• Sunday, 20 de September de 2020
  • Contar la novela del futuro como lo que somos: cronistas de nuestro tiempo

    2010.03.12 - 11:03:23 / web@radiorebelde.icrt.cu / Dailyn Ruano Martínez


    Miriam Rodríguez Betancourt
    La Habana, Cuba.- Mujer sencilla y culta. Orgullo del periodismo cubano, ejemplo de consagración y de la superación sin límites. Miriam Rodríguez Betancourt, la doctorísima, como la llaman algunos, la profe, para las distintas generaciones de periodistas que hemos bebido de sus enseñanzas, recibió este año el Premio Nacional de Periodismo José Martí. 

     

    Al conocerla, hace varios años ya, advertí en su rostro una infinita nobleza. Las referencias sobre su prestigio entre el claustro y el alumnado de la Facultad de Comunicación alertaron mis instintos antes de abordarla una mañana cualquiera. Mi temor devenido respeto se contuvo y me volví toda oídos con tal de no perderme ni una de sus sugerencias.

     

    Ya sabía entonces que sería la oponente en mi tesis de grado y aunque la rigurosidad de ese empeño me mantendría en vilo por mucho tiempo,  confiaba en exigencia de un análisis incisivo, hecho a la altura de la Doctora Miriam. Nunca podré olvidar su rostro leyendo aquel informe de oponencia. Y al término, agradecí sobremanera hasta sus críticas bien fundamentadas.

     

    Hoy, asoma delante de mis pupilas con similar modestia al ver a la otrora estudiante de periodismo en disposición de entrevistarla.

     

    Con más de cuatro décadas en la formación de generaciones de periodistas, la Profesora Titular de la Universidad de la Habana describe el instante de su vida en que recibe este galardón del gremio.

     

     “Llega en un momento importante para mí. Cualquier momento hubiera sido bueno por supuesto pero este es también un momento de recuento, es un momento en que uno se detiene, mira lo que ha hecho y sobretodo piensa, podía haber hecho más, pero lo que he hecho  ha sido con mucha dedicación, siempre pensando en que podía o debía estar dando lo mejor de mi y lo recibo con humildad y con mucho agradecimiento.”

     

    A sus estudiantes les exige Miriam lo máximo, ahí está la clave de una buena formación.

     

    “Son jóvenes de su tiempo, igual que éramos nosotros cuando comenzamos. Jóvenes muy talentosos y mejores en cuanto a su dedicación, son mejores como tiene que ser siempre. Y les diría que continúen estudiando y preparándose. Que nos esperan muchísimos momentos hermosos y difíciles y que el periodista tiene que estar en esa trinchera, en la trinchera del deber. Estoy segura de que los estudiantes de periodismo van a responder adecuadamente como se espera de ellos.”

     

    Los periodistas cubanos —defiende la periodista investigadora— tenemos el privilegio de contemplar la novela del futuro y debemos contarla como lo que somos, según definió Alejo Carpentier, como cronistas de nuestro tiempo. Los periodistas y los formadores de los futuros especialistas comprendemos la responsabilidad que hemos contraído ante nuestro pueblo cada vez más preparado y exigente.”

     

    ¿Cuatro décadas en el aula revelan su preferencia a una redacción periodística?

     

    “La redacción y el aula, ambas son iguales en cuanto a que uno tiene que trabajar de un modo similar. Uno tiene que trabajar desde la redacción de un periódico, de un noticiero de radio o de televisión con la misma entrega y con la misma pasión. Son pasiones que se parecen y que te exigen continuamente, demandan de ti lo mejor y yo creo que ambas han sido importantes en mi formación. Y al aula sobre todo mi agradecimiento por haber compartido con tan extraordinarios profesores y admiro mucho la labor del magisterio en la misma medida en que admiro la profesión periodística.

     

    ¿Dejó en usted alguna huella Radio Rebelde?

     

    Yo estuve en Radio Rebelde en los años 60, en la redacción del entonces ICR, todavía no era ICRT y de la radio conservo muy buenos recuerdos. Creo que la radio es y lo he dicho en muchas ocasiones, es una escuela. Te deja un sinfín de enseñanzas, de síntesis para captar la noticia. Es una labor bastante anónima, no es el estrellato de la televisión ni el reconocimiento de la prensa impresa, es la labor abnegada y la radio es un instrumento extraordinario, tanto que ningún medio con tecnologías de punta ha podido vencerlo. Yo creo que es un medio que siempre se renueva, es increíble la radio yo diría.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    DEL AUTOR
    ÚLTIMAS PUBLICACIONES
    LO MÁS LEÍDO
    LO MÁS COMENTADO
    ESTAMOS EN LAS REDES

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020