Contar la Historia de Cuba a los adolescentes desde la radio

2014.10.12 - 14:33:00 / web@radiorebelde.icrt.cu / Yirian Garca de la Torre

Contar la Historia de Cuba a los adolescentes desde la radio
"Consideran que «necesitamos un programa en que el adolescente cubano se vea identificado, porque esta es un etapa donde las personas cometen muchas locuras. Y no es solo vernos en una discoteca. Por eso Mucho Ruido le gustó a tantos, porque se ve cómo un grupo igual que nosotros compartía sanamente». Sin embargo, otros manifiestan estar «cansados de ver cómo vivimos, queremos ver cosas que te permitan soñar un poquito».", publica soycuba.cu

En diferentes encuestas, debates, encuentros e intercambios; los adolescentes cubanos definen que prefieren conocer Historia de Cuba por medio de dramatizados, ya sean en audios (radio) o audiovisuales (dramatizados televisivos, películas, documentales, videojuegos).

Numerosos son las multimedias de propuesta a visitas de museos en el país, de la historia e identidad de las comunidades, pero aún queda mucho por hacer. Escuchar leyendas, historias contadas por abuelos, lo anecdótico sigue enamorando a los adolescentes como ahora los dramatizados, lo visual y lo que pudo ser creado en mundos imaginados que ocupan el número uno en la literatura y la fílmica del siglo XXI para muchos grupos etários.

Consideran que «necesitamos un programa en que el adolescente cubano se vea identificado, porque esta es un etapa donde las personas cometen muchas locuras.  Y no es solo vernos en una discoteca. Por eso Mucho Ruido le gustó a tantos, porque se ve cómo un grupo igual que nosotros compartía sanamente». Sin embargo, otros manifiestan estar «cansados de ver cómo vivimos, queremos ver cosas que te permitan soñar un poquito».

- See more at: http://www.soycuba.cu/noticia/consumo-cultural-entre-el-gris-de-lo-alternativo#sthash.esJRgfo0.dpuf

La educación cubana puso en práctica el audiovisual dentro de un proyecto que trajo otras consecuencias, de procedimientos, y del equívoco de que el audiovisual pudiera sustituir al “maestro” en toda su dimensión.

Se perdió, por muchas razones, la querella del alumno que durante sus estudios, se disgustaba por el “encarne”, la insistencia o la severidad de sus maestros, que al crecer, hacía agradecer a aquellos maestros exigentes porque eran de quienes más habían aprendido. Aunque la rigurosidad no es sinónimo de buen maestro, muchos de ellos marcaron la vida de los mejores alumnos o de quienes aprendieron a escoger para sí mejores caminos.

  
Comillas de Textos
  

Al atender otro aspecto de la realidad, refleja Alfonso Cadalzo Ruiz “la radio enfrenta nuevos retos a partir de un mayor compromiso con su época, con todo cuanto difunde y cómo es capaz de hacerlo. No se debe perder la perspectiva de que una emisora de radio es una institución espejo de los valores de sus lugares de origen; por tanto debe manifestarse como expresión objetiva de su realidad social. Jamás debe de supeditarse lo comunitario, local, nacional y regional en aras de una supuesta universalidad que, lejos de serlo, relega lo mejor del patrimonio sonoro.”

  


Los adolescentes, en pleno cambio bio – psico - social, juegan un papel de mercancía de la información. Sirven de puente entre ellos, como grupo social, para sembrar semillas y dejar que otorguen frutos que los envenenan a ellos y a su entorno.

En los grupos de niños/as, adolescentes y jóvenes con los que hemos interactuado en el proyecto de locución, “Voces del Futuro”, o en muchos años de investigación, se apela al desarrollo próximo de Vigotski, y al principio del constructivismo que sitúa la comunicación humana y el lenguaje como centro dentro de la identidad personal y el cambio.

Ésta afirma que el sentido se construye en la conversación, la realidad es creada en la comunicación y que el conocimiento es generado a través de la interacción social.

En esencia, el propio constructivismo establece el conocimiento en una realidad subjetiva, un artefacto social que resulta de la comunicación entre grupos de personas, de donde nace el poder contar la historia, vivirla, experimentarla, en construirla.

También sugiere que las palabras, el lenguaje y las metáforas son más que mera descripciones de la realidad, ellos crean mundos. Como grupo social, la adolescencia es intrépida y audaz, lo cual es la esencia del cambio y desarrollo que primará en la juventud.

Con la Investigación Acción Participativa, “Voces del futuro” logró que más de 200 niños, niñas y adolescentes experimentaran sobre la radio, en la radio y para la radio. Se convirtieron en hacedores de radio, en elenco de varios casting y en fuerza motriz de programas de locución o presentación de escuelas, programas infantiles, para adolescentes y juveniles, así como llegar a sentirse mejores personas, capaces de analizar, en lo básico el producto comunicativo que les llega. Como miembro de un programa de radio, cine y televisión, en la praxis, se convierten en aprendices de sus directores artísticos.

Al atender otro aspecto de la realidad, refleja Alfonso Cadalzo Ruiz “la radio enfrenta nuevos retos a partir de un mayor compromiso con su época, con todo cuanto difunde y cómo es capaz de hacerlo. No se debe perder la perspectiva de que una emisora de radio es una institución espejo de los valores de sus lugares de origen; por tanto debe manifestarse como expresión objetiva de su realidad social. Jamás debe de supeditarse lo comunitario, local, nacional y regional en aras de una supuesta universalidad que, lejos de serlo, relega lo mejor del patrimonio sonoro.”

  
Comillas de Textos
  

En mi modo de ver es además de ese análisis preciso como hacedores de radio o críticos de lo que se construye, en lo que aparece una razón urgente, la necesidad de lo participativo e integrador desde dentro. Hacen falta intervención real de los adolescentes, para que las nuevas generaciones se acerquen más a los programas de radio y televisión, a la historia de su país desde los medios de comunicación con las novedades de las tecnologías y las motivaciones que internet impone en el consumo cultural, desde el aprendizaje y la interacción, la praxis, la construcción de la historia que es también el día a día.

  


De más está decir que el hoy poco o ningún acercamiento de los adolescentes a la Radio, menos a la historia de su país desde ese medio. Hay poca perspectiva individualizada en ella para esos públicos, en la idea de que se pierde, no se intenta un acercamiento desde códigos comunicativos actuales, teniendo en cuenta nativos digitales, cambios en la comunicación, rivalidad tecnológica para llegar a ellos, ventajas comunicativas de la producción en cada medio, tópicos desde los códigos de cada generación y de cada interés mediático por lo que resultan zonas de silencio la autenticidad y la necesidad de integración discursiva.

El presupuesto y los intereses comunicativos se amplían y reducen en tanto ignoramos “que la radio ha sido muchas veces un medio de penetración política y dominación económica por parte de países con mayor desarrollo – basados en intereses muy puntuales. Si en un “antes” se le aprovechó por potencias imperiales, hoy la dejan de lado por considerarla inapropiada para ciertos propósitos. De esa radio capaz de proyectarse desde un país hacia puntos distantes, hay también ejemplos como impulsoras de una cultura del conocimiento y solidaridad.”, apunta Cadalzo Ruiz.

¿Por qué no crear ejemplos de ese complemento mediático que forme generaciones desde su identidad como grupo social, componiendo su caudal histórico e identidad cubana y humanista de “hombre nuevo”, verdaderamente nuevo en el siglo XXI?

En mi modo de ver es además de ese análisis preciso como hacedores de radio o críticos de lo que se construye, en lo que aparece una razón urgente, la necesidad de lo participativo e integrador desde dentro. Hacen falta intervención real de los adolescentes, para que las nuevas generaciones se acerquen más a los programas de radio y televisión, a la historia de su país, desde los medios de comunicación, con las novedades de las tecnologías y las motivaciones que internet impone en el consumo cultural, desde el aprendizaje y la interacción, la praxis, la construcción de la historia que es también el día a día.

El quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos de cada quién, asume también al medio radial que nos compete, con un alcance demostrado y necesario de que como grupo social histórico no acaezca el vacío mediático que llenan propuestas dirigidas a adolescentes y jóvenes como el Zunzuneo, el Piramideo y los más de 100 programas subversivos, en un año, en plan de construcción social, política, económica y mediática de nuevas revoluciones .

No es el cómo se intenta, porque está claro que no ha sido efectivo, sino el qué se intenta en el desmontaje de la Historia de Cuba, por ejemplo, en la inseguridad ideopolítica de un futuro también inseguro y en crisis que ya no encuentra solución, ni siquiera en la emigración, pues va dentro de la persona y no fuera, dentro de la solución higiénico mental en calidad de vida como grupo social, como ente, como protagonista de su formación y papel social para ver un futuro y luchar por él, para lograr una inspiración, para encontrarse con su propia historia.

Contar la Historia de Cuba a los adolescentes, y en la radio, por ellos mismos, es el reto de salvarse a sí mismos, pues en casa, en la comunidad, en la escuela, en la televisión, en internet, en el móvil y en el diario se hace la historia que grita la merced participativa, como mejor modo de involucrarlos, en un mundo, en un país que se reconstruye.

Relacionados:

Consumo cultural adolescente

Consumo cultural adolescente II

¿Qué medios de comunicación prefiero en la cultura del gusto?

¿Qué medios de comunicación prefiero en la cultura del gusto en Cuba? (II)

Martí adolescente en el ojo del canario



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015