Hablando con el Doctor Quirantes sobre hambre emocional

2019-09-13 10:50:09 / web@radiorebelde.icrt.cu / Alberto Quirantes

Conociendo al hambre emocional

Son varias razones por las cuales una persona sigue comiendo, aunque ya no tenga hambre. Una de las más frecuentes se encuentra relacionada con las emociones. Es la conocida como “hambre emocional” donde se utiliza la comida por algunas personas, con el fin de amortiguar sensaciones emocionales negativas. En otro tipo de individualidades, esas mismas emociones neutralizan el apetito y se pierde todo deseo de ingerir alimentos, pero en los casos analizados sucede todo lo contrario y de manera equivocada.

Algunas de las razones

Cuando surge en la vida de ellos un problema laboral, de pareja o de familia, cuando siente ira o frustración, no le surge el deseo de correr o montar bicicleta, sino de comprarse una pizza con un helado. Este tipo anómalo de hambre conlleva a sensaciones internas conducentes a comer de forma injustificada y casi siempre lo que no debe, sin sentir realmente hambre de causa fisiológica. Es un estado de "confusión interna" donde se imbrican sensaciones digestivas, según lo cual el sujeto mezcla sus emociones con la comida.

Los desencadenantes

Entre los más comunes se encuentra emociones y situaciones como el estrés, la soledad, el aburrimiento, así como también ansiedad, tristeza, ira, enfado, abatimiento, depresión o baja autoestima; cualquiera de ellas es capaz de llevar a una persona a comer de forma impulsiva e imprudente sin mirar para las consecuencias sobre su peso y su salud. Por otra parte, una mala rutina alimentaria y sin cálculo nutricional también aumenta las probabilidades de hambre emocional. Cuando el afectado se da el atracón, en él se produce una calma momentánea, pero si el problema sigue ahí o es recurrente, las consecuencias tanto físicas como psicológicas aumentan con el tiempo. Si se mantiene la situación, el hambre emocional produce un incremento de los sentimientos negativos como sumatorio añadido, y se sigue recurriendo a la comida como consuelo y se entra de lleno en un círculo vicioso, o peor aún, en una espiral de incremento progresivo del peso corporal y las enfermedades asociadas como la diabetes, la hipertensión arterial o cualquier enfermedad cardiovascular con variables grados de severidad.

Cómo diferenciar el hambre real del hambre emocional

Sentir hambre no es lo mismo que tener hambre pues cuando las personas comen de manera organizada en cuanto a horario, cantidad y calidad de sus alimentos, su organismo conoce que entre una y otra comida de las cinco o seis diarias no puede tener hambre, aunque psicológicamente sienta el impulso de comer algo apetitoso puesto delante de sus ojos y de su olfato, porque sencillamente se trata de una persona bien nutrida. Además, el hambre real, aparece de forma paulatina. La emocional puede ser súbita y habitualmente demanda alimentos ricos en calorías y bajos en nutrientes, con antojos por un alimento concreto. Con el hambre real la persona se siente bien cuando termina de comer de manera “civilizada”; en cambio, con el hambre emocional, al final se siente culpa, vergüenza, insatisfacción y posiblemente con deseos de seguir comiendo más de lo mismo.

Conociendo al hambre emocional



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Tania      wendytania68@gmail.con      Cuba
   15.09.2019 - 8:11 am
Espero c mantenga el espacio d salud.sobre todo con temas polémicos frecuentes


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015