Carlos I: El caballo que superó al tiempo

2017-01-27 06:37:20 / web@radiorebelde.icrt.cu / Yirsandy Rodríguez Hernández

Granma, campeón nacional de la pelota cubana. Foto: Calixto LlanesGranma, campeón nacional de la pelota cubana. Foto: Calixto Llanes

Desde hacía mucho tiempo, la justeza no se había montado en la cuerda del equilibrio y la sensatez: La Comisión Nacional de Béisbol nombró al manager ganador de la 56 Serie Nacional, Carlos Martí, para comandar al team Cuba al IV Clásico Mundial de Béisbol.

El trote incesante ha coronado de una vez —después de cuatro durísimas décadas— al “Caballo” de la sencillez y genio de la consistencia. Pues, Carlos Martí, quien ha cabalgado en tempestades y pocos cielos abiertos, ha sido total entrega al juego, bandera y corazón de su equipo Granma e, incesantemente, guía de la mayor parte de todas las generaciones que se han vestido con el traje de los Alazanes.

La casta de Carlos I —primer manager que se sentó a llevar las riendas de una caballería granmense en Series Nacionales, allá por el 1977—, es mucho más trascendental y significativa que su legado, el cual había tocado el cielo en una Serie Selectiva, al mando de los Orientales.

Martí, entre pocos practicantes de la “sobriedad” para dirigir, estrecho amigo de la cordura y el tino entre las líneas de cal, venció en más de una ocasión a la pereza y esos buches indeseables con sabor a injusticias.

Ante cada patada del empedrado camino —el que tuvo por delante, y el que dejó detrás—, su gen se multiplicó, y sus razones fueron las de no ceder, aun cuando a la vuelta de 1868 batallas no había bebido el dulce néctar de los campeones.

Siempre encontró inspiración en el diamante, pasión en su labor —cientos de veces opacada por el dedo de la infamia—, da igual si era en el team juvenil o vistiendo los color de su provincia, con quien subió a la cúspide aún sin haberse parado en la azotea del éxito.

Así pues, un águila voló sobre el mar, y el tiempo abrazó erguido a la coherencia, una vez que se trata de sonar las campanas de la probidad. Había llovido a cántaros —créanme que no exagero— desde que salté del sillón al escuchar por la Comisión Nacional una decisión atinada al dedillo de lo justo.

Quizás, quienes ponen y quitan méritos en los pergaminos beisboleros de aquellos que dedican con todo amor sus horas al terreno, se hicieron eco del gran campeonato ganado por los Alazanes de Granma —para sorpresa de los bicampeones, Tigres de Ciego de Ávila— y ejercieron su ley. Sí, su “ley”. Pues en otros instantes de esta rica historia del pasatiempo nacional, se habría violado esa prestigiosa página, que en no pocas circunstancias vetó de las riendas del team Cuba —sea el “A” o el “B” — a quienes se lo ganaron en buena lid.

Para los innings que vive el béisbol en esta época, nada pudo ser más oportuno y bien pensado, que premiar al campeón de nuestro torneo. A fin de cuentas, no es un secreto que en la línea de la competitividad ya no tenemos los puestos élites. Entonces, comenzar por reconocer al que trabaja y obtiene los más altos honores, es un gran paso —insisto, lo veo así— en un camino atiborrado de obstáculos, donde lo peor es que, lo difícil, apenas comienza.

El caballo Carlos I galopó, ganó este ajedrez beisbolero y, no en vano, su carrera será recordada en años por ese campeonato que hizo vibrar a toda una provincia ávida y sedienta de éxitos.

Ganar, haya sido bajo el cruel torbellino de tiempos de cólera, o la brillantez con la cual un día encandilamos a los ojos beisboleros del mundo, campeón es campeón, da igual si es en Caimito o en Alaska.

Mis felicitaciones a la Comisión Nacional, una vez más. “Al César lo que es del César”. ¡Qué bueno que la sensatez se uniformó por al menos un round, y en un doble play hizo combinación con toda lógica y justeza!

Dedicado a mis primos Carlos y Rolando, quienes disfrutaron como nadie el amanecer en Bayamo con cielo azul de campeones.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015