Caravana de la libertad y la esperanza

2014.01.07 - 16:25:10 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela García

Caravana de la libertad y la esperanza

José Alberto León Lima, Leoncito, como lo llamaba Fidel, era uno de los miembros de su escolta y más tarde su chofer.

En la Caravana de la Libertad, Fidel partió desde la heroica Santiago de Cuba y recorrió la Isla hasta llegar a la capital para ser recibido por un pueblo cuya alegría era inmensa. Detrás quedaba la larga noche de la corrupción, la tortura, la muerte, la discriminación, el hambre y la politiquería.

“Desde horas muy tempranas la gente estaba en las calles con banderas cubanas y del 26 de julio en las manos; todos querían montar en el carro donde venía Fidel”-recuerda quien en 1959 tenía 21 años de edad-.

“Yo venía con él en el jeep -aclara-, él no llega a la Habana desde el municipio El Cotorro en un tanque como muchos creen; allí se baja del tanque, que era donde también venía su hijo “Fidelito” y toma el nuevo vehículo que lo trae junto a otros combatientes hasta Columbia”.

Sobre lo que más lo impresionó en aquellos momentos afirma: “Estar al lado de Fidel, acompañarlo en toda la trayectoria desde Oriente hasta la Habana; pertenecer a su escolta, que considero un honor, un privilegio y un orgullo”.

La llegada triunfante a La Habana de Fidel y los barbudos, -así llamó el pueblo al Ejército Rebelde- quedó para siempre en la memoria de quienes tuvieron el privilegio de vivirlo.

En toda la trayectoria de la caravana primaron la alegría y la emoción; un entusiasmo desbordante traducido en reiteradas y efusivas vivas de la población a quienes traían la libertad desde la Sierra Maestra al pueblo.

Afirman quienes estuvieron allí en Ciudad Escolar Libertad, como protagonistas y espectadores de la llegada triunfal de Fidel Castro, que el ocho de enero hizo un intenso frío.

Uno de ellos fue Rafael Yera del Portal, integrante de la tropa liderada por Fidel, quien recuerda la euforia del pueblo que gritaba: “ya somos libres y daba vivas a la Revolución, al movimiento revolucionario 26 de julio y al líder histórico de la Revolución”.

A Pedro Labrador Pino, otro de los entonces rebeldes, le asoma la emoción a los ojos cuando dice: “en todas las calles el pueblo los esperaba; era tanta la multitud que los carros no podían avanzar, no puedo evitar emocionarme cuando evoco aquellos días; me veo como entonces muy feliz”.

Un gigantesco acto político donde el pueblo reafirmó el apoyo a la naciente Revolución, se realizó ese día en el lugar que antes de 1959 fue el Cuartel Columbia, símbolo de la opresión y la barbarie de la dictadura de Fulgencio Batista, y a partir de esa fecha, Ciudad Escolar Libertad, donde se educan las nuevas generaciones de cubanos.

Muchos evocan el ocho de enero de 1959 como un suceso irrepetible: todos a la vez querían tocar a los rebeldes, abrazarlos, darles las manos y besarlos para demostrarles el agradecimiento. Ellos también radiantes, regalaban collares de Santa Juana, casquillos de balas a los niños como recuerdo, y con su presencia prometieron al pueblo lo que cumplieron: un mejor futuro.

Fue el discurso de Fidel, memorable, una revelación que es un principio inviolable de su líder: decir la verdad, como ha hecho en los 55 años de la Revolución Cubana.

La verdad es uno de los pilares en los que se sustenta el proceso político cubano. Aquel joven de apenas 33 años decía ideas, conceptos, preveía el camino difícil y advirtió, de los años por venir. Nada que se pareciera a los discursos de los políticos tradicionales, ya depuestos para siempre en la Isla.

Desde aquella noche, y así ha sido hasta hoy, Fidel nunca le ha mentido al pueblo que le sigue y respeta. No se equivocó cuando dijo aquel 8 de enero que su más firme columna, su mejor tropa, la única tropa capaz de ganar sola la guerra era la del pueblo. Y aseveró: “El pueblo es invencible. Y el pueblo fue quien ganó esta guerra.”



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015