Conmemoran en Argentina asaltos a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes

2014.07.23 - 15:31:08 / web@radiorebelde.icrt.cu

Foto de Alberto Mas, cortesía desde Buenos Aires

Con la presencia de los Embajadores de Vietnam, Venezuela, Chile y República Dominicana, el Ministro Concejero de la embajada de El Salvador, dirigentes políticos, sindicales, del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba, la fundación Un Mundo Mejor es Posible (UNMEP), responsable de la “operación milagro” en Argentina, una representación de la Cancillería y Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el Comité Argentino por la Libertad de los Cinco y el Club Argentino de Periodistas Amigos de Cuba (CAPAC) , se celebró en la Embajada de Cuba en Buenos Aires el “Día de la Rebeldía Nacional”.

Según reporta Alberto Mas, tras la presentación de rigor efectuada por la Secretaria de Prensa de la Embajada, Beatriz Parra, se proyectó un video alusivo a la situación que Cuba atravesaba en la década del 50 y las acciones desplegadas por la “generación del centenario” encabezada por un joven Fidel Castro Ruz.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, se excusó de estar presente enviando una carta donde entre otros conceptos expresaba “le agradecemos a Fidel y Raúl haber dado vuelta una página de la historia de nuestra América, convirtiendo aquellos cuarteles construidos para la opresión en escuelas al servicio de la Paz”.

El Embajador Jorge Lamadrid Mascaró, agradeció a todos los amigos de Cuba que asistieron, dedicando sus primeras palabras a recordar a tres compañeros recientemente fallecidos Hernán de la Vía, fundador de la Casa de Amistad de La Matanza, Valentín Huerta del Comité por los Cinco y el Secretario del CAPAC, Beto Cabrera.

Destacó que el 26 de julio se recuerda a los 80 jóvenes caídos en ese asalto al cielo, que era asaltar el Cuartel Moncada, marcando que de los 120 atacantes cayeron en la batalla solo 6, que el resto fue masacrado y asesinado por las huestes de Batista.

Lamadrid destacó que el Líder Histórico, Fidel Castro, tras explorar todas las posibilidades realizar un cambio de gobierno por las vías pacíficas, se convenció que la lucha armada era la única forma de alcanzar los objetivos patrios, sentenciando que “Esa acción, atacar los cuarteles de Moncada, en Santiago de Cuba, y el de Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, es el principio del fin de un oprobioso estatus”.

“El 26 de julio es ese momento en que la generación del centenario no dejó morir al Apóstol José Martí y fue el momento en que se inició lo que se constituiría unos años después en el triunfo de la Revolución”.

Lamadrid leyó un párrafo significativo del tremendo alegato de Fidel Castro ante quienes lo juzgaban, La historia me absolverá, donde definía “Nosotros llamamos Pueblo a los 600.000 cubanos que están sin trabajo, a los 500.000 obreros del campo que habitan en bohíos miserables, a los 400.000 obreros industriales y braceros, todos desfalcados cuyas conquistas les están arrebatando, cuyas viviendas son las infernales habitaciones de las cuarterías, cuyos salarios pasan de las manos del patrón a las del barrotero, cuyo futuro es la rebaja y el despidos, cuya vida es el trabajo perenne y el descanso la tumba, a los 100.000 agricultores pequeños que viven y mueren trabajando la tierra que no es suya, a los 30.000 maestros y profesores admirados, sacrificados y necesarios al destino mejor de las futuras generaciones, y que tan mal se les trata y paga, a los 20.000 pequeños comerciantes abrumados de deudas arruinados por la crisis y rematados por una plaga de funcionarios filibusteros y venales, a los 10.000 profesionales jóvenes de toda índole, médicos, ingenieros, abogados, que salen de las aulas con sus títulos deseosos de lucha y llenos de esperanza para encontrarse en un callejón sin salida” ese es el Pueblo, definía Fidel, agregando “no venimos a decirle a ese Pueblo te venimos a dar, sino, aquí tienes, lucha ahora con todas tus fuerzas para que sean tuyas la libertad y la felicidad” tremendos conceptos que han trascendido en el tiempo”.

Al finalizar su exposición, los presentes escucharon al trovador Ariel Sanz, quien interpretó canciones de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, y se cerró el acto protocolar cantando con emoción los presentes el “Himno del 26 de Julio”, que fuera escrito por Agustín Díaz Cartaya el 19 de julio de 1953, en medio de las jornadas organizativas del asalto a los cuarteles, un verdadero alegato político que llama en su letra a llevar adelante la Revolución con la unidad de todos “la sangre que en Cuba se derramó/nosotros no debemos olvidar/por eso unidos debemos de estar”

Foto de Alberto Mas, cortesía desde Buenos Aires

Foto de Alberto Mas, cortesía desde Buenos Aires


 


(Redacción Digital Rebelde)



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015