantanamero Niceto Pérez, 13 años después el Comandante en Jefe Fidel Castro firma la Primera Ley de Reforma Agraria en la Comandancia del Ejército Rebelde y también en esa fecha pero en 1961, nace la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).

Desde su creación misma aglutinó en sus filas, la ANAP a decenas de miles de miembros de las cooperativas de Créditos y Servicios (CCS) y los de las de Producción Agropecuaria (CPA). Juntos todos han estado en la primera línea de la economía por producir alimentos para el pueblo. Desde esa trinchera y por derecho propio, devienen pilar fundamental en la construcción de la nueva sociedad.

Según esgrimen los historiadores la ANAP surge inspirada en tradiciones como las contiendas libradas por la tierra en la década del 30, el Realengo 18, o el Congreso Campesino en Armas, celebrado en el territorio del Segundo Frente Oriental Frank País. Era necesario además contar con una organización capaz de conducir la participación  del campesinado, un enorme segmento poblacional en las tareas políticas, económicas, sociales y culturales del país.

Si tenemos en cuenta la responsabilidad de este sector poblacional con satisfacer las necesidades de alimentación del pueblo comprendemos el día a día en los campos de Cuba. Aunque nada como hacer que la tierra de frutos a pleno sol.

Durante estos 49 años la Asociación ha estado en el centro de esos esfuerzos por consolidar las leyes agrarias, promover la transformación de las condiciones de vida y de trabajo en el campo, en especial las relacionadas con la educación, la salud y otras muchas conquistas.

Uno de los retos ha sido superar paulatinamente los métodos de trabajo típicos del minifundio, hasta convertir en mayoritarias las formas de cooperación, donde la técnica y la explotación adecuada e intensiva del suelo multipliquen el rendimiento por área y la productividad.

Hoy la ANAP tiene nuevos retos, mas no netamente divorciados de los de hace 50 años cuando la Ley de Reforma Agraria se convirtió en una de las transformaciones más rotundas en nuestro país.

Ese fue además de un acto de extrema equidad, un premio también al incondicional apoyo de los campesinos desde el naciente Ejército Rebelde a la causa revolucionaria. Recordemos que fueron los serranos los primeros en apoyar a los guerrilleros, e incluso, en incorporarse a esas fuerzas.

Cien mil títulos de propiedad fueron entregados gratuitamente el 17 de mayo de 1959. Quedaba así desaparecida de los campos de Cuba la extorsionada y viejísima renta del suelo. Se materializaba así uno de los postulados planteados en el documento programático La Historia me Absolverá, alegato de autodefensa pronunciado por Fidel en el juicio por los sucesos del Moncada.

Con la reforma agraria se distribuyeron entre los campesinos los realengos de propiedad estatal y las tierras de dominio privado arrendadas fueron entregadas a quienes realmente las trabajaban, siempre y cuando las parcelas objetos de contrato no excedieran de cinco caballerías o 67 hectáreas.

Asimismo, se movilizaban todos los fondos necesarios para el fomento de cooperativas campesinas, con facilidades crediticias a largo plazo, amortizados con intereses mínimos.

Para el campesino fue la seguridad de tener su tierra, libre de la amenaza del desalojo; una política nueva en todos los órdenes en las esferas de la educación y la salud, garantía de precios justos para sus productos y aporte por parte del Estado de créditos para sus cosechas.

Medio siglo ha transcurrido y el campesinado cubano aguarda el 17 de mayo con nuevas perspectivas. Entre ellas, prevén continuar la entrega de tierras en usufructo, y la producción de alimentos consta como una de las prioridades en un sector donde se encuentra la fundamental potencia y reserva de la nación.

Los planteamientos del X Congreso de la ANAP están orientados a elevar la producción y exigir la entrega de insumos por parte de las empresas. La principal iniciativa reside en seguir consolidando el movimiento campesino cubano como única manera de preservar los ideales que mantuvieron al principio del triunfo revolucionario y que hoy más que nunca continúan vigentes.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015